Capitulo 6 – Anti-Vampiro


-¿Este lugar es…?-

Rushella despertó y miró en todas direcciones, hallándose en un lugar oscuro.

Parecía un almacén, con cajas de cartón por todos lados. El almacén era muy grande con débiles sonidos de olas del mar y el olor a la marea. Probablemente era algún rincón en el muelle.

Siguió sus confusos recuerdos, y entonces se puso furiosa.

Hacía poco el penetrante olor a ajo la había golpeado, y no había podido soportarlo.

Cierto, me desmaye y perdí la conciencia, después…

Rushella recordó su error y no pudo evitar apretar sus dientes molesta. Entonces de inmediato se dio cuenta que sus brazos y piernas estaban inmovilizadas.

-…!?-

No se podía mover normalmente. Porque sus extremidades estaban atadas fuertemente por cadenas plateadas que estaban sujetas a la pared. Estas cadenas al parecer haber sido preparadas de antemano y ya estaban colocadas en la pared, extremadamente aseguradas.

Pero como vampiro, si Rushella usara su fuerza total, romper la pared no sería difícil—Pero no podía hacerlo.

-Plata huh…-

Ya que tocar las cadenas producían un  dolor abrasador parecido a ser quemado, solo entonces ella se dio cuenta del material de las cadenas. Los vampiros le temían a la plata de por si. Estas cadenas parecían diseñadas especialmente para vampiros, haciendo el escape aún más difícil.

-¿Despertó, Su Alteza la Verdadero Ancestro?-

-¡Tu…!-

Aunque Rushella no lo conocía, el hombre delante de ella era Kishida a quien Hisui y Eruru conocían muy bien.

-¿Quién eres…? Deberías ser como yo. Pero como es que puedes usar esta despreciable cosa.-

Justo como lo decía Rushella, no importa que tan efectivo fuese el equipamento anti-vampiro contra otros vampiros, a un vampiro le resultaría difícil de usar. Pero este hombre estaba haciendo perfecto uso de este.

-Por favor llámame el Barón. Aunque el nombre varía del que usaba en el Oeste, he recibido un título oficial de la nobleza en este país.-

-De verdad… escuché de mi sirviente que ya, en este país no se usa un sistema de nobles. A juzgar por ese hecho, tú debes haber vivido aquí desde hace tiempo.-

-En comparación a un Verdadero Ancestro, yo no soy nada. Pero al vivir en el mundo humano, aprendí cierto conocimiento. Aunque el usar esta clase de cosas para atar a los de mi clase sea difícil para mí, una persona en proceso de convertirse no tiene ese inconveniente.-

Detrás del Barón, una chica en una bata de paciente estaba de pie a su servicio.-

-¿¡La representante de clase…!? ¿¡Tú la mordiste!?-

-Exacto. Una joven virgen. Para ser exactos una santa, ¿Cómo podría resistirme? Bien hecho. Estas cadenas que no puedo tocar, ordenándole a ella que está a media transformación, me ayudó a atarte.-

-Ya veo…Chupaste su sangre para acercarla pero no para hacerla alcanzar la vampirización completa para crear a un sirviente más leal que pudiera realizar tareas que tú no puedes. Que hombre tan bajo eres.-

-Muy desafortunadamente, yo no soy un vampiro tan de la nobleza como un Verdadero Ancestro.-

Mezclado con un poco de burla a sí mismo y enojo, el Barón sonrió de una complicada forma, torciendo sus labios.

Rushella hizo un “hmph” y preguntó arrogantemente:

-¿Entonces porque perpetrarías tan descortés comportamiento contra alguien como yo que está por encima de ti? ¿Fuiste atrapado por mi encanto?-

-Encanto… eso es verdad de alguna forma. He gastado demasiado esfuerzo buscando un vampiro del tipo Verdadero Ancestro.-

-¿Que tanto?-

-Me convertí en un vampiro por mi propia voluntad. Le pedí a mi “amo” que me chupara la sangre, y así abandoné mi identidad humanidad. Inicialmente busqué la vida eterna, pero una vez que obtuve ese deseo descubrí que había muchos inconvenientes.-

-Los puntos malos de mi raza son bien conocidos. Deberías haberlos sabido desde antes, ¿no? No te quejes después de hacerlo.-

-Ciertamente… Luz, cruces y cosas así, no había nada que  hacer con esas cosas. Pero no solo eso, para aquellos de nosotros que nos convertimos en vampiros a través de la mordida de un amo, debemos vivir aterrorizados de la muerte cada momento de nuestras vidas, ¿sabes porque?-

-Como lo sabría.-

Respondió Rushella arrogantemente.

Estos problemas de comunes de bajo nivel no le preocupaban a ella.

El rostro del Barón se deformó con resentimiento después de escuchar eso de ella.

-Que arrogante eres. Para nosotros los ´sirvientes´, cuando los ´amos´ son destruidos, nosotros también perecemos en una reacción en cadena. ¿Entiendes? La inmortalidad es solo una etiqueta vacía cuando nosotros los ´sirvientes´ debemos temer a cada segundo a la destrucción por medio de la reacción en cadena. ¿¡Puedes entender estas preocupaciones!?-

-No quiero entender. Solo eres débil de mente. Si quieres preservar tu existencia, solo deja descendientes. La reacción en cadena amo-sirviente no afecta a los parientes de sangre. Es solo un asunto entre quien muerde y el que es mordido. Así que tus descendientes no serán asesinados, tu línea de sangre continuara siendo transferida.-

-Eso es totalmente estúpido. Solo quiero sobrevivir yo mismo eternamente. No solo eso, no puedo ni siquiera superar a mí ´amo´ en poder. Todo lo que puedo hacer es temer la destrucción en cadena. No importa la sangre de que tantas personas chupe, este hecho no puede cambiarse. ¿Quién querría tal destino?-

El Barón dejó su anterior calma y gesticuló con sus brazos y piernas de una manera exagerada.

-Precisamente por eso, he tomado mi decisión. Lograre el tabú que ningún vampiro ha obtenido nunca: ¡superar al amo! Por lo tanto, he buscado al ´Verdadero Ancestro´… ¿Pero tal vez seas falsa?-

El Barón extendió sus dedos hacia el escote del vestido de Rushella. Sus afiladas garras rasguñaron su enorme busto. Dejando una línea roja sobre su piel.

-¡Bastardo…!-

Vergüenza y ligero dolor hizo a Rushella gritar. Sangre brotó de donde su pecho había sido rasguñado, y goteó al suelo.

Rushella rápidamente se dio cuenta de su intención y miro hacia abajo.

Y así hizo el Barón.

Este era el método que Hisui había descrito para identificar a un Verdadero Ancestro y el resultado estaba justo ahí.

Un emblema parecido a una elegante rosa  apareció en el piso. A pesar de caer normalmente por la gravedad, las gotas de sangre produjeron un patrón extremadamente complicado y complejo, plasmado característicamente sobre el piso de una forma que incluso un artesano habilidoso le sería difícil trazarlo.

-¡¡Un ´Verdadero Ancestro´ real…!! Al parecer finalmente he encontrado uno.-

Apretando sus puños, el Barón, habló emocionado.

Rushella estaba aliviada de que su memoria no le hubiera mentido. Sin embargo, inmediatamente se sintió deprimida.

-Ahora que has verificado que soy una ´Verdadero Ancestro´… ¿Qué harás? Aun yo, ¡no tengo forma de liberarte de tu destino como vampiro, ¿cierto?!-

-Difícil de explicar. Si tu cuerpo es analizado y comprendido completamente, ¿quizá pueda encontrar una respuesta? Además, los propios Verdaderos Ancestros son misterios desconocidos. Si los humanos son la raza que nació a través de la evolución, ¿entonces cual fue su forma de convertirse en vampiros sin morder humanos? Si ellos son como monos, de donde las ramas de las especies surgieron aparte de los humanos, ¿cuál es la razón para la división de esas ramas? No importa cuál sea la verdad, el cuerpo de un Verdadero Ancestro debe ocultar los secretos para ¡¡´superar al amo´!!-

Los ojos del Barón brillaron con una peligrosa luminosidad helada. Un brillo carmesí malvado.

Su manera de lamer sus labios hacia a Rushella sentir escalofríos en la espalda.

Rushella se preguntó si ella haría tan odiosa cara cuando ella chupaba sangre también.

-Aunque he estado pensando muchas cosas… Pero primero, déjame probar la ´sangre´ como fuente de poder.-

Con el rostro retorcido horriblemente, exhalando ese aliento que apestaba a sangre, se aproximó al cuello blanco claro de Rushella.

-¡¡D-detente… Aléjate de mí!!-

-¿A que le temes? Tantos años han pasado, debes haber chupado la sangre de incontables personas ya.-

¡No! Quería decir ella. Al menos en su memoria, ella solo había chupado la sangre de Hisui.

El rostro de ella estaba lleno de gula y lujuria, uno no podía notar nada más, sus ojos enrojecidos se veían aterradores.

Solo cuando se encontraba en una situación donde su sangre estaba a punto de ser chupada Rushella finalmente experimentó el miedo y el asco sentido por las víctimas. La que estaba parada ahí por un lado con la mirada perdida, ¿sintió lo mismo en esa ocasión?

Rushella sintió la lujuriosa respiración en su cuello.

Los largos colmillos estaban por atravesar su piel.

-¡NO…!-

Lagrimas aparecieron en sus ojos mientras ella gritaba débilmente, muy a juego con su apariencia de una chica.

Justo en ese instante.
-¿Qué clase de espectáculo clasificación R estas llevando a cabo viejo anciano?-
El Barón volteó en sorpresa. Rushella también estaba estupefacta.

Con el cuello envuelto fuertemente en vendas, Hisui estaba de pie ahí, sonriendo sin temor.

-Dejemos de lado su edad física. Su edad mental es claro que es la de una adolescente no importa como lo pongas. Intentar algo con una menor, eso es un crimen incluso si la chica lo consciente. ¿No es eso sentido común?-

-¡Como tu…!-

Rushella no pudo evitar gritar de emoción.

Hisui se encogió de hombros para ocultar su apenamiento y dijo indiferentemente.

-Te salvare así que me debes una. Así que… Anciano, ¿escuchaste mi advertencia?-

-¡¡Quien te prestaría atención…!! ¡¿Cómo es que puedes oponerte a mí!? ¿¡Chupe tu sangre!?-

-Desafortunadamente para ti, la formación de mi cuerpo es un poco extraña. Si la negociación no funciona, solo queda la fuerza.-

En ese momento, Rushella y el Barón finalmente notaron la cadena de plata enrollada alrededor de Hisui.

¡Además de acarreada en su espalda: una cruz gigante!

Ambos vampiros por acto reflejo cerraron sus ojos y giraron sus vistas a otro lado.

Hisui enterró la Tzara Blade en el suelo y la hizo caer con toda su fuerza.
-¡¡Uraaaaaaaaaaaa!!-
Un ruido seco salió de la cruz, encajada en el suelo. Los pesados sonidos hicieron eco en el almacén como una campana. Esta vibración, semejante a una sinfonía afinándose, inmediatamente produjo un efecto que afectó a los vampiros.

-¡Ah—!-

Rugió el Barón y cubrió sus oídos. Atada, Rushella solo pudo retorcer su rostro de dolor, sacudiendo su cabeza. Incluso aun en el proceso de transformarse, Reina tuvo que cubrirse los oídos y agacharse.

El único que no se veía afectado para nada era Hisui.

Usando la Tzara Blade como tridente para producir ondas sónicas, este era solo un ruido como de campanilla para los humanos. Pero el sonido producido por una cruz sagrada, para un vampiro era equivalente a un coro cantando himnos.

Hisui tomó esta oportunidad para pasar por donde estaba el Barón y correr hacia Rushella.

-Te ves realmente pervertida aquí… ¿estás bien?-

-C-cállate… porque no viniste ante… Además, que hay con ese ruido…-

Para los vampiros, este ruido debería ser como arañar las uñas sobre un pizarrón o como rock & roll ruidoso.

Hisui ignoró a Rushella que respiraba con dificultad y la ayudó a liberarla de las cadenas que la sujetaban.

-¡¡Desgraciado mocoso… Entrometiéndote en mi camino en todos lados!!-

-¿Despertaste huh? Discúlpame, estoy algo ocupado ahora. Así que… te dejare las cosas a ti, Sudou.-

-Ya voy ya voy~❤-

Con una seductora respuesta, Mei entró en el almacén.

Tan pronto como el Barón se percató de ella, ella lo sujetó por el cuello con sus esbeltos brazos, ¡y arrojó su cuerpo por el aire!

-¿¡Que—!?-

-No tanto como mi antepasado, pero también soy bastante fuerte, sabes❤-

Mei le guiñó seductoramente al Barón que volaba por los aires mientras ella hablaba.

Ella abrió grande su ojo derecho y luminosidad comenzó a concentrarse—Entonces disparó un rayo de calor.

El preciso rayo de calor quemó el rostro del Barón, iluminando el almacén instantáneamente como luz de día. El quemado Barón sobre el suelo descompuesto.

-De acuerdo, misión cumplida… ¿está bien así?-

Mei estaba por girarse hacia Hisui con orgullo pero al final, se quedó mirando al Barón con una seria expresión.

Ella también se lo había esperado. Ya que el enemigo era un vampiro—inmortal—era difícil de manejar.

-¡¡Nada mal… jovencita!!-

El rostro del Barón estaba gravemente quemado pero las quemaduras se estaban recuperando a un paso increíble.

Incluso si fueran quemados por una onda de arma nuclear, ellos pueden revivir—Ese era el vampiro.

-¡¡Eres carne muerta!!-

El Barón mostró sus colmillos y atacó a Mei. Usando sus garras, suficientemente afiladas como para servir de armas, tiró un golpe hacia Mei con toda su fuerza.

-Oh querido, ¿quieres una competencia de fuerza?-

Mei entró en posición de combate y sujetó los brazos del Barón con el suyo, sonriendo sin temor.

La aparentemente delicada chica vs el vampiro—¿Quién esperaría que Mei ganara una competencia de fuerza? Con fuerza bruta completamente opuesta a su figura, ella empujó al Barón hacia atrás.

-Hmph… Como se esperaría de una criatura Frankenstein…-

-En comparación a la primera, mi fuerza está configurada mucho más baja, ¿sabes? Pero aun, mucho más arriba que la tuya, eso es todo.-

-Quizás. Pero eres tan estúpida como tu antepasado.-

-¿¡Que dijiste!?-

Mei rugió furiosa y fue con todo. A pesar de su desventaja, el Barón permanecía calmado.

-Dime, humana artificial… ¿Qué le pasara a esta chica que está en el proceso de transformarse?-

Mei se dio cuenta que no había sido descuidada.

Dentro del almacén… Había una persona más. Aunque se aproximaba infinitamente  a un vampiro, ella aún era humana.

Reina se mantenía de pie detrás del Barón.

Ella sostenía un cuchillo… en su propia garganta.

-Si continuas estorbándome, considérala muerta. Deberías saber que alguien que se está convirtiendo obedecer al amo que le mordió, ¿verdad? Por otro lado, su sangre casi fue chupada por completo así que ella me escuchara incondicionalmente. La convertí así solo en caso de que algo como esto pasara.-

-¡¡Bastardo—!!-

Imperdonable.

Pero incluso el láser no podía provocarle una herida letal. A menos que el fuera completamente destruido, la situación de ahora seguiría como estaba.

Mei estaba sin opciones.

Hisui y Rushella estaban también en su lado, viendo que no había salida.

Aunque estaba liberada de las cadenas, por las propiedades sagradas de las cadenas, la fuerza de Rushella aún no se había recuperado.

-¡¿Qué debemos hacer…? Si esto sigue, esa falsa, e incluso la representante de clase será…!-

-Lo sé. Apresúrate y chupa mi sangre.-

Dijo Hisui suavemente. Quitando los vendajes de primeros auxilios, expuso su cuello. Aunque esta era la manera más efectiva para hacer que Rushella recuperara su fuerza de combate, ella sacudió su cabeza.

-No… Tú ya estas pálido de haber perdido sangre. ¡Ya… mucha ha sido chupada, ¿cierto!?-

-…No tanta. No es nada.-

Hisui intentó actuar firme pero las cosas referentes a la sangre no podían engañar a Rushella.

Con una cariñosa expresión, dijo ella con seriedad.

-De hecho, te es difícil mover tu cuerpo, ¿no es así? Puedo notar eso. ¡Si más de tu sangre es chupada…!-

-Está bien, No necesitas preocuparte por eso.-

-¡¡Si chupo suficiente para recuperar mi energía, tú vas a…!!-

-Deja de decir tonterías y bebe.-

Hisui no permitió ninguna objeción. Rushella se quedó en silencio.

Tratando de convencerla, el continuó:

-Si esto sigue, yo, Sudou y la representante de clase todas estarán muertas. Y quien sabe por qué trato pasaras. Pero si usas tu fuerza completa, esa basura de tercera puede manejarse fácilmente, ¿correcto? En el peor de los casos, el único sacrificio seré yo.-

-¡¡Tu…!!-

-Bueno, no te preocupes, solo bebe lo suficiente para recuperar tu energía. Pero debes destruir a ese tipo decrepito.-

Hisui miraba a los ojos a Rushella mientras hablaba.

-¡Pero…!-

Como si interrumpiera el argumento de ella que estaba por venir de nuevo, Mei fue arrojada al suelo al lado de ellos.

-¡Sudou…! ¿¡Estas bien!?-

-Tal vez… No.-

Al decir eso, Mei cerró sus ojos y dejó de moverse.

Hisui empujó a Rushella hacia su cuello y dijo de nuevo:
-Chúpala ahora mismo.-

En silencio, Rushella hundió sus colmillos en el cuello de Hisui como respuesta.

-Hmph… Finalmente actúas un poco como un Verdadero Ancestro. Sin embargo, aunque la sangre de ese mocoso es deliciosa, su ´calidad´ es terrible. Aunque chupé mucha, no siento ningún poder.-

-…-

-Al menos chúpalo hasta dejarlo seco. De esa forma podrías sentir algo.-

-¡¡Cállate!!-

Rugió Rushella y saltó en el aire.

A sus pies estaba postrado Hisui que había caído sin energía.

Como Reina y el resto, su cuerpo había perdido todo color sanguíneo y su rostro color blanco claro parecía un cadáver.

Toda la sangre había sido drenada de él.

-¡¡Bastardo… no te perdonaré!!-

Rushella sacó sus dagas de las fundas en sus muslos y lanzó cuchilladas hacia el Barón una detrás de otras.

Este extraño manejo de espadas dobles era veloz como la luz, tan rápido que incluso el Barón no podía manejarlo.

Sin embargo, él sonrió sin temor y eligió retroceder.

-¡¡No pienses que huirás!!-

-No estoy huyendo, solo busco a mi rehén.-

El Barón escapó hacia el caído Hisui.

Al momento que él clavó sus garras en el cuello de Hisui, el rostro de Rushella se llenó de furia.

-Lo sabía. Tu velocidad definitivamente es rápida pero aún está demasiado lejos en poder de un Verdadero Ancestro. ¿Tal vez intentaste dejarle algo de sangre en un intento mantener la vida de este mocoso? ¿Creíste que no lo notaria?-

-¡¡Cállate… Aléjate de él!!-

-Eres demasiado insistente. Entonces… Ofrécete a mí obedientemente.-

Indefensa con Hisui como rehén, Rushella no tuvo más opción que arrojar al suelo en silencio sus dagas gemelas.

El Barón inmediatamente sujetó a Rushella y la tiró al suelo.

-Mi sirviente. Si esta chica se resiste de alguna forma, inmediatamente asesina al mocoso.-

Al escuchar las órdenes del Barón, Reina se acercó tambaleante a Hisui.

Mirando su única esperanza desvanecerse, Rushella perdió toda voluntad de resistirse.

El Barón se relamió los labios arrogantemente, acercándose al cuello de Rushella con sus colmillos.

Rushella con lágrimas en los ojos volteó a otro lado su rostro.

Solo para ver a Hisui tumbado sobre el suelo como ella frente a sus ojos.

-¿…Eh?-

El cuerpo de él que aparentemente ya no tenía sangre, repentinamente se movió.

Insatisfecho.

No hay suficiente sangre.

Esta sensación era como si la vida misma fuera drenada de su cuerpo.

Si. Este es el momento que estaba esperando.

Pérdida de sangre—Alrededor de 2L. Casi la mitad de la sangre total corporal.

En otras palabras—La tasa mortal suficiente.

La presión sanguínea caía rápidamente, entrando en shock circulatorio, los latidos del corazón se debilitaban.

Mientras su conciencia se hacía más y más borrosa, recuerdos rechazados estaban despertando.

En ese campo de batalla lleno de sangre y gritos, una cierta persona había intentado desesperadamente de salvar su vida.

-Seguirás viviendo.-

Intentando de traerlo de vuelta de la frontera entre la vida y la muerte, ella desesperadamente presionaba su pecho. Esa vampiro había dicho eso.

Es suficiente, había querido decir él.

Ya es suficiente. No sigas—quería decirle él.

Claramente era una vampiro pero estaba expuesta a la luz del día.

Para salvarlo, hacia tal cosa.

La piel de ella era más blanca y pura que la de todos. Cabello negro. Rostro hermoso. Todo se había convertido en polvo y cenizas.

Ya había comenzado a colapsar. Cada vez que sus manos presionaban contra mi pecho, mas ´ceniza´ caída regándose.

Suficiente, ya es suficiente, Miraluka.

Pero esa mujer no se detuvo.

Hasta que desperté.

Para hacer que yo dejara de morir, para hacerme revivir.

Aun con mi sangre chupada por un vampiro—ella me hizo seguir viviendo como un humano.

Aun cuando estaba por ser asesinado por un vampiro—ella me hizo seguir viviendo.

El despertar era inminente.

Hisui lentamente se levantó.

Como para mostrarle a todos los presentes, se quitó el vendaje de su cuello.

Entonces con seriedad, susurró las palabras de un juramento.

-¡…Eli Eli lama sabactani1. Tu sangre es mi sangre; mi sangre es tu sangre. Sangre que entra al cuerpo para saciar mi sed; Altísimo Dios de los Cielos, libérame de esta cruz; el momento del juicio está por venir!-

Modo Anti-Vampiro, activado.

Al instante, todos los presentes escucharon un sonido, uno muy familiar para todos, pero que normalmente no notaban.

Los sonidos especialmente fuertes de un corazón latiendo sin parar.
-Aléjate.-
Para cuando el Barón se dio cuenta que esta era la voz de Hisui detrás de él, ya había sido mandado a volar.

Solamente cuando su cuerpo golpeó la pared violentamente él se dio cuenta que había sido mandado a volar de una patada.

Imposible.

No era un humano artificial sino un humano normal, y además un humano al borde de la muerte.

Pero la realidad era cruel y despiadada.

-Retrocede, Rushella.-

Escuchándolo decir su nombre, Rushella lo miró sin saber que hacer. El rostro de él aun carecía completamente de color.  Pero no era el mismo de siempre.

El cuello expuesto con los vendajes quitados, además de los restos de sangre de la succión, incluso la carne arrancada por los colmillos se estaba regenerando.

Pero alrededor de su cuello blanco había una cresta que semejaba la forma de unas espinas.

Rodeado de espinas, el cuello lucia como si prohibiera todo contacto y rechazara el acto mismo de beber sangre.

¡La cicatriz marcada en el centro de su cuello estaba brillando con luminosidad carmesí a través de su ropa!

-¿¡Tu quien eres!?-

Enfrentando la pregunta del Barón, Hisui ligeramente acarició la cicatriz en su pecho.

-Este cuerpo mío… No se transforma en vampiro sin importar cuanta sangre sea chupada, si muero de pérdida de sangre, sería inútil. Porque, en el límite de la muerte por pérdida de sangre, automáticamente se transforma de esta forma.-

Draculea_V01_-_236

Ciertamente—Se transformaba de esta forma. Para protegerse a sí mismo de los colmillos de los vampiros.

Aunque había sido nacido como un mortal, la existencia capaz de oponerse a los vampiros.

La rápida recuperación de las heridas, la inmunidad a los vampiros, esta clase de constitución corporal.

Concretamente, el Anti-Vampiros.

La existencia diametralmente opuesta a los vampiros. El némesis de un vampiro.

Que existía más allá del destino carmesí.

Iscariote.

Precisamente por su formación corporal, él estaba preocupado de que Rushella pudiese chupar mucha sangre.

Ya que no quería herirla.

-¿¡Podría ser, que me hayas pedido que chupara tu sangre para convertirte en esto…!?-

-La pérdida de sangre es difícil de controlar. Si lo hubiera hecho por mí mismo, quien sabe cuánto esfuerzo tendría que haber hecho así que te hice chupar. Creí en ti, que pararías antes de que muriera de pérdida de sangre.-

-¡¡Idiota…!!-

Rushella con lágrimas en los ojos le dio un golpe, pero ella estaba sonriendo.

-Lo dije antes. En un momento crítico, cierto poder despertará en mi cuerpo.-

Hisui miró de nuevo hacia el Barón.

Él estaba mirando a Hisui, apretando los dientes.

Los humanos no podían tener tal cuerpo—El seguía repitiendo eso en su mente.

Pero la verdad era cruel, el humano que había derrocado el sentido común estaba definitivamente frente a él.

Estaba actualmente en desventaja—Por lo tanto, decidió hacer uso de Reina a quien había preparado para este tipo de situación.

Cuando miró hacia Reina, encontró de pie al lado de Reina a otra persona que había estado usando.

Kariya Eruru.

El plan inicial de Hisui era tener a Eruru priorizando la protección de la ordinaria humana Reina.

Cuando ocurrió el despertar de Hisui atrajo la atención de fuera de Reina, solo entonces Eruru entró al almacén.

-¡Tu…!-

-Conoces mi puntería, ¿verdad? Fallar es imposible. Fuera de esta pobre victima que está aquí, por favor ve y encuentra otro escudo humano. Después de todo, no morirás de una o dos balas.-

Declaró Eruru fríamente, sacó el arma que no iba con la apariencia de su pequeño físico, y apuntó el arma sagrada Argentum hacia su antiguo subordinado.

-…Está haciéndose la dura, Señorita Especialista. Tú no eres tan experimentada como lo crees. Aun si puedes ser completamente despiadada con los vampiros, no puedes hacerlo con un humano. Oh bien… después de todo, solo eres una sucia falsificación, no es de sorprenderse.-

-…-

Eruru no se inmutó. Sin embargo, la fuerza de su dedo sobre el gatillo estaba incrementando.

-Así que… No eres capaz de dispararle a ese mocoso, ¿¡cierto!?-

El Barón hizo su movimiento.

Eruru presionó el gatillo sin dudarlo.

El sonido del disparo. Justo como ella había advertido, la bala atravesó el hombro derecho del Barón de manera infalible.

El Barón soportó la quemante sensación del sagrado dolor, sintiendo que había una oportunidad de ganar.

Esto está bien. Mientras mi corazón y mi cerebro no sean golpeados, no importa.

Aunque el haber atravesado su cuerpo dolía bastante, tener la bala aun dentro del cuerpo produciría aún más daño.

Forzó su cuerpo a moverse.

¡¡Una vez que alcance a ese maldito mocoso, si solo pudiera acercarme a ese humano!!

El Barón mostró las capacidades completas de un vampiro en la noche y rápidamente sujetó a Hisui, usándolo como escudo frente a Eruru.

¿¡Qué hay de eso, no puedes disparar ahora verdad!? ¡Aunque estés actuando ruda, no puedes matar humanos!-

Como si afirmara sus palabras, Eruru hizo una expresión preocupada y bajó su arma.

¡El Barón sonrió descaradamente y atacó el cuello de Hisui con sus garras de nuevo!

-¿¡No te transformaras en un vampiro…!? ¿¡Cómo podría pasar algo tan ridículo!? ¡¡Chuparé de nuevo y te hare mi sirviente!!-

Con esto, tengo una oportunidad de ganar. Hacerlo mi escudo humano, usarlo como señuelo, hay un montón de formas de usarlo.

Aunque el Verdadero Ancestro está aquí, es una pena dejarla escapar, pero solo puedo aguardar por mi regreso—
-Idiota~-

-…¿Eh?-

Él no podía chupar sangre.

Los colmillos—no se movían. Era seguro, que había atravesado la piel, atravesado la carne y llegado a los vasos sanguíneos.

Sin embargo, una fuerte presión le evitaba ir más allá. Mirando más de cerca, ni una sola gota de sangre salía de la herida de Hisui.

-¿¡Imposible… Tu!?-

Hisui no se había movido.

Todo lo que se movía eran el musculo de platisma y los músculos esternocleidomastoideos.

En otras palabras, simplemente con el poder de los músculos, solo con concentrar sus músculos, él había bloqueado los dientes del Barón.

-¿¡Qué—¡?-

-¿Te olvidaste de mi formación corporal?-

El cuello con la cresta de espinas está rechazando físicamente la succión de sangre.

El Anti-Vampiros.

Fiel a su nombre, esto hacia completamente inefectiva la succión de sangre.

-Kishida, déjame decirte esto. Todas tus acciones han sucedido dentro de nuestros cálculos. Ya habíamos planeado de ante mano lo que haría un vampiro cuando fuera acorralado. Demasiado fácil de adivinar. Tú eres quien cayó en la trampa.-

Se burló Eruru.

La movilidad del Barón estaba detenida, su rostro se puso pálido.

Entonces Hisui contratacó.

-¡¡Rushella!!-

Al escuchar su nombre, Rushella entendió la intención de Hisui.

-¡¡Apúrate y aleja tu sucia boca de mi sirviente!!-

Gritó furiosa Rushella, levantó una daga del piso y la arrojó al corazón del Barón.

-¡¡Ah—!!-

El Barón vomitó sangre fresca. A causa del intenso dolor de su corazón atravesado, él se detuvo por varios segundos.

Hisui no perdió la oportunidad, relajando los músculos de su cuello, soltó al Barón y lo pateó, creando algo de distancia para liberar el movimiento terminal final.

-¡¡Hi-kun!!-

Quien había sido derrocada poco antes por el Barón, Mei gritó.

Después de que ella se había recuperado, ella se había movido sin ser vista hacia la Tzara Blade clavada en el piso.

Su misión original era clavar al Barón y también cargar la pesada arma de Hisui.

-¡La tengo!-

Desenterrando la magnífica cruz gigante, ella hizo uso de su fuerza innata para arrojársela a Hisui.

-Bien.-

La porción circular en el centro de la Tzara Blade era de un tamaño perfecto para el brazo derecho de Hisui. Al instante, la espinosa cresta apareció sobre el brazo derecho de Hisui e incremento temporalmente su fuerza.

Como si estuviera equipado con un escudo en forma de cruz, usado como un arma de varias hojas seria como una shuriken, el brazo derecho de Hisui estaba transformado en un armamento anti-vampiros que combinaba ataque y defensa.

Simplemente el ver el reluciente brillo plateado era suficiente para hacer que el Barón perdiera su voluntad de pelear.

La imagen de la cruz marcada en sus ojos, detenía todas sus funciones corporales incluyendo la regeneración.

Todo era para este preciso momento—Para usar el arma más efectiva anti-vampiro para exterminarlo por un bien.

-¡¡Detente…!! Yo estaba equivocado…-

-Oh~ Como sea.-

Hisui hablo completamente sin entusiasmo.

Se sintió aburrido hasta la muerte desde el fondo de su corazón y declaró con frialdad.

-Todo será pagado con tu sangre.-

Con un destello plateado, él elegantemente cortó el cuello del Barón.

¡La afilada hoja giró hacia el decapitado cuerpo y atravesó su corazón sin vacilar!

Decapitando su cabeza, atravesando su corazón, recreando fielmente esta antigua leyenda, el cuerpo entero del Barón al instante se hizo cenizas.

El cuerpo rápidamente colapsó y pereció para siempre sin dejar rastro.

-¡¡Bien hecho!!-

Rushella corrió hacia él y celebró con alegría.

Entonces Hisui colapsó en su pecho.

-Ah, hey, ¿¡qué estás haciendo!?-

Hisui no se movió. Justo como antes de que despertara… No, su rostro estaba aún más pálido que eso, él estaba en un completo estado de coma.

-Esto no es bueno… Ha entrado completamente en shock. Necesita una transfusión rápidamente…-

Eruru notó el estado de Hisui e inmediatamente entró en acción.

-¿¡Puede salvarse!?-

-¡Debemos sacarlo de aquí inmediatamente. Por favor ayúdame!-

Entonces Hisui fue sacado fuera del almacén.

El amanecer estaba por llegar.

El momento del día que pertenecía a los humanos llegaba por fin, pero el chico que era observado por las chicas pendía en el límite entre la vida y la muerte.


1-Eli Eli lama sabactani: “Padre, ¿por qué me has abandonado?” Es lo que dijo Jesucristo antes de morir crucificado.

3 pensamientos en “Capitulo 6 – Anti-Vampiro

  1. GRACIAS!!… Muy buena, me dejo con ganas de ver imagenes gore este final xD… Épica, justo como dije en el prólogo… Gracias nuevamente por tomarte la molestia de traducir esta novela ^_^.

    ~Greg~

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s