Epilogo + Palabras del Autor

-…¿Te parece esto razonable? Estoy tan cansado que me desmayé, pero aun así me veo obligado a quedarme y limpiar el patio, ¿Acaso te parece razonable?-

-Corta el rollo y trabaja rápido. En serio, por qué incluso yo tengo que hacerlo…-

Rangetsu gruñó mientras llevaba la tela de la carpa al almacén.

El festival deportivo terminó exitosamente. Ahora lo único que quedaba era la limpieza para quitar las tiendas, sillas, equipos de sonido, etc.

Los miembros del consejo estudiantil habían limpiado una parte y le dejaron el resto a la Vicepresidenta Kirika.

El Club de investigaciones Sobrenaturales y Rangetsu estaban ayudando a Kirika, haciendo la limpieza.

Sin lugar a dudas, Touko estaba allí animándolos, moviendo la boca, pero no sus manos.

Debido a que la puesta del sol se acercaba rápidamente, como un fantasma, Touko estaba poniéndose aún más revoltosa.

-Así que, Touko-san, tengo una pregunta. ¿Dónde estabas durante el festival deportivo? ¿¡Estuviste vagando por la escuela durante todo este tiempo!?-

[Por supuesto que no. Asistí a cada evento apropiadamente… Ah.]

-¡Qué estúpido por mi parte creer que podía confiar en ti!-

[Porque quiero disfrutar de la primavera de mi juventud… Durante la carrera de relevos, yo estaba corriendo junto a ustedes, ¿no te diste cuenta?]

-¡Aterrador! ¡¡Si los padres tomaron fotos, seguramente terminarán teniendo fotos de fantasmas!!-

[¡No te preocupes, soy muy fotogénica! Aunque termine quedando un poco borrosa, sólo una parte de mi cuerpo aparecerá en la foto…]

-Hmm, por favor elije una opción de las siguientes: encontrar un exorcista o unirse a uno de esos programas paranormales en la televisión, te lo ruego, por favor, por favor, mantén un bajo perfil durante eventos como este.-

Hisui ahuyentó lejos al espíritu con desagrado, sumergiéndose en su trabajo.

Era casi el atardecer, cuando el Club de Investigación de lo Sobrenatural y Rangetsu finalmente terminaron de limpiar para poder irse.

-Dios~ Estoy muerto de cansancio. Mi única salvación es que mañana tendremos el día libre…-

-¡Sí, es el momento adecuado para relajarse!-

-Él no puede relajarse contigo a su lado, ¿no? Quiero decir, Hi-kun, ¿¡No te gustaría aprovechar esta oportunidad para vivir conmigo♥!?-

-Yo aconsejo que te rindas, Sudou-san. Si él se escabulle para espiarte cuando te estás cambiando, después no digas que no te lo advertí, ¿de acuerdo?-

-Espera un segundo, no puedo ignorar esto… ¿Qué está pasando? ¿Qué sucedió mientras Kujou-kun estaba en la casa de Kariya-san?-

-Caray, cuando estaba cambiándome de ropa. Él me vio, ¿sabes?-

Rangetsu intervino seductoramente.

Pero el grupo de las cuatro chicas sacudió la cabeza con frialdad diciendo al unísono:

-Nadie se preocupa por ti.-

-¿Qué forma de tratarme es esta? ¿¡Por qué hablan así de mi cuerpo desnudo!?-

-Para ser honestos, vi a Kariya más de una vez.-

-¿Qué dijiste?-

-Nada.-

Al escuchar el tono de voz tan frío como la hoja de un cuchillo de Eruru, Hisui aceleró sus pasos para alcanzar las puertas de la escuela.

En el mismo momento en el que todo el mundo salía de la escuela, a punto de regresar a sus respectivos hogares…

Ella apareció.

La oscuridad la seguía, el toldo de la noche descendía bajo su comando.

Todo el mundo sentía un aura inusual.

Los animales pequeños, las aves, los insectos… las presencias de todas las criaturas se desvanecieron.

Vestida con una capa, la dama caminaba por la calle. Como si temieran la llegada de un monarca, como si un camino se abriera solo para ella, todas las criaturas huyeron de ella.

-¡Eres tú…!-

Rushella sacó una de sus espadas cortas.

Ella no le había dicho al grupo de Hisui sobre su encuentro todavía.

Pero incluso si no lo había mencionado, todo el mundo se dio cuenta del cambio inusual en el entorno.

Mei, Eruru, Kirika, Rangetsu, todas ellas tomaron posturas de combate.

Sólo una persona, Hisui, se quedó clavado en el suelo en estado de shock.

Hisui reconoció ese inigualable y hermoso rostro, destacándose claramente de los colores de la noche.

Ni las fotos.

Ni los vídeos.

Ni siquiera los mejores pintores podían recrear su belleza.

Los espejos no podían reflejar su apariencia.

Sólo la memoria podía grabar su incomparable rostro.

-Hola de nuevo.-

Ella sonrió suavemente.

Como una madre tierna.

Como una traviesa hermana mayor.

Como una amante seductora.

Como si se deslizara, se acercó a Hisui.

Hasta que su agraciada y esbelta mano rozó la mejilla de Hisui, nadie tuvo ninguna reacción.

Debido a que sus acciones se veían demasiado naturales, la expresión en el rostro de Hisui era la de alguien a punto de empezar a llorar.

-¡No lo toques!-

Sólo Rushella entró en acción.

Empuño su espada corta al revés, ¡Arremetió contra el brazo de la mujer!

Pero la mujer permaneció de pie indiferente, imperturbable.

El láser de los ojos de Mei fue fácilmente neutralizado por el movimiento de su mano.

La maldición de Kirika fue completamente ineficaz contra ella.

La bala de Eruru fue bloqueada por su mano sin recibir daño alguno.

Rangetsu también arremetió, pero se derrumbó en el suelo después de un ligero empujón.

-¿¡Miraluka…!?-

Por último, Hisui la llamó por su nombre.

El nombre de la persona que una vez amó, quien lo había criado.

El nombre de la persona que se suponía que había muerto.

-¿¡Por qué estás…!?-

-Sí que se han puesto animadas las cosas a tu alrededor. Oh bueno, ¿Será esto lo que se conoce como crecimiento? Cuan solitaria me sentí, aunque encantadora también… Pero despreciable.-

Estas palabras las dijo como su madre, su hermana y amante al mismo tiempo. Cubriendo todas las identidades “femeninas”.

Sus ojos carmesí llenos de hostilidad se dirigieron hacia Rushella.

-Impostora y falsa. No tienes el derecho de beber la sangre de mi Hisui. Desaparece ahora mismo.-

-… ¿De qué estás hablando? ¡Tú eres la impostora… Miraluka ya está…!-

-¿De verdad lo creíste? Mi inmortalidad… así como la imposibilidad de dejarte solo, fundiéndome con el viento. ¿No deberías saberlo mejor que nadie?-

Hisui se quedó en silencio.

Ella tenía razón.

Un vampiro con vida y juventud eterna, ella era un Ancestro Verdadero para empezar.

No podría haber muerto.

Pero ella definitivamente murió.

Para mí.

-Estás viva, ¿por qué…?-

-Estoy muy confundida también. Un día, tú y yo debemos despedirnos en unos del otro. Así es como son las cosas entre los humanos y los vampiros. Sin embargo… Debido a la llegada de cierta plaga, no podía quedarme con los brazos cruzados.-

Sus labios carmesí acercaron cuello de Hisui.

-Detente- Todo el mundo gritó para detenerla.

Rushella extendió la mano.

Pero el mismo Hisui permaneció inmóvil.

La lengua rojiza se extendía desde sus labios lamiéndolo ligeramente.

Luego se dirigió hacia sus labios.

Un beso fugaz, separando sus labios inmediatamente.

-Debes estar exhausto. Vete a casa y descansa bien. Dejemos la charla para la próxima vez… una larga conversación.-

-¡Espera un momento!… ¡Oye!-

Miraluka ignoró a Hisui volviéndose hacia Rushella.

-Por fin lo entiendo todo. Efectivamente, eres una impostora. Aun siendo un Ancestro Verdadero, aun no tienes el derecho de decir que eres una pariente de sangre.-

-… ¿¡Qué estás diciendo!? ¡Yo…!-

-Tú no eres nadie. Sin familia, ni amigos, ni siervos tampoco. Esto es natural, porque no eres más que una muñeca nacida de la nada.-

-… ¿¡!?-

-¿Si fueras un Ancestro Verdadero, en este tipo de noche, todos los presentes no deberían inclinarse ante ti? ¿Eres capaz de eso? No puedes. Además, ¿Puedes restringir tu deseo de sangre? Aunque incluso alguien como yo no puede escapar del destino de la sangre, soy al menos cientos, miles de veces superior a ti. Un vampiro que no puede contenerse es peor que un insecto, y mucho menos un ser humano.-

– ¡Perra…!-

-Tus deseos terminarán matando Hisui. Ya es hora de que te des cuenta de eso.-

Estas fueron sus últimas palabras.

Ondeando su capa, Miraluka dio la vuelta y se marchó. Nadie fue tras ella.

En un principio pensaron en ir tras ella, incluso Hisui, que se desplomó en el suelo sin fuerzas para moverse.

-¿Qué demonios?… ¿¡Qué demonios fue eso!?-

Nadie respondió.

Nadie sabía cómo sucedió.

El grupo esperó un rato antes de irse.

Finalmente de vuelta a su casa, Hisui aún conservaba la expresión de conmoción en su rostro.

Sin haberse cambiado de ropa, se acostó simplemente en el sofá de la sala, con la mirada perdida en el techo. Entonces Rushella se puso encima de él.

-Eres muy pesada.-

-¡Estas siendo molesto, así que cállate! ¡Deja de pensar en esa mujer! Tan indignante, besándote como si nada…-

-Ella es una súcubo besucona. Ella ya se llevó mi primer y segundo beso ya hace mucho tiempo. *Suspiro* realmente no lo entiendo… Ya no pensare más en eso, me iré a la cama, hazte a un lado por favor.-

-No.-

Rushella ya se había puesto su camisa habitual y ahora estaba inmovilizando a Hisui firmemente.

Con el fin de no dejarlo escapar, ella presionó sus voluptuosos pechos contra él.

-Oye, hazte a un lado.-

-¡No~!-

Golpeando sus brazos y piernas, frotó su cara en el pecho de Hisui.

Efectivamente, ella realmente carecía de la majestuosa aura de un Ancestro Verdadero.

-… ¿Por qué actúas como una niña tan pronto como te pegas a mí?-

-… No lo sé, ¿así que… crees que esa mujer…?-

Los ojos de Rushella ya dejaban ver lágrimas en ellos.

Hisui sonrió con ironía y extendió su mano, colocándola encima de la cabeza de Rushella.

-Ya te lo dije, mi mente es un súper desastre. Aunque si eso es ella y aún está viva, en primer lugar quiero expresarle mi enojo para pedirle explicaciones claramente. Además… aunque te insultara de esa manera, no eres tan fuerte como un Ancestro Verdadero, además estás un poco escasa de esa majestuosidad, ¿sabes?-

Rushella no dijo nada, sólo continuó martillando a golpes a Hisui sin detenerse.

Así es, era como si hubiera tenido una regresión actuando como una niña.

Un cuerpo voluptuoso, recuerdos perdidos, inocencia infantil.

-Mi culpa, está bien, detente. No tengo intenciones de golpearte también.-

-…-

-En el peor de los casos, sólo tendrías que irte de esta casa y vivir por tu cuenta. En fin… hablaré con ella, sobre todo tipo de cosas. Así que… ¿Qué? ¡Oye! ¿Rushella-san?-

Antes de que se diera cuenta, Rushella ya estaba dormida.

Su rostro dormido se veía relajado y tranquilo, su enorme busto apoyado sobre el cuerpo de Hisui, subía y bajaba con su respiración.

-Con que terminamos de esta forma ¿eh?-

Hisui renunció a continuar lidiando con los asuntos en su mente y prefirió dormirse en su lugar.

Después de todo, el día siguiente era un día festivo e iba a ser despertado por sus colmillos de nuevo… Oh bueno, tampoco es como si pudiera evitarlo.

Después de todo… ya era algo cotidiano de lo que no podía huir.

Debido a que este tipo de vida se había convertido en su rutina diaria.

Al amanecer del día siguiente, Rushella se despertó primera como de costumbre. Pero ella no bebió su sangre. Ella se acercó a la cara de Hisui.

-De nuevo con esa cara tan despreocupada mientras duermes.-

Rushella frotó su rostro contra el suyo, pero Hisui no se despertó.

-Lo sabía sin necesidad de que esa mujer me lo dijera— con los ojos llenos de determinación, murmuró suavemente.-

Así era, comparada con ese tipo de mujer. En comparación con el tipo de mujer que vivía con Hisui en el pasado. Ella lo entendía mucho mejor. Se preocupaba por la seguridad de Hisui.

Ayer, Hisui casi había perdido su vida una vez más por su culpa. Eso ocurrió la última vez y la vez anterior a esa. Probablemente volverá a suceder en el futuro. Permaneciendo a su lado, bebiendo su sangre, luchando contra los que conspiraran para hacerle daño. Por lo tanto…

Esta mañana, no era necesario el beso de un vampiro. En lugar de eso, le otorgó un verdadero beso.

Rushella presionó suavemente sus labios contra los de Hisui.

Tal vez esta sería la primera y última vez que tendrían un beso verdadero.

Hisui aún seguía dormido.

Separando sus labios, Rushella sonrió ante su rostro dormido y dijo:

-Tuve momentos muy felices.-

Esa fue su despedida. Las lágrimas se filtraron de sus ojos felices, pero nadie lo supo.

Rushella lentamente se levantó y se fue para no regresar.

-… Eh, ¿Rushella?-

Cuando Hisui abrió los ojos, Rushella no estaba presente.

Aunque le resultaba extraño que el sol ya estuviera en lo alto, Hisui preparó el almuerzo como de costumbre.

Finalmente lo entendió.

La presencia de Rushella había desaparecido por completo.

Comprobando su habitación, se dio cuenta de que el ataúd ya no estaba.

Hisui llamó a Mei y a Eruru… pero nadie sabía el paradero de Rushella.

Como recitaba aquel dicho, la gente no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde.

Durante esa mañana de otoño, la vida escolar de Kujou Hisui se había liberado del destino sangriento.


 

Palabras del Autor.

Hola a todos, soy Totsuki Yuu.

No soy un vampiro sino solo un humano extremadamente normal. Pero mientras he escrito este libro, he vivido una vida muy ajetreada con todo tipo de horarios , viviendo completamente como un vampiro.

Incluyendo a los editores, le he causado montones de problemas a muchas personas, así que simplemente debería ponerme una mascara de piedra y abandonar totalmente mi identidad humana a cambio de creatividad y rapidez de escritura- realmente he considerado ese tipo de cuestión.

Rendirse en ser humano o rendirse en escribir, si tuviese que elegir entre las dos, creo que elegiría el primero¿?
Oh bueno, no dejo la casa mucho usualmente y no dejo tomo mucho sol, quizá ya es muy tarde. La próxima ocasión, mejor checaré el largo de mis caninos.
…Okey, debería de terminar el parloteo aquí y volver al tema principal.
Aquí voy a entrar en terreno de spoilers, así que ten cuidado, mi amigo, si no has leído el libro aún.
Durante el proceso de escritura, me di cuenta de que habían grandes cambios en el desarrollo de la historia.
La historia de Hisui y Rushella estaba llegando gradualmente a un clímax. Intenté considerar desarrollos futuros mientras revisaba la historia, así que escarbé en algunas cosas que nunca llegué a usar.

Al principio cuando comencé a querer escribir acerca del tema de vampiros, tuve la intención de hacer un protagonista vampiro que fuera un chico.

Claro, la intención era que el bebiera leche en lugar de sangre.

Piénsenlo, todos…La sangre y la leche en esencia vienen de los mismos materiales, ¿cierto?
…Entonces, dado que el protagonista ha vivido por centenarios, su técnica de chupar es bastante asombrosa, provocando que muchas señoritas cayeran perdidas en el éxtasis, todo conquistado por su boca. Pero el protagonista entra en modo sabio de vez en cuando después de chupar…No, a lo que me refiero es a que con su deseo satisfecho, él dice algo como “Fiu…¿Por qué sigues aquí? Piérdete ya” Como si estuviera muy exhausto.

Si, leí mi borrador anterior y silenciosamente lo cerré.

¿Como debería de comentar esto? Oficialmente son ideas no aprovechadas, pero siento que es mas como un libro de historia oscura.

Por supuesto, el editor encargado nunca mencionó esa idea y ahora entiendo porque se eligió esta serie.

Dese entonces, he creado un montón de problemas para los editores, y recapacito profundamente.

No solo para que los editores sino también para que los lectores vean concluir la historia de Hisui y Rushella sin esperar tanto, trabajaré lo mas duro posible para que ese día llegue pronto. Espero que todos me apoyen hasta el final.

Totsuki Yuu

2 pensamientos en “Epilogo + Palabras del Autor

  1. Se agradece por la traducción. Ya ha pasado un tiempo desde que esperaba Silver Cross, asi que me lo lei todo en menos de 1 hora!!!
    Gracias, nuevamente, y a la espera del volumen final.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s