Capitulo 3 – Doppelganger

-¿¡Por qué debemos ir a la escuela tan temprano por la mañana!?-

-Deja de hacer tanto alboroto. Tú también eres en parte culpable.-

Temprano por la mañana, Hisui y Rushella se frotaban los ojos soñolientos mientras se apresuraban para ir a la escuela.

Aún quedaba mucho tiempo antes de que las clases comenzaran, pero los dos habían salido de casa muy temprano para irse a la escuela.

Para ayudar a Kirika.

Después del incidente en su habitación, Hisui le había escrito disculpándose con un mensaje de texto…

Pero ella no respondió.

Había visitado la oficina del consejo estudiantil para pedirle disculpas en persona, pero Kirika apartó la cara y no le hizo caso.

Hablando de eso, ¿no fuiste tú quien me empujó primero?… La verdad se escapó accidentalmente de la boca de Hisui, logrando que Kirika se ruborizara completamente y le abofeteara, empeorando las cosas.

Aparentemente, perdió la conciencia por la vela perfumada y ella estaba muy preocupada por ello.

Tal vez ella no tenía idea alguna sobre el verdadero propósito de la fragancia y tan sólo quería que pasaran algo de tiempo juntos, los dos en una habitación… Bebiendo el té.

Hisui no tenía a nadie a quien pedirle algún consejo. Indagando en sus memorias, aún no tenía idea de qué hacer. Al final, la misma Kirika terminó enviándole un mensaje de texto ayer por la noche.

Hay algo en lo que necesito de tu ayuda mañana. Asegúrate de venir a la escuela a las siete en punto.

Naturalmente, Hisui aceptó de inmediato. Por lo tanto, hoy llegó temprano a la escuela.

Él pudo haber dejado a Rushella seguir durmiendo, pero irse y dejarla en casa sola sin duda le conseguiría una severa reprimenda después de clases. Por lo que no tuvo más remedio que despertarla temprano para ir a la escuela juntos.

-Ooh~… Que sueño… Y tampoco he bebido suficiente sangre hoy…-

-Deja de hablar, tú eres quien comienza a beberse la sangre de mi cuello sin parar desde el momento en que abres los ojos.-

-Tonto, ¡Esa posición no es nada cómoda! ¡Lo sabía, no hay nada mejor que recostarme encima de ti mientras duermes, tener un buen vistazo de tu rostro mientras estás dormido, frotarte las mejillas, luego soplarte en el oído, y por último, beber tu sangre abrazándote con fuerza!-

-¿Qué diablos has estado haciéndome…?-

Por lo general, Hisui se despertaba con el dolor de unos colmillos hundiéndose en su piel. Cualquier cosa anterior a eso era totalmente desconocida para él.

Deduciendo a partir de lo que Rushella acaba de decir, probablemente ella juguetea cuidadosamente con él antes de morderlo.

-Recientemente, aún sigo soñando con algo suave presionándose contra mi cara, frotándose contra mí, casi asfixiándome. ¿Entonces eras tú?-

-Mmm, entonces ¿Ese es el tipo de sueño que tuviste? Hablando de eso, siempre he sentido algo duro frotándose contra mi pierna cuando te abrazo, ¿Está eso relacionado?-

-Lo siento, mejor olvídalo. No quiero hablar de esto.-

-¿¡Por qué!? Se siente como si se hiciera más y más grande a medida que lo toco…-

-Déjate de hablar de eso… Por favor, detente…-

Con la cara roja, Hisui atravesó en silencio las puertas de la escuela.

El patio de la escuela se encontraba vacío. Recientemente, las actividades de los clubes habían entrado en una temporada a la baja y no había estudiantes que estuvieran entrenando en el patio por las mañanas.

Pero Hisui vio una figura familiar y se dirigió hacia ella.

-Eh, ¿representante…?-

-Kujou-kun…-

Vistiendo su uniforme de gimnasia, Reina estaba en una de las esquinas del patio de la escuela.

-¿Qué haces aquí tan temprano? ¿Podría ser que estés levantándote temprano para practicar para la carrera de relevos?-

-Sí… tengo que ocuparme del tramo final, no he estado corriendo últimamente, así que tengo que volver a estar en forma lo más pronto posible…-

Reina bajó la mirada sin mucha confianza.

Dedicarse al entrenamiento es algo bueno. Y este tipo de carácter responsable está muy acorde a su personalidad, pero de alguna manera, Hisui sentía que algo no estaba bien.

Ya que ella no pertenecía al club de atletismo, ¿por qué estaba tan interesada en la carrera de relevos de festival deportivo?

-Hmm, que espíritu tan maravilloso. ¿¡Por qué no aprendes más de ella!?-

-Ahórrate tus comentarios. Por cierto, representante, no es necesario que te exijas demasiado. Nadie puede culparte incluso si perdemos. Tampoco les dejaré hacerlo.-

Las palabras de Hisui hicieron que Reina se ruborizara.

Pero aun así, seguía mirando hacia abajo, como la vez en la que decidió hacer el tramo final.

-Sí, pero después de todo, fui la elegida… En realidad, no he corrido en serio desde la secundaria, por lo que necesito tener un poco de práctica de último minuto por lo menos.-

-Has estado participando en la clase de educación física normalmente. Así que no es ningún tipo de dolencia física, ¿verdad? ¿Podría ser un trauma mental?-

Tan pronto como habló, Hisui se dio cuenta de su error.

Porque el rostro de Reina se mostró inexpresivo de inmediato y se mordió el labio mientras bajaba la cabeza.

Con el fin de aliviar la pesada atmósfera, Hisui cambió de tema.

-Bueno, en todo caso, una carrera de relevos es la responsabilidad de todos. En una clase como la nuestra, no importa cuánto te esfuerces, si esta chica lo estropea todo antes de que el bastón llegue a ti, todos sus esfuerzos podrían quedar en vano.-

-¿Qué has dicho?-

Hisui apuntó su dedo a ella logrando que Rushella gritara con desagrado.

Pero al parecer, ella no comprende el significado de sus palabras.

-… ¿Qué es una ‘Bastón’?-

Ella preguntaba en serio.

-Eh, ¿Qué es ese tipo de pregunta? ¿De qué crees qué se trata una carrera de relevos?-

-¡Todo el mundo corriendo en secuencia según lo acordado!-

-Sí, esa no es una descripción equivocada, pero te faltó algo. En una carrera de relevos, todo el mundo está unido por el bastón. Básicamente sostienes un pedazo de madera mientras se corre para luego pasárselo a la siguiente persona, repetidamente. Y al final, cuando le pasas el bastón a la representante de la clase, ella termina el último tramo, y así finaliza la carrera.-

-… En otras palabras, si le paso este parasol en lugar del bastón, ¿eso va contra las reglas?-

-Sí, así es. Tú también tendrás que hacerlo, así que presta más atención. Si haces algo como eso, no hay manera de que pueda ayudarte.-

Al oír a Hisui murmurar, Rushella arrojó frenéticamente su mochila al suelo.

-¡Grrrr!… ¡En caso, para prevenir cometer un error durante la carrera, tengo que practicar más! ¡Ayúdame, representante!-

-Eh, ah, está bien… Pasar el bastón… es una parte crucial.-

-Muy bien, no podemos perder el tiempo. ¡Hisui, hay algo urgente que hacer ahora!-

Como una persona súper ocupada, Rushella comenzó a ponerse el bloqueador solar de Kirika en su cuerpo.

Incluso lo rocío en su cabello para mejorar aún más la resistencia a la luz del sol.

Hisui ya le había dicho a Reina que Rushella tenía un cuerpo frágil, el cual era débil ante la luz del sol, por lo que Reina no encontró extraño su comportamiento.

Sin embargo, justo cuando Rushella estaba a punto de desnudarse para ponerse su uniforme de gimnasia, Reina finalmente habló para detenerla.

-¡E-E-E-Espera un momento, Draculea-san… Tu ropa…!-

-¿Hmm?-

La parte superior de su uniforme estaba completamente desabotonado. Rushella, qué estaba a punto de desabrocharse su cinturón, se detuvo con sus palabras.

La inesperada serie de movimientos para desvestirse a alta velocidad se llevaron a cabo frente a los ojos de Hisui. En este momento, las miradas de Rushella y Hisui se encontraron.

Naturalmente, su rostro se puso rojo en un instante.

-I-I-Imbécil, ¿qué estás mirando?-

-No, fuiste tú quien se desvistió tan de repente…-

En el momento en que Rushella balanceó su puño como de costumbre, su falda se deslizó.

Draculea_V04_-_BW04

-¡Wah, eso es tan atrevido!-

-¡Te dije que no miraras—————!-

El segundo golpe alcanzó la barbilla de Hisui, dejándolo bocarriba en el suelo.

En el momento en que cayó al suelo, una deslumbrante tela blanca entro a su rango de visión. Sabiendo que un tercer golpe era algo inevitable aun si decía algo, Hisui optó por permanecer en silencio.

 

Varios minutos después, en lo que Hisui se ponía en pie, Rushella ya se había cambiado.

-…Así que, ¿quieres practicar?-

-¡Así es, la victoria está en mis manos!-

-… Sí, está bien, no olvides recordar las reglas. Por cierto, Representante… ¿Podría dejarla… contigo un momento? Hay otra cosa que tengo por hacer.-

-Sí, está bien. Entonces primero que todo… ¿Por qué no empezamos con algunos ejercicios de calentamiento?-

-¡Está bien, mírame!-

Entonces dejando a Hisui lejos de su mente, Rushella se centró en su entrenamiento.

A pesar de la inquietud en su mente, Hisui partió en silencio después de dudarlo un poco.

Anteriormente, Rushella habría insistido en quedarse sentada fuera durante las clases de educación física, pero ahora con la ayuda de Kirika, tal vez ella sería capaz de participar en las clases a partir de ahora.

En cualquier caso, con Reina cuidándola, ella debería estar bien.

Hisui no pudo evitar sonreír mientras se dirigía hacia el lugar donde se encontraría con Kirika.

El punto de encuentro resultaba ser en una de las esquinas de la escuela… El almacén con el equipo del gimnasio.

Era un edificio separado del resto. Además de las clases de educación física, Hisui casi nunca había ido allí.

-Finalmente llegaste.-

Con los brazos cruzados, Kirika estaba esperándolo en la entrada del almacén.

Aunque Hisui llego un poco tarde, aún seguía siendo mucho más temprano de lo que cuando acostumbraba a llegar a la escuela.

-¿Dónde está Rushella-san? ¿Por qué estás solo?-

-Ella está entrenando para la carrera de relevos. Hay una chica cuidándola, por lo que debería estar bien.-

-Ya veo… Muy bien.-

-Entonces, ¿Para qué me necesitas, Senpai?-

-Necesito tu ayuda para verificar el equipo para el festival deportivo. Contar las carpas, vallas y demás.-

Se los llevarán de aquí durante el primer periodo, así que necesitan ser verificados lo antes posible.

-Uh… ¿Pero no habría sido mejor haberlos verificado con dos días de anticipación?-

-…Habían otras cosas con las que estaba ocupada. Debido a los recientes sucesos que sufrí, no podía concentrarme en mi trabajo.-

Dicho esto, Kirika lo fulminó con la mirada. Hisui sólo pudo apartar la suya.

Continuar con el tema sólo sería buscar más problemas.

-Bueno, comencemos…-

-Ah, esto debería estar cerrado…-

Kirika sacó un juego de llaves que había tomado de la sala de profesores, pero resultó inútil. Porque en realidad, la puerta no estaba cerrada.

-Eh, ¿está abierto?-

-Qué extraño…-

-Entremos.-

Despreocupado, Hisui entró en el almacén primero.

Como era de esperar, este se encontraba lleno de un olor a humedad. Por otra parte, estaba oscuro, por lo que era difícil ver lo que había en su interior.

-No creo que haya alguna luz aquí…-

-Sí, ¿Puedes ver algo?-

-Sí, pero sería malo si nos quedamos encerrados aquí.-

-… No te hagas ideas raras, ¿de acuerdo?-

Kirika se acercó a su lado y le dijo con cautela.

¿Malinterpretaría sus palabras?

Claramente, era él quien tenía que tener cuidado con ella.

¿Y qué tal si para iluminar la habitación encendiera alguna rara esencia e intentara hacerle algo?

-No, no yo… No es como si fuera Sudou.-

-Para mí… en este tipo de lugar… aun así me resistiría… un hotel se sentiría tan inmoral… aumentando las críticas sobre la crianza… D-Después de que eso pasara, mi habitación parecería no ser muy… al final, la habitación de Kujou-kun estaría mejor, supongo…-

Al parecer, Hisui se encontraba en un serio malentendido. Sus pensamientos fueron confinados a una sola dirección.

Aventurándose en lo profundo del almacén, Hisui decidió ignorar a la chica que jugueteaba con sus dedos, inmersa en sus delirios.

Las carpas deben estar por aquí.

-Uh, ¿esto es todo?-

En un rincón del almacén, los marcos de metal para las carpas estaban apoyados contra la pared.

Otro componente importante, la tela que podría decirse que era la carpa en sí, estaba doblada en un estante al lado de ellos.

-¿Qué tal si los sacamos afuera antes de contarlos?-

-Sí, en vista de que serán instaladas pronto, deberíamos sacarlas primero.-

Kirika estuvo de acuerdo. Por lo tanto, Hisui recogió el gran rollo de tela.

A pesar de que no es tan pesada como los marcos de la carpa, la pesada lona no era tan fácil de llevar en sus brazos.

Abrazando la tela, Hisui salió de la habitación y lo arrojó fuera del almacén.

-… ¿Hmm?-

Arrojó la lona al suelo, sólo entonces Hisui pudo darse cuenta.

Estaba dañada.

La lona era resistente, por lo que en teoría podría ser rasgada o rota en condiciones normales, pero en estos momentos, estaba toda desgarrada.

-¿Qué paso? … ¿Será una broma?-

Hisui tendió la lona sobre el suelo para inspeccionar los daños.

Detrás de él, aún en el almacén, Kirika gritó alarmada.

-… ¿Quién está ahí?-

Presintiendo el peligro, Hisui regresó al almacén a investigar.

Anteriormente, cuando entró por primera vez, no pudo detectar nada… ¿Acaso Kirika estaba equivocada?

Dentro del vasto y oscuro cuarto, aun si alguien se hubiera ocultado a propósito, sería difícil de encontrar.

Antes de que Kirika abriera la puerta, alguien ya había estado allí antes.

Hisui no podía dejar a Kirika manejar las cosas por sí sola, por lo que entró al almacén.

En ese mismo momento, alguien gritó ¡Kyah! suavemente.

Fue Kirika.

Una figura chocó con ella haciéndola caer.

-¿¡Qué estás haciendo aquí!?-

Hisui corrió apresuradamente y logró alcanzar a Kirika antes de que cayera.

-¡Espera!-

Mientras ayudaba a Kirika a levantarse, Hisui movió su brazo para alcanzar al intruso.

Lo que tocó era una mano aún más delgada y delicada que la suya.

Evidentemente se trataba de una chica, y también llevaba puesto el uniforme de la escuela. El brazo que Hisui agarró sostenía una navaja, con un pedazo de lona en la cuchilla. Evidentemente el vándalo de la carpa era ella.

-¡Hey…!-

Justo cuando Hisui estaba a punto de someterla, la vándala miró hacia atrás.

Hisui quedo paralizado.

El uniforme de la chica no era un disfraz, más bien, era perfectamente normal.

Ella era una estudiante de la escuela.

Y era alguien a quien el reconocía.

La persona a la que había capturado era Reina.

-… ¿Por qué?-

Ante su pregunta, permaneció inexpresiva… No, una sonrisa emergió en la comisura de sus labios.

A diferencia de la dulce sonrisa que usualmente mostraba en el aula, esta era más como la de un traidor con intenciones ocultas.

El inesperado acontecimiento hizo que Hisui quedara congelado en el acto.

Aprovechando esta oportunidad, Reina apartó el brazo de Hisui y huyó.

-Espera…-

Kirika estaba a punto de salir tras ella, pero pensándolo bien, sabiendo quién era la culpable, no había necesidad de perseguirla sin descanso.

-Ah, senpai, esto…-

-Estoy bien…-

Kirika se puso tímida y se apartó de los brazos de Hisui. Ella se veía bien.

-¿Qué pasa con ella…?-

-¿Viste su cara?-

-Sí… la veo regularmente en el salón del comité. Ella es la representante de tu clase, ¿no? ¿Por qué estaba escondida en el almacén y cortó la tienda?-

-Esto…-

Hisui quería negarlo.

Ella no era alguien que haría tal tipo de cosas. Tampoco tenía motivos para hacerlo.

Pero no podía negarlo.

Después de todo, había dos testigos presenciales. Los hechos eran innegables.

-En serio… ¿En qué estaría pensando? De todos modos, debería informarles sobre esto a los maestros…-

-Ah, espera un momento…-

Hisui estaba a punto de persuadir a Kirika cuando una voz familiar interrumpió.

-¿Qué están haciendo ustedes dos tan pegados?-

La recién llegada estaba de pie con una mano en su cintura mientras la otra mano los apuntaba directamente. Naturalmente, se trataba de Rushella.

Después de haber terminado su entrenamiento, las gotas de sudor seguían cayendo al azar brillando por toda su piel. Esta capa adicional de color saludable añadía un encanto diferente al habitual.

-En este lugar desierto, estando tan cerca… ¿¡Qué están haciendo!?-

-N-No mucho…-

Normalmente, Kirika le habría respondido con dureza, pero en estos momentos, habló con una voz casi inaudible.

No sólo eso, ella miro hacia abajo, jugueteando con sus dedos, dándole miradas furtivas a Hisui en busca de su ayuda.

-Mmm, además de Mei, no puedo descuidarme con ninguna mujer. Hisui, ¿acaso pretendes tomar a cualquier persona que se te lance encima?-

-Un muchacho de mi edad siempre le dará la bienvenida a cualquier mujer, ¿de acuerdo?… De todos modos, hay algo que necesito preguntarte…-

Hisui puso una expresión seria para preguntarle sobre ese asunto importante.

Pero la respuesta llegó por su cuenta.

-¿Qué te pasa, Draculea-san? Eh, Kujou-kun también está aquí… me dijiste que tenías algo que hacer, ¿te refieres a hacer los preparativos aquí?-

Reina inclinó la cabeza adorablemente mientras preguntaba.

Debido al esfuerzo físico, estaba cubierta de sudor, así que estaba utilizando una toalla colgada en su cuello para limpiar su frente.

-Representante…-

-¡Llegaste en el momento justo!-

Antes de que Hisui pudiera hablar, Kirika ya había comenzado a interrogar a Reina.

-¿Cuál es el significado de esto? ¿Por qué lo hiciste?-

Kirika señaló a los restos destrozados de la carpa.

Sin embargo, Reina parecía perpleja.

-Disculpe Senpai, ¿qué hice…?-

-Así es, ¿De qué la estás acusando?-

Rushella dio un paso adelante para proteger a Reina. Kirika chasqueó la lengua con fastidio y continuó discutiendo con justa autoridad.

-¡Silencio! ¡Déjame oír tus razones primero! Si la situación resulta grave, debe ser tratada estrictamente…-

-Espera, Senpai.-

Hisui se levantó y tiró de la mano de Kirika.

-¿Qué? ¿¡Acaso no viste el rostro de la culpable también!?-

-Sí, lo hice. Por cierto, Rushella, ¿cómo estuvo la práctica?-

Preguntó de repente, Rushella no supo cómo responderle en ese momento.

Pero pronto infló sus voluptuosos pechos y contestó con arrogancia:

-¡Sí, el pase del bastón fue perfecto! ¡Tienes que ver mi magnífica actuación en el verdadero evento!-

-Eso es maravilloso. Entonces la Representante de clase estuvo enseñándote durante todo este tiempo, ¿verdad?-

-Qué grosero, ella simplemente estaba acompañándome, ¿de acuerdo?-

Rushella permaneció arrogante como siempre.

Hisui asintió como si se hubiera dado cuenta de algo.

-Oye… ¿Qué le estás preguntando? ¿No deberíamos aclarar ese asunto con ella primero…?-

-Senpai, lo viste, ¿no es así? La culpable estaba vestida con uniforme hace un momento…-

-¡Por supuesto… eh, ah….!-

En estos momentos, Kirika examinó cuidadosamente a Reina de pies a cabeza.

La chica ante sus ojos… llevaba ropa de gimnasia.

No importa cómo lo viera, ella había estado usando su uniforme de gimnasia desde hace un buen rato.

Más importante aún, Rushella servía como una clara prueba de ello.

Si se reflexiona más al respecto, ella había estado haciendo su entrenamiento matutino en la pista. Venir aquí a esconderse en el almacén antes de que ellos lo hicieran sería totalmente imposible.

-… ¿Qué está pasando?-

-También me gustaría saberlo.-

Hisui y Kirika se miraron entre sí.

Rushella y Reina los observaban con desconcierto.

-… ¿Por qué esos dos han estado hablando tan raro todo este tiempo?-

-Ni idea…-

Los cuatro estaban completamente confundidos.

Incluso cuando comenzó la clase, aún no habían conseguido resolver el misterio.

-… ¡En consecuencia, mi Club de Investigación de lo Sobrenatural se encargará de desentrañar este misterio!-

Después de la escuela, en el aula vacía que servía como base de operaciones, como de costumbre, la “presidenta del club” Rushella anunciaba con sus manos sobre el pupitre.

Sin embargo, el resto de los “miembros” no compartían su entusiasmo y estaban ocupados en sus propios pensamientos.

-No, hablando de eso, esto no es de nuestra incumbencia, ¿verdad? Hay carpas extras de todos modos, ¿No? No es como si fuera a evitar que el festival deportivo se celebrara, ¿o sí?-

Mei estaba completamente desmotivada.

Ya había escuchado de Hisui lo que había sucedido durante la práctica de esta mañana.

Kirika ya había informado a los maestros, e incluso había sido mencionado durante la reunión de la clase.

-¡Esa no es la cuestión aquí! Mi compañera de clase está bajo sospechas, ¿de acuerdo?-

-Aunque demos eso por hecho… ella ya tiene una coartada, ¿no?-

-… Sí.-

Sentada a su derecha, Hisui asintió.

En cuanto a Reina, Hisui y Kirika acordaron omitir ese detalle a la escuela.

Dado que ambos la vieron, no podía ser una ilusión. Pero Reina contaba con pruebas inquebrantables para asegurar su inocencia.

-Además, ¿Qué motivos tendría la Representante de la clase? Una estudiante modelo que se dedica fervientemente al entrenamiento de la mañana, ¿por qué haría algo que podría arruinar todos sus esfuerzos en un instante?-

Mei afirmó los pensamientos de Hisui, pero él sin embargo no estuvo de acuerdo.

La chica trabajadora y perseverante no podría haber hecho esto. Él sabía eso muy bien.

Pero se sentía muy preocupado por la oscuridad en su rostro cuando fue seleccionada para hacer el tramo final en la carrera de relevos.

-¡Tenemos que hacerlo sin importar que, si no hacemos algo, el festival deportivo estaría en peligro de ser suspendido! ¡Por el bien de dejar al mundo presenciar mi magnífica actuación, el culpable debe ser reprochado!-

-Qué fastidio. Además, ¿no fue sólo una broma? Mientras haya suficientes carpas, no hay forma de que suspendan el festival deportivo…-

-No necesariamente. Esta mañana, esto apareció en el buzón de la escuela.-

Sentada a la izquierda de Hisui, Kirika habló sombríamente.

Se puso de pie y saco una hoja de papel A4 para mostrársela a todos.

Escrito en un rojo sangriento y letra cursiva, estaba una advertencia concisa.

Detenga el festival deportivo ahora. O la escuela se verá perjudicada.

Casi llenando toda la página, las palabras emanaban una fuerte presión, infundiendo terror al lector.

Aunque cualquiera podría haber escrito este tipo de carta amenazadora, debido a su contenido, la expresión de Kirika era muy seria.

-Si tan sólo se tratara de esta carta, la escuela lo habría tratado como una mera broma, pero combinado con el asunto de la carpa… Sólo para estar seguros, la escuela contactó a la policía, mientras estamos hablando, la escuela está aumentando la seguridad para asegurarse de que el festival deportivo se lleva a cabo según lo previsto, pero si algo más sucede, podría ser perfectamente suspendido.-

-¡Grrrr! ¡Inaceptable! ¡Aquel infame culpable debe ser atrapado y también deben darle una buena lección!-

-Probablemente sea así muy pronto.-

La inesperada voz desvió la atención de todos a una de las esquinas del salón.

La voz era de Eruru, quien había estado escribiendo en su computadora, siempre distanciada del ruido de los otros miembros del club.

-Esta carta es la original, ¿no? También, las palabras fueron escritas en lugar de ser impresas, lo más probable es que esta sea la letra del culpable.-

-Sí, lo tomé prestado del salón de profesores.-

-¿Podría tomarla prestada para echarle un vistazo?-

Kirika asintió y le entregó la carta a Eruru.

Eruru comparó una y otra vez el papel y la pantalla, tecleando con rapidez.

-¿Qué estás haciendo?-

Interesado, Hisui miró hacia la pantalla detrás de ella. Rushella y las demás hicieron lo mismo también.

Todos se reunieron alrededor de Eruru.

-Simplemente estoy examinando la escritura. Comparando las muestras de escritura recogidas de diferentes personas con la de esta carta, se pueden recoger pistas hasta cierto grado. Aunque no es suficiente para ser tomado como evidencia y para obtener resultados más precisos, sería mejor pedírselo a un profesional, aun así este método podría servirnos de ayuda hasta cierto punto.-

-Eh… Por favor, deja de jugar a ser policía. ¿Con la escritura de quien la estás comparando? No es como si tuvieras un posible sospechoso de la escuela, ¿no? ¿O tal vez ya tienes alguna corazonada?-

-No fui yo quien descubrió la pista. Fuiste tú, Uno-senpai.-

Hisui y Kirika estaban sorprendidos.

Al mismo tiempo, las manos de Eruru se detuvieron.

-La comparación coincide. Incluso ante los ojos de los aficionados, es inconfundible. Esta es la persona que escribió esta carta de amenaza.-

Eruru señaló la pantalla mientras hablaba.

En lugar de la cara de una persona, había una serie de palabras escritas.

La imagen provenía de la muestra de escritura de alguien y se veía muy similar a la de la carta amenazadora.

-Aunque el estilo es diferente, sí la misma persona escribió, existen muchas similitudes. La muestra que usé viene de la escritura normal de la misma persona. Si fue escrita con malas intenciones… probablemente tendría el estilo de esta carta.-

-Deja los rodeos a un lado. Lo que muestra la pantalla es…-

-La letra de Sera-san. La recogí de las notas que tomó en clases esta mañana. Es virtualmente seguro que la carta amenazante fue escrita por ella.-

Todos se quedaron en silencio.

Las caras de Hisui y Kirika estaban inmóviles mientras Mei parecía incrédula. Flotando por ahí casualmente y sin ningún tipo de preocupación, Touko continuó mostrando una pura e inocente e incluso adorable expresión de desconcierto.

Sólo Rushella negó firmemente los resultados del análisis.

-¡Ya les dije que no puede ser la representante de la clase! ¡Debes estar equivocada! ¡Además, estuvo entrenando junto a mí toda la mañana!-

-Nunca dije que la culpable fuera la Sera-san que estaba entrenando contigo.-

-¿¡Ha!? ¿¡Qué tonterías sin sentido estás diciendo!?-

Eruru no se molestó con la prepotente indignación de Rushella y volteó la cara hacia Hisui, quien estaba detrás de ella.

-Ya que la viste por ti mismo, seguramente ya debes tener alguna idea, ¿no? ¿O reconociste a la persona equivocada en ese momento, o fue alguien con un elaborado disfraz?-

-…Probablemente no. Senpai y yo definitivamente vimos a la Representante de la clase por nosotros mismos. Y del mismo modo, a la Representante que entrenaba con Rushella también.-

-¡Incomprensible! ¿De qué basura están hablando todos ustedes?-

-¡Espera, Kujou-kun, podría ser que lo que vimos sea…!-

Kirika exclamó con sorpresa.

Hisui asintió y dio la respuesta.

-Doppelganger, estoy bastante seguro de ello.-

Ese famoso críptico… No, en todo caso, el término “fenómeno” sería más apto. Todos los presentes habían oído hablar de él antes.

Un doppelganger es un alter ego idéntico en apariencia a la persona original.

La misma persona apareciendo en diferentes lugares al mismo tiempo.

La coartada proporcionada por Rushella, Hisui y Kirika como testigos presenciales, la carta amenazadora, la personalidad de Reina… Este fenómeno era la única explicación que podía resolver todos los elementos contradictorios de este incidente.

-Hay varias teorías sobre la relación entre doppelganger y el original. Diciéndolo de una forma simple, no están en buenos términos con los originales. Muerte por el encuentro mutuo, entre la persona represente el bien mientras el otro representa el mal… en cualquier caso, tener dos yo es algo realmente molesto.-

Eruru cerró su computadora y se encogió de hombros.

Parecía que el asunto actual requiere de su participación en la investigación.

-Ahora lo comprendo un poco mejor. En otras palabras, ¿¡el doppelganger dañó la carpa y envió la carta amenazadora a la escuela, mientras que la otra es la misma representante de la clase!?-

-Aunque todavía no está claro cuál puede ser considerada como la persona real… Sí, estás en lo cierto.-

-¿Por qué? ¿¡Por qué el doppelganger haría ese tipo de cosas!?-

-Deberías preguntárselo tu misma. A pesar de ser idénticos en apariencia, sus mentes son de dos personas distintas. Así que, Kariya, ¿ahora qué? ¿Qué haremos?-

Hisui pidió una solución concreta.

Pero Eruru sacudió la cabeza con frialdad.

-Incluso la Sección de Investigaciones Sobrenaturales en sí no tiene una política unificada hacia los doppelganger. En ese sentido, son aún más problemáticos de tratar que los vampiros. A demás, aún hay muchos misterios relacionados con los doppelganger como de donde vienen y los detalles precisos de este fenómeno. Las teorías transmitidas desde la antigüedad tienen un gran número de variaciones. El término “doppelganger” es sólo un paraguas para una gran variedad de fenómenos similares que involucran al ‘Otro Yo’. Por lo tanto, los casos deben ser abordados individualmente y manejados con practicidad.-

-Ni esto ni aquello, así que ¿qué demonios haremos? ¿Lo único que podemos hacer es esperar a que el doppelganger de la representante de la clase vuelva a hacer cosas malas?-

Mei se quejó y expresó su opinión.

Del mismo modo que nadie pudiese responderle, una risa de burla se escuchó de la puerta trasera de la sala de clase.

-Tsk, los aficionados no hacen más que rendirse, ¿verdad?-

Todo el mundo miró hacia atrás.

Era Rangetsu.

Apoyada en la puerta, con los brazos cruzados, estaba burlándose.

-Lo he oído todo. Básicamente, esto es de lo que es capaz ese supuesto ‘Club de Investigación de lo Sobrenatural’… Ese es el nombre, ¿no? Puedo entender su deseo de querer copiarnos, ¿pero no saben lo molesto que es cuando se meten en algo sin tener ni idea de lo que están haciendo?-

Las palabras de Rangetsu no ocultaban su hostilidad en lo absoluto.

Todos los miembros del club decidieron ignorarla.

-Hmm, aunque es un enemigo molesto, no podemos sentarnos aquí sin hacer nada. ¡De todos modos, tenemos que dividirnos para atraparla!-

Al oír a Rushella dar las órdenes, los demás miembros aceptaron.

-Así es, tal vez podamos encontrar algo útil durante la búsqueda.-

-No me importa nada en lo absoluto, siempre y cuando tenga la oportunidad de hacer equipo con Hi-kun, ¿de acuerdo?-

-…Después de todo, no tengo intenciones de dejar que suspendan el festival deportivo. Como la vicepresidenta del consejo estudiantil, esto forma parte de mi deber.-

-En cualquier caso, voy a comprobar la base de datos de la Sección de Investigaciones de lo Sobrenatural para buscar casos anteriores.-

[Déjenme ayudar también~]

Cuando Touko levantó la mano para hablar, Rangetsu explotó.

Corriendo con violencia por todo el salón, gritó:

-¡Oigan! ¡No empecéis a ignorar a los demás de esa manera! ¿Acaso alguno de ustedes escuchó lo que dije?-

Los cinco y la fantasma se distanciaron de la enfadada Rangetsu, acurrucados en un círculo discutiendo cómo .

-Oye, esa chica lobo está entrometiéndose de nuevo… dijo que había escuchado nuestra conversación, pero no pude sentir su presencia. Ella es más fantasma que la misma Touko-san.-

-¿Acaso la policía no tiene más trabajo que hacer…?-

-Por el bien de la reputación de la policía, debo aclarar que ella es una excepción especial. Por favor, no juzguen al resto de policías que trabajan seriamente por el bien del país.-

-…Por cierto, ¿No está prohibido el ingreso de extraños a la escuela? ¿No se considera eso como allanamiento ilegal?-

-¿Deberíamos llamar a la policía?… Touko-san, ¿Podrías usar tu telekinesis para marcar un número, sin que ella se dé cuenta?-

[¡Sí, lo intentaré!]

Escuchando las instrucciones de Kirika, Touko enfocó su mente para dar rienda suelta a sus poderes paranormales. En este momento, Rangetsu se abrió paso hasta quedar en medio de ellos.-

-¿¡Qué es lo que pasa con todos ustedes!? Además, ¡YO SOY LA POLICÍA! ¡Mira, incluso aquí tengo mi placa!-

-(Suspiro) ¡Qué demonios!… Kariya, podrías ayudarla a encontrar el camino a la salida, es tu colega, ¿no?-

-Por favor no me compares con ella. Además, ¿por qué estás aquí Oogami-san?-

Eruru le preguntó con disgusto evidente.

Rangetsu respondió igualmente disgustada.

-¿Acaso no fue la escuela la que llamó a la policía con respecto a la carta amenazadora? Después de todo, con tantas criaturas sobrenaturales en esta escuela, vine por si acaso. Además, hay algo de lo que debo informarles a todos ustedes.-

-¿Informarnos…? ¿Qué es?-

Rangetsu ignoró la pregunta de Eruru y cogió la carta de su escritorio.

Ella la acercó a su cara y la olió, luego mostró una expresión de certeza.

-Lo sabía.-

-¿Pudiste oler algo?-

-Esa palabrería suya me molesta. Bueno, como sea, con eso estoy segura. La verdadera identidad del doppelganger del que hablaban, ¿Debería revelárselas?-

-¿Está relacionado con los artículos confiscados que han estado desapareciendo últimamente?-

Hisui se dio cuenta de lo que estaba a punto de decir y habló antes de que lo hiciera.

A pesar de que era sólo una corazonada a medias, Rangetsu estaba completamente sacudida por su respuesta. La corazonada de Hisui aparentemente había dado justo en el blanco.

-¿Co-Cómo lo supiste…?-

-Oh, tú viniste aquella vez para hablar sobre esto, así que me preguntaba si esta vez estaría relacionado también.-

-¿Qué? ¿Pudiste averiguar de dónde venía esa sustancia extraña?-

Al parecer, comprendiendo vagamente la situación, Eruru preguntó calmada.

Todo el mundo tenía una mirada que parecía decir “Dejen de hablar en clave y cuéntennos lo que sucede.”

Fulminada con la mirada por seis pares de ojos, Rangetsu confesó a regañadientes.

-…Es tal y como lo adivinaste. El efecto de la droga confiscada era el de producir artificialmente el fenómeno doppelganger. Sin necesidad de que alguien la beba, sólo hace falta que alguien aspire el gas para causar el efecto. Es demasiado volátil y se evapora muy fácilmente, lo que es un gran inconveniente.-

-Espera, ¿dijiste que producía artificialmente el fenómeno doppelganger…?-

-Sí. Eso dije, hay todo tipo de explicaciones extrañas para el fenómeno doppelganger. Por ejemplo, clones, separación espíritu-cuerpo, otros Yo de diferentes líneas de tiempo, ilusiones causadas por daño cerebral.-

En última instancia, este doppelganger es sólo otra teoría.

-No necesito que escribas un manual, ¿de acuerdo?… Después de inhalar la droga, ¿Qué le sucede a la persona?-

-Parte del alma de la persona que deja el cuerpo, produciendo el doppelganger. Un “doppelganger” está compuesto por la sustancia espiritual llamada ectoplasma, exhibiendo rasgos fantasmales y humanos. Pueden interferir con objetos sólidos hasta cierto punto, en ocasiones desaparecen como fantasmas… un típico doppelganger.-

-Los del tipo típico son realmente molestos. Entonces, ¿Cuál es la personalidad del doppelganger producido?-

-Normalmente, todo el mundo suprime una personalidad negativa en su subconsciente, en otras palabras, todos esconden su lado feo. Esa personalidad se materializa y se separa del cuerpo principal.-

-¿¡Eso quiere decir que mientras más adecuadamente se comporte alguien, más maligno será su doppelganger…!?-

Con esto, las acciones del doppelganger de Reina podría ser fácilmente ser entendidas.

Como era de esperarse… ella realmente no quería hacer el tramo final de la carrera de relevos.

Pero por ser de buen corazón y estrictamente adherida a las normas, Reina escondió esos sentimientos en el fondo de su corazón.

Entonces, su otro yo, el que se separó de ella, actuó conforme a sus verdaderos deseos.

-… ¿Cuánto tiempo dura el efecto de la droga?-

-No existe un límite de tiempo en particular. Pero el cuerpo original se debilitara poco a poco y morirá. El límite es de aproximadamente una semana. Una vez el cuerpo principal se ha ido, al final el doppelganger también termina desapareciendo. Si no se quiere morir, hay que encontrar al doppelganger lo antes posible para que así puedan fusionarse en uno solo nuevamente. Pero el problema radica en el mal comportamiento del clon, ¿qué tipo de problemas podrían surgir?-

-…-

Hisui frunció el ceño y miró hacia el cielo.

Aunque no hasta el punto de ser absolutamente maligno… Las acciones del doppelganger de Reina ya habían cruzado la delgada línea de la actividad criminal. Incluso si la Sección de Investigaciones

Sobrenaturales se diera cuenta de la verdad del asunto, si los crímenes salieran a la luz, el cuerpo principal -la misma Reina- probablemente sería castigada.

Además…

-Aún no han encontrado el artículo perdido, ¿cierto?-

-Estamos dedicando nuestros mejores esfuerzos en la búsqueda. Si bien la cantidad de la droga es poca, probablemente sería lo suficientemente para crear un cierto número de doppelganger. Para prevenir más crímenes, haremos todo lo posible para investigar… De hecho, la falta de claridad en el tema en nuestras manos es el del incidente en la escuela. Así que como dije antes, ustedes no tienen por qué interferir.-

-Tienes razón… Pero la mano de obra de su lado es limitada, ¿verdad? Estamos dispuestos a ayudarte, ¿sabes?-

-¡Así es! ¡Déjanos, el Club de Investigación de lo Sobrenatural te ayudará bajo mis órdenes!-

Rushella avanzó con una gran resolución.

Pero Rangetsu se burló.

-Aún no he caído tan bajo como para buscar la ayuda de un vampiro. Vamos a terminar los juegos de aficionados aquí. ¿Por qué no te das prisa para ir a casa y te acuestas en tu ataúd?

-¿Qué dijiste?-

Lanzándose insultos mutuamente, Rushella y Rangetsu comenzaron una disputa.

Hisui intervino frenéticamente para prevenir el estallido de la batalla.

-¿¡Qué estás haciendo!? ¡Déjame censurarte personalmente, puta ignorante…!-

-Deténganse ahora mismo, ninguno de nosotros es un adulto todavía. Bueno, aunque no sé la edad que tienes en realidad.

-¿¡Por qué hablas así!? ¡Puedo manejar mis propios asuntos escolares por mi cuenta…!-

-Bien dicho… creo que si estás tratando de buscar dentro de la escuela, ¿no sería más conveniente dejar que los estudiantes se encarguen de eso?-

Hisui miró fríamente a Rangetsu.

-¿Q-Qué? A-Aunque no esté familiarizada con el interior de la escuela…-

Hisui ignoró deliberadamente la apertura mostrada por Rangetsu y les guiñó un ojo en secreto a los otros miembros del club.

La primera en ver el guiño en la mirada de Hisui fue Mei.

-Eso es tan cierto~ la policía tratando de interferir en la escuela tomaría mucho trabajo. Si yo fuera un detective, en primer lugar reclutaría colaboradores dentro del lugar.-

-Estoy de acuerdo. Una escuela es esencialmente una sociedad en miniatura. Tomé específicamente la apariencia de un estudiante para trabajar más eficientemente en este lugar… Es verdaderamente lamentable que otra persona de la Sección de Investigaciones Sobrenaturales no entienda este principio. Oh, bueno, cada quien con lo suyo, a pesar de que sea difícil para mí estar de acuerdo.-

Eruru se encogió de hombros como si estuviera preocupada por su colega.

-Uh, no dije eso… No es como si no buscara ayuda…-

Rangetsu empezó a hablar en voz baja.

Naturalmente, todo el mundo la oyó, pero nadie respondió.

-Hablando lógicamente, desde mi posición como miembro del consejo estudiantil, tengo más intenciones de ayudar que el Club de Investigación de lo sobrenatural… Pero no se puede hacer nada. Después de todo, soy la representante de los estudiantes, ayudar a resolver problemas de la escuela es natural e incluso buscar ayuda de la policía no sería extraño para mí… ya que nos encontramos un obstáculo, no se puede hacer nada al respecto.

Kirika sobre expresó su postura de respetar las intenciones de Rangetsu.

Al oír su impecable voz, el rostro de Rangetsu comenzó a sudar incómodo.

-No, umm… No es como si… hubiera muchos obstáculos… Ah, hay algo llamado responsabilidad ciudadana, ¿Verdad?…-

[Soy un fantasma y podría investigar diferentes lugares sin tener que preocuparme por el peligro. Pero como soy un estorbo, lo olvidaré. Aunque un fantasma podría resultar tan útil…]

Touko habló con desamparo.

De hecho, ella no tenía miedo de las tareas peligrosas.

Debido a que ella ya había muerto.

-…No, umm… S-Si todos ustedes quieren ayudar tanto… ¿También está bien? ¿Podría considerarse como experiencia práctica? Lo que quiero decir es, ¿sigan adelante e inténtenlo? Cierto, todo es sobre la experiencia…-

A la mitad de su monologo, Rangetsu se encontró a si misma siendo observada por unas frías miradas.

Tosió, aclaró su garganta, y agachó la cabeza.

-……… Ayúdenme por favor.-

-Llegados a este punto, ¿De qué estás hablando?-

-¡Completamente lamentable! Después de haber dicho todas esas cosas antes.-

-¿No te da vergüenza?-

-La vergüenza del cuerpo de policía.-

-Yo no quiero ser así cuando crezca.-

[Si estuviera en su lugar, ya habría muerto de vergüenza. Oh bueno, ya estoy muerta, como sea.]

Con Touko sumándole un poco de humor negro, Rangetsu empezó a gritar, casi a punto de llorar.

-¿¡Por qué todo el mundo conspira en mí contra? ¡Si ya os lo pedí a todos!-

-Entonces muéstranos algo de sinceridad.-

-Sinceridad… ¿Qué quieres decir con eso?-

-Saca la mano.-

-… ¿?-

A pesar de sentirse perpleja, Rangetsu le mostro su palma a Hisui.

Entonces una moneda cayó en su mano.

-… ¿Cuál es el significado de esto?-

-Tráeme algo de beber.-

-¿Por qué me tratas como a una recadera?-

Rangetsu arrojó airadamente la moneda al suelo.

Su furia no sorprendió a nadie.

-Ah, ¡qué demonios! ¿Qué tiene de malo pedirte que me compres una bebida?-

-¡No me trates como a una tonta! ¿¡No puedes ir a comprarla tú mismo!?-

-No, es solo que creí que lo harías súper rápido.-

-Bueno, correr 100 metros en nueve segundos es completamente posible… ¡Hey! ¡Aún sigues tratándome como a una mandadera!-

Rangetsu aulló tan enfurecida que sus hombros temblaron.

Hisui cogió la moneda con impaciencia.

-Está bien, voy yo mismo. Oh, ¿Alguien más quiere algo? Lo haré siempre y cuando me coja de camino.-

Al oír su sugerencia altruista, Rushella dio un paso adelante.

-Espera, Hisui. Sería mejor si yo fuera a comprar bebidas para todos. Como alguien de clase alta, es necesario que demuestre generosidad de vez en cuando. ¡Permítanme servirles como modelo para mostrar la diferencia entre mi raza y la de esos hombres lobo!-

Riendo, Rushella no hizo ningún esfuerzo para ocultar la burla en su tono de voz.

Rangetsu rechinó los dientes en respuesta a Rushella fingiendo no mirarla.

-Espera. Iré a comprar las bebidas, no hables como si todo el mundo te debiera. ¿Por qué no puedo ir en tu lugar? Ya que aún es de día, sigo siendo la más fuerte hasta que anochezca ¿no? A diferencia de cierta huesuda marimacho.-

Mei le lanzó a Rangetsu una mirada fulminante y dio un paso hacia adelante.

Orgullosa, hinchó sus generosos pechos, haciendo que la ira de Rangetsu alcanzara nuevas alturas.

-Un momento, lo que se requiere en esta situación no es la fuerza sino la riqueza. No tengo ningún deseo de hacer que la fuerza policial o incluso todos los funcionarios públicos sufran el desprecio por la culpa de una tacaña. Permítanme traerles bebidas a todos.-

Eruru sacó un abultado monedero que parecía estar lleno con dinero en efectivo y se adelantó.

Ni siquiera miró a Rangetsu.

-Espera, no importa cuánto dinero tengas, Con mi orgullo como Senpai, ¿cómo podría permitirle a una kouhai comprar las bebidas para mí? Déjame ir en tu lugar. Oh bien, Aunque sí existen miembros inútiles de la sociedad entre quienes son mayores.-

Kirika miró a Rangetsu sin piedad, mientras que daba un paso adelante.

[No, no, hablando de edad, yo debería ser la mayor, ¿no? ¡Déjenle a la hermana mayor encargarse de esto! ¡Usando mis poderes paranormales, podría simplemente sacudir la máquina expendedora sin gastar dinero! A pesar de cómo me veo, por lo menos soy mejor que alguien que no contribuye en nada, desperdiciando los recursos del planeta ¿no?]

Touko señaló a Rangetsu, haciendo una fuerte declaración.

Por último, Rangetsu explotó, incapaz de tolerar más.

-… ¡Eso es ir demasiado lejos! ¡Bien, bien, iré a comprar las malditas latas de jugo!-

Al final, los seis miembros del grupo de Hisui se acercaron en conjunto a Rangetsu y hablaron al unísono:

-Ve, por favor.-

-Maldita sea, ¡qué demonios!-

Rangetsu arrojó las sandalias para huéspedes en el suelo e incluso las pisoteó.

Su furia parecía haberle quemado un fusible, ella probablemente ya no tenía claro lo que estaba haciendo.

Cuando Rangetsu corrió por el pasillo, adoptando una pose como la de un atleta, no, era prácticamente como la de una bestia a punto de correr en cuatro patas.

-¡No deben subestimar la velocidad de un hombre lobo! ¡Iré allí en un abrir y cerrar de ojos, trayendo de vuelta las compras más rápido que nadie!-

-Oh, me gustaría un agua mineral.-

-¡Tráeme una leche de fresa!-

-Quiero un refresco~-

-Por favor, tráeme un café, sin leche ni azúcar.-

-Me gustaría un poco de té. Caliente, no frío, por favor.-

[Té por favor~]

Incluso el fantasma, que no bebía té, pidió algo despreocupadamente.

Pero Rangetsu no se dio cuenta. Después de escuchar las órdenes, salió a toda velocidad por el pasillo como un cohete.

Torbellinos se levantaban en los alrededores, haciendo que las chicas trataran de evitar que el viento levantara sus faldas a toda prisa.

Draculea_V04_-_BW05

La súbita carrera estuvo a punto de comprometer la integridad de las tablas del suelo. Finalmente,

Rangetsu desapareció en la esquina del bloque de salones.

-… Bien entonces, con esto terminamos la sesión de hoy. Todo el mundo, por favor salga antes de que esa persona regrese. No dejen que los descubra. Ahora que la Sección de Investigaciones Sobrenaturales se ha puesto en marcha, la presencia de la persona es irrelevante.-

-¿Eres un demonio?-

Hisui sintió que Eruru había ido un poco lejos, pero ella ignoró su comentario.

-Esto le enseñará una lección. Después de todo, ella regresará. Permitiéndome informarles a todos los detalles del doppelganger una vez que recopile toda la información. También podría ser necesario el uso de tácticas, así que todo el mundo, por favor, coordínense para cuando el momento llegue.-

-Está bien.-

A continuación, el grupo se dispersó.

Aproximadamente un minuto más tarde, Rangetsu regreso al salón desierto. Naturalmente, las bebidas recién compradas se convirtieron en sacrificios para ventilar su ira.

-Mierda, olvidé hacer las compras…-

Esa noche, Hisui comenzó a preocuparse mientras estaba de pie delante de la nevera.

A pesar de que ya había cenado con Rushella, los ingredientes restantes en la nevera no eran suficientes para hacer el almuerzo para mañana.

Para el propio Hisui, comer en la cafetería o comprar algo de la tienda estaría bien, pero últimamente, debido a Rushella, había estado preparando cajas de almuerzo para los dos.

-Por lo tanto, las bebidas también están por acabarse pronto… debo comprar más.-

-¡Sí, ve por ellas!-

-Sí, estoy planeando ir… ¿Qué hay de ti?-

-¡Estoy muy ocupada!-

Tumbada en el sofá de la sala de estar, Rushella estaba viendo un show de variedades muy interesada.

Normalmente, cuando Hisui salía, ella siempre lo acompañaba. Pero al parecer, esta vez estaba priorizando su entretenimiento. En este caso, ¡la televisión delante de ella era lo más importante!

-… Oh, bueno, será menos doloroso para mí.-

-¡Ah, también quiero ir a la escuela mañana temprano! ¡La representante de la clase ya accedió a hacerlo! ¡No podemos ser perezosos con los entrenamientos para la carrera de relevos!-

-Oh… Claro, está bien. Entonces vete temprano a la cama, ¿de acuerdo? Ve a dormir después de que el espectaculo haya terminado, ¿entendido?-

-¡Sí!-

Un vampiro que dormía y se levantaba temprano a diferencia de una criatura nocturna… Definitivamente se trata de una especie en peligro, pero probablemente era más saludable.

Por lo tanto, Hisui se puso unos pantalones, una chaqueta y salió de la casa solo.

Bañado por el frío aire de otoño, Hisui se dirigió hacia un supermercado cercano abierto las veinticuatro horas.

Como no quería pasar tiempo innecesario haciendo las compras, fue directamente a comprar los ingredientes que necesitaba para mañana y algunos productos de uso diario que se habían acabado.

Después de comprar estas cosas y salir de la tienda, se encontró con alguien inesperado.

-Eh, ¿Kujou-kun?-

-Oh, eres tú, Representante de la clase…-

Reina tenía puesto el uniforme, de pie frente las puertas automáticas.

-¿Vas a clases intensivas? Es muy tarde, debe ser algo difícil.-

-¿No es lo mismo para ti, Kujou-kun…? ¿Haciendo las compras tan tarde?-

-La princesa quiere que le prepare el almuerzo, así que no puedo oponerme a sus deseos reales.-

Hisui sonrió irónicamente. Naturalmente, ambos caminaron uno al lado del otro.

-Ah~~ Gracias por lo de esta mañana, tomarte el trabajo de acompañar a esa chica.-

…. Oh, no te preocupes, no fue nada.-

-Ella no está muy acostumbrada a los eventos de trabajo en equipo. Si sólo mejorara un poco en eso.-

-… Va a estar bien… ¿Tal vez? Parece que se está acostumbrando…-

-Eso espero. Oh representante, hay algo que quiero preguntarte.-

-¿Qué?-

-¿Estás realmente de acuerdo… con la carrera de relevos?-

Aunque Hisui estaba inseguro sobre si debería mencionar algo del pasado, le preguntó en voz baja.

Tal vez se preocupaba demasiado.

O tal vez a la misma a Reina no le importaba.

En cualquier caso, decidió preguntarle.

Debido a la carta amenazadora del doppelganger y el incidente con la tienda, Hisui sintió que las razones estaban relacionadas con eso, no podía evitar creer eso.

-No hay problema… sólo correré al final. Sólo es un poco de presión, eso es todo.-

-¿Un poco…?-

A pesar de sentirse culpable, Hisui decidió cavar hasta el fondo del asunto.

Estas palabras mostraron un poco de abatimiento en el rostro de Reina.

-Si no estás realmente dispuesta… Rushella gustosamente cambiaría contigo, ¿sabes?-

-… Está bien. La reticencia no puede ser considera como una excusa.-

-…-

-Participé cuando estaba en la secundaria… participé en una carrera de relevos haciendo el tramo final.-

Debido a que mis records en el club eran los mejores… me asignaron esa posición.

Con la cabeza gacha, Reina relató lentamente su pasado.

Hisui interpretó en silencio el papel de un fiel oyente.

-Pero… cometí un error al recibir el bastón, dejándolo caer. Además, incluso me caí… Y acabé terminando en último lugar.-

-…-

-El compañero anterior a mi estaba culpándose a sí misma. Pero yo claramente sabía en mi mente que era mi culpa. Dejé caer el bastón.-

-En este tipo de problemas no puedes culpar a un solo lado, ¿no? Aunque como aficionado, no estoy muy calificado para hacer ese tipo comentarios.-

Incluso sabiendo que las palabras de consuelo serian inútiles, Hisui no sabía que más hacer.

Reina debió haber escuchado cientos de veces. Ella era perfectamente capaz de confortarse a sí misma también.

-…Tal vez. Aun si fuera el primer lugar o el último, no me importaría… Después de todo, mi amor por el atletismo se terminó en la secundaria. Mis padres lo exigían así. Creían que el atletismo y otros deportes no podían durar para toda la vida, así que para entrar en una buena universidad, los tres años de secundaria debía pasarlos estudiando duro y preparándome… así que está bien. Ya me deshice de mi equipo deportivo… Así es mucho mejor, puedo concentrarme más en mis estudios.-

-… Pero ahora que harás el tramo final en la carrera de relevos, tienes que estar en la pista de nuevo.-

-Después de todo, todos participarán… No se puede evitar. Esta vez, no cometeré el mismo error…-

La voz de Reina se volvió más y más silenciosa, y, finalmente, no podía oírse.

El trauma mental sobre algo trivial en su pasado se había convertido para ella en unas pesadas cadenas.

No habiendo participado nunca en las actividades de ningún club, Hisui probablemente no podía entender su agonía, pero para ella debe ser una herida imborrable.

-Incluso en la secundaria, no puedes enterrarte por completo a ti misma en el estudio y hacer caso omiso de todo lo demás. Ah, pero ya has estado trabajando muy duro en tus estudios, ¿no? Aún usas tu uniforme tan tarde en la noche, incluso entraste a clases intensivas, ¿cierto? ¿Creo que había uno nuevo por aquí cerca?

-Sí, así es…-

-Si te quedas hasta tan tarde, no serás capaz de levantarse mañana, ¿sabes? Practicar básquetbol con Rushella mañana debe ser duro para ti. ¿Serás capaz de levantarte?-

-No hay problema. Me iré a la cama tan pronto como llegue a casa.-

-¿En serio?-

Hisui dejó de caminar.

Sin darse cuenta, habían llegado a un callejón desierto.

Había muy poca gente en las calles. Esto fue algo natural, sin tener alguna intención.

Pero la suerte favorecía a Hisui.

Él no quería que nadie escuchara la siguiente parte de la conversación.

-Así que… ¿Quién demonios eres tú realmente?-

La atmósfera cambió rápidamente.

Reina desvió la mirada y dio unos pasos hacia atrás.

-¿De qué estás hablando?… Soy yo…-

-Tú eres Sera Reina, la representante de la clase. Bueno, eso es cierto, en efecto, porque las dos son reales, la persona real. Sin embargo, aunque la verdadera representante de la clase también podría ir a clases intensivas tan tarde, por desgracia, no hay ninguna escuela por aquí cerca. Lo hice a propósito.-

Además, estas entrenando con Rushella para la carrera de relevos. Lo que quiere decir que no comparten sus recuerdos después de separarse. Eso fue algo fácil de discernir.

-Así que ya sospechabas de mí…-

Reina… su doppelganger inclinó la cabeza y sonrió.

La sonrisa en sus labios la hacía parecer una persona completamente diferente.

La chica formada a partir del lado oscuro en el corazón de Reina, Aunque su apariencia sea idéntica, no eran exactamente iguales.

-¿Cuándo te diste cuenta…?-

-Como ya sabía de la existencia de un doppelganger, ¿Cómo podría saber tan fácilmente sin confirmar con cuál me encontraría? Por lo tanto fui escéptico desde el principio. Tan pronto como te escuché hablar de deshacerte de tu equipo deportivo, decidí poner una trampa. Durante la práctica matutina, la Representante de la clase incluso estaba usando tacos. Los que no podrían haber sido comprado para un simple festival deportivo, ¿verdad?

-… Ya veo. Pero estaba diciendo la verdad. Mi otro yo siempre se ha sentido mal por la carrera. Renunciar al atletismo debido a sus padres, obligada a hacerse cargo del tramo final, todo eso era verdad. Si rechazas todo esto, también estarías rechazándola a ella, ¿lo sabias?-

-¿Rechazar? Nunca diría tal cosa.-

Hisui preguntó perplejo.

Él nunca tuvo la intención de tratar a esta persona como enemigo.

Él nunca podría hacer eso.

Después de todo, era la maravillosa representante de clase que cuidó a Rushella.

-En realidad, no estoy muy interesado en tu deseo de suspender el festival deportivo. Aunque no quiero hacer de esto algo problemático, no quiero que la inocente Representante se vea envuelta en esto tampoco… Honestamente, no estoy interesado en el festival deportivo y no me importan los relevos. Si las cosas terminan pacíficamente, preferiría que cancelaran el festival deportivo. Después de todo, tampoco tengo padres que puedan venir a verlo.-

Por un instante, los ojos de Hisui estaban llenos de nostalgia.

De hecho, para empezar, él no tenía ningún interés en participar en algo así como un festival deportivo. No tenía sentido para él hacer ese tipo de esfuerzo. Después de todo, nadie vendría a verlo.

-…-

-Si realmente eres el lado oscuro de la representante de la clase, entonces sería algo bueno. Si quitas la capa de piel, ¿no son todos los seres humanos iguales? Sin embargo, sería demasiado difícil de llevarse bien con los demás, por eso todo el mundo lleva consigo una capa de conciencia moral y racionalidad como ropa exterior para obligarse. De hecho, tiene que ser doloroso para ti ser así ¿cierto? Entonces date prisa y vete a casa, regresa al cuerpo original. Compleméntense entre sí y lleguen a un buen acuerdo.-

-¡No hables como si lo supieras todo!-

-No lo sé todo. Esa es la razón por la que ustedes dos deberían sentarse a hablar. Después de todo, son la misma persona, ¿verdad?-

Hisui aún actuaba igual que siempre.

Porque estaba hablándole a Reina.

Frente a este ser que podría ser considerado un monstruo. Al ver su actitud, la otra Reina no pudo evitar sonreír irónicamente.

-Eres una persona realmente interesante.-

-La gente me dice eso de vez en cuando.-

-Así que… debe ser por eso que te las arreglaste para atraerme tanto.-

-¿Eh?-

-Nací no sólo por el trauma mental. Seguramente debe ser por ti. Porque te sientas a mi lado en clase, pero siempre estás tan feliz junto con Draculea-san. Porque siempre estás actuando como un tonto, poco dispuesto a mostrar lo que está dentro de tu corazón, siempre fingiendo no ver nada.-

-…-

En el momento en que se dio cuenta, Reina siempre estaba cerca de él.

El doppelganger con exactamente el mismo aspecto que ella.

No, ella era Reina y Reina era ella.

Sus labios se acercaron.

Por reflejo, Hisui evadió con su rostro.

Con una mirada triste, la chica preguntó:

-¿Qué clase de persona es el verdadero tú?-

Un agrio olor llegó a la nariz de Hisui.

Sólo entonces Hisui se dio cuenta de que Reina sostenía una pequeña botella en la mano.

La tapa, que ya estaba abierta, dejaba escapar el gas invadiendo así su cuerpo a través de su nariz.

-¡Tú…!-

-La próxima vez… me gustaría ver al verdadero tú.-

Perdiendo la conciencia, Hisui tenía dificultades para permanecer de pie.

Hisui se desplomó en el suelo y sólo pudo mirar como Reina se marchaba.

Después de desmayarse durante un corto tiempo, por fin se puso de pie y tambaleó en su camino de regreso a casa.

Tenía una extraña sensación.

Igual a un agujero abierto en su pecho.

Pero él no podía entenderlo.

La blanca niebla lentamente tomaba una forma humanoide, detrás de él. Hisui no se dio cuenta.

Caminando en direcciones opuestas, las dos figuras separadas. Después de eso, el recién nacido “Él” se fue a quién sabe dónde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s