Capitulo 2 – Receta de Bruja


-¡Que tardado! ¿¡Qué diablos estabas haciendo!?-

…Aunque él había anticipado esto, tan pronto como puso un pie dentro de su casa, se encontró con Rushella sermoneándolo.

Parada en la entrada con sus brazos cruzados, lo hacía parecer como si fuera la firme puerta de un Dios. Ninguna respuesta, ninguna recibimiento — esta era la clase de aura que era desprendida por Rushella.

-Hmm… Solo tenía un asunto menor que hacer.-

-¡¿Por qué no corriste detrás de mí? Dios sepa cuantas veces me detuve o mire hacia atrás, pero no pude mirar ni un rastro de tu sombra!-

-…Que. ¿No eres tú la que salió huyendo? ¿Y resulta que querías que fuera detrás de ti?-

La pregunta de Hisui provocó que el rostro de Rushella se pusiera color escarlata.

-¡C-Cállate, tu estas obligado a permanecer a mi lado en todo momento! ¡Es obvio!-

-…Que molesta.-

Murmuró Hisui al tiempo que se desprendía de sus zapatos y entraba en la casa.

Bajando su mochila, planeaba dirigirse a su habitación directamente cuando Rushella lo sujeto de la muñeca.

-¿…Que?-

-¿Qué le pasó a tu muñeca?-

La muñeca derecha de Hisui estaba envuelta en vendas medicas color negro. Podría causar problemas si los demás vieran el rasguño del gato negro, así que las había comprado camino a casa para cubrir las cosas.

Al principio había tenido la intención de usar un protector para muñeca más deportivo y a la moda, pero la herida era demasiado grande como para ser cubierta por protectores de muñecas ordinarios.

Como resultado Rushella se había dado cuenta.

-Solo una leve torcedura, no es nada-

-En tu cuerpo… Hay olor a sangre.-

Cuestionó Rushella seriamente.

Hisui sabía muy bien que no podía ocultar cosas de esta naturaleza a ella.

En cuanto a cosas relacionadas con la sangre, los vampiros eran más que expertos.

-Un humano mato un gatito, así que yo le di un funeral de una manera más humana.-

-¿De qué se trata? ¡Te prohíbo ocultarme alguna cosa!-

-No estoy ocultando nada. Esta definitivamente no es sangre humana, deberías ser capaz de darte cuenta por ti misma, ¿cierto?-

-…Es verdad. Pero también está el olor a tu sangre.-

-Solo un pequeño rasguño al momento de girar mi brazo derecho. No es nada.-

El gato muerto y el círculo mágico, así como el instante de resurrección y el conjuro del hechizo – simplemente el explicar todas las cosas seria suficientemente problemático. Informarle a Rushella sería igual a decir adiós a la paz y la quietud. En el peor de los casos, ella podría incluso llevarlo de regreso a la escuela.

-…Bueno como sea. Tengo algo que preguntarte.-

-¿Que?-

-También tienes el olor de otra mujer en ti… Diferente de el de esa “falsa”… Es de esa mujer llamada Eruru.-

Rushella acercó su rostro al pecho de Hisui, levanto la vista hacia sus ojos y preguntó.

-¿…Que ocurre con tu sentido especial del olfato? Estoy bastante relacionado con vampiros gracias a circunstancias más allá de mi control, pero esta es la primera vez que escucho de este tipo de habilidad ¿?-

-Se lo que se. ¿Entonces estuviste con esa mujer?-

-……Si.-

No era como que hubiera hecho algo impropio.

Por otra parte, no tenía obligación de reportarle a esta arrogante vampiro toda persona con que hubiera estado.

No obstante, por alguna extraña razón — Hisui no podía mirarla directamente a sus ojos color carmesí que estaban fijados sobre él.

-¡La última ocasión, los dos también fueron al hospital juntos, ¿cierto!?-

-Solo para una simple revisión. Por otra parte, ya que tú eres la que chupa mi sangre cada día, ¿no podrías mostrar un poco de consideración por mi salud?-

-¡¿Qué es tan bueno de esa mujer? Tan enana y diminuta, casi como una chiquilla!-

-…Desde que te conocí a ti y a Sudou. Me he dado cuenta de que la figura de una mujer ocupa solo una fracción extremadamente pequeña en el encanto de una mujer.-

Exclamó Hisui con sentimientos sinceros.

Esta era su experiencia personal.

-¿¡Que quieres decir con eso!? ¿¡Piensas que no me daría cuenta de la verdadera identidad de esa mujer!?-

La verdadera naturaleza de Eruru — una media-vampiro, era algo que Hisui aún no le había dicho a Rushella.

No había obligación de revelarlo. Eso contaba como una de las razones. Pero más importante, Eruru odiaba demasiado sus orígenes, no era adecuado revelar como si nada su secreto.

Según Eruru, los únicos al tanto de esto eran los altos mandos de la Sección de Investigaciones Sobrenaturales. Al parecer, incluso a Mei se le mantenía oculto. Sin embargo, era posible que sus suspicaces instintos ya se hubieran dado cuenta.

En cuanto a Rushella… Se escuchaba como si ya se había dado cuenta.

Los vampiros nacían con ojos ardientes y pupilas doradas que les permitían diferenciar humanos de existencias ni humanas. Ella debió sentir algo de Eruru quien había heredado la mitad de su sangre de esta misma raza.

-Si a esa mujer Sudou le llamo falsa, esta mujer debe llamarse…-

-No lo digas. Te lo prohíbo. Si lo mencionas, te odiare por eso.-

Dijo Hisui simple e indiferentemente en su característico tono.

Pero la firmeza en sus palabras hizo que Rushella dejara de hablar.

Ella sabía que Hisui era alguien que se convertía casi en otra persona en situaciones críticas, y no debería ser subestimado.

-¡Hmph, en primer lugar no hay tal cosa como el gustarse u odiarse en nuestra relación! ¡Entre una ama y un sirviente, esa clase de sentimientos son innecesarios!-

-Ah, ¿de verdad? Bueno, creo que es verdad que no faltan los sirvientes que les desagradan sus amos.-

-…Tengo hambre. Prepara la cena.-

-Si si.-

Hisui no desobedeció a la descontenta Rushella e inmediatamente se dirigió a la cocina.

Con prácticamente nada de conversación en el comedor, Hisui lavó los platos después de que Rushella se dirigió a darse un baño.

A Rushella le agradaba mucho disfrutar sus baños por largo rato. Mientras la esperaba que terminara, Hisui salió a recoger la ropa tendida que se había secado, y comenzó a plancharla.

A mitad de sus labores, Hisui deshizo los vendajes para examinar el rasguño del gato.

Lo que al principio era un corte claro ahora era una sutil línea rosa. Sin embargo, a causa de su piel clara este era muy visible.

Normalmente, este nivel de herida debería desaparecer después de un momento, pero para Hisui, está ya era una situación bastante inusual.

Este tipo de herida menor debería haberse sanado inmediatamente.

Era la formación del cuerpo de Hisui.

Incluso “besos” que no deberían desaparecer hasta que el vampiro fuese destruido, el cuerpo de Hisui los sanaba instantáneamente. Por alguna extraña razón, la herida frente a él estaba sanando muy lento.

-…¿De verdad fui maldecido?-

Alzando la mirada, Hisui suspiró, ligeramente desconcertado, y continuó planchando.

Levantando una camisa terminó de planchar, asintió con satisfacción. En ese momento, alguien le arrebató la camisa desde atrás.

-¡Si, bien hecho!-

No había necesidad de girar a ver. A juzgar por la voz y la sensación cálida, sabía que era Rushella.

Para ella, las camisas que Hisui usaba debajo de su abrigo de la escuela eran su atuendo diario en casa. Tan pronto como él terminara de planchar, seria arrebatada de sus manos cada día como ahora.

-Hey, ¿¡por qué tienes que usar mis camisas todos los días!? ¡Al menos escoge algo viejo con los colores deslavados, ¿de acuerdo!? ¿¡Porque tienes que seguir arrebatándome las que acabo de planchar!?-

-¡La ropa planchada se siente cómoda! Ponerse algo arrugado, ¿¡que indecoroso debe ser!?-

-¿Por qué tienes que ser tan terca en estas cosas?-

Hisui se giró hacia ella y rápidamente se percató de su error.

Porque Rushella estaba ajustando su prenda.

En otras palabras, hasta este punto, ella había estado envuelta en nada más que una toalla de baño.

Entonces dejando esa toalla de lado, comenzó a vestirse maravillosamente.

Sus voluptuosos pechos y la parte secreta bajo su angosta cintura querían salirse de bajo su camisa que aún estaba por ser abotonada.

-¡¡Mirar está prohibido — !!-

Exagerados puñetazos cayeron sobre el rostro de Hisui como lluvia, arrojándolo al suelo.

-¿¡Que estás haciendo!? ¡Es culpa tuya, por cambiarte de pronto ahí donde estas parada!-

Draculea_V02_-_BW03

Hisui dijo sus objeciones. Intentó levantarse, defender su postura justa — pero no pudo levantarse.

Rushella lo sujetó contra el piso y acercó su rostro.

Su enorme busto, se apretaba cambiando de forma contra el pecho de Hisui, parecía estar pidiendo desesperadamente atención por su tamaño y suave flexibilidad. Combinada con la jabonosa fragancia de una belleza recién salida de la regadera, así como la esencia emanando de su cabello húmedo, los pensamientos de Hisui entraron en un completo caos.

-¿Por qué estas tendida encima de mí?-

Empujar y alejar el encantador cuerpo de Rushella de encima de él no era particularmente difícil.

Aunque estaba seguro de sufrir un contrataque con toda su energía cuando el sol se hubiese puesto, pero aparte de eso…. Por alguna razón que él no entendía, Hisui no podía resistirse.

-…Si alejo mi cuerpo, no vas a dejar de mirar. ¿Pensaste que no te notaria mirándome al salir del baño?-

-Has estado usando nada más que una toalla fuera del baño, y de ropa todo lo que tienes es mi camisa cubriéndote. Me preocupa que puedas pescar un resfriado, eso es todo. Deberías apresurarte y darme las gracias por mis cuidados y preocupación, aún más vastos que el océano.-

-¿Quién sabe si es verdad o no?-

Rushella evadió la mirada de Hisui pero presionó su cuerpo contra él aún más cerca.

Para prevenir que Hisui se escapara, ella enredó sus flexibles y hermosas piernas alrededor de las piernas de Hisui.

-Umm…… ¿no es hora de que me sueltes?-

-El club… ¿Puedes salvarlo?-

-¿Huh?-

Encontrándose con la inesperada conducta suplicante de Rushella, Hisui fue sorprendido por un momento.

Rushella giraba su cabeza hacia los lados mientras permanecía sobre el pecho de Hisui, evitando su mirada.

Con un puchero, continuó.

-Justo como dijo esa arrogante mujer, todas las cosas necesitan hacerse apropiadamente… Si hacemos todo eso, ¿entonces el club puede continuar?-

-……-

¿Por qué ella no puede hacer como que no lo vio y dejar pasar el caso? Odio a esa mujer.-

Murmurando repetidamente para sí misma, Rushella comenzó a trazar círculos sobre el pecho de Hisui con su dedo.

La ansiedad podía sentirse desde los movimientos de las puntas de sus dedos, mientras su uña rasguñaba lo ligeramente de vez en vez.

-¿Por qué estás tan obsesionada? ¿Tanto así quieres conocer tu pasado? Ten por seguro que te ayudare ¿lo sabes? Es cierto que somos varios, pero Sudou tiene sus propios intereses, y Kariya… Tiene que priorizar sus asuntos según la Sección de Investigaciones Sobrenaturales. Basándose en la realidad de tu pasado… Ella podría terminar como tu enemiga.-

-….-

Rushella probablemente entendió en lo profundo de su corazón.

Eruru había tratado de matarla en cierto momento. Aunque estaba limpia de sospechas por ahora, tan pronto como Rushella chupara sangre de otro humano que no fuera Hisui, ese esencial miembro de la Sección de Investigaciones Sobrenaturales seguramente apuntara esa pistola armada con balas de plata hacia ella sin dudarlo.

Buscar en el pasado de Rushella era últimamente solo una parte de su investigación – solamente con el propósito de establecer una adecuada guardia hacia las amenazas del vampiro de clase “Verdadero Ancestro”, Rushella Dahm Draculea.

-…En verdad no me preocupa eso. Sí, quiero recuperar mis recuerdos pero ser impaciente no ayudara. Por otro lado, en primer lugar nunca quise confiar en esas personas.-

-¿Entonces porque quieres un club?-

-No lo he decidido aún… Pero quiero hacerlo.-

-¿Hacer que?-

Rushella se quedó en silencio.

Y enseguida enterró su rostro sobre el pecho de Hisui.

-¿Perdón…. Rushella-san?-

-Las personas que se unen a clubs… Todas se ven muy felices.-

-…¿? Claro, las personas se unen a los clubs por sus intereses. Aunque los clubs de prácticas deportivas pueden ser algo duros… sin embargo…. Eso aun cuenta como una satisfacción en medio de la dificultad.-

-En otras palabras… Ellos están repletos de “juventud”, ¿verdad?-

-¿¡Huh–!?-

El término murmurado por Rushella hizo que los ojos de Hisui se abrieran enormes de la sorpresa. Ese término era claramente la cosa más alejada a asociarse con vampiros.

-¿¡Qué pasa con esa mirada, tu, responde!?-

-No no no… Es solo que nunca espere que dijeras algo como eso tan abiertamente. Lo que paso, ¿fue que fuiste influenciada por los dramas escolares en la televisión?-

-¡Eres molesto, cállate! ¡No dije nada malo! ¡¡Para las personas de tu edad, la “juventud” es indispensable!!-

-Sí, bien, como decirlo…-

Basándose en la definición del diccionario, era básicamente correcto. El sí aplicaba o no en la situación actual, eso era una pregunta abierta.

-¡Que importa de todos modos… Incluso alguien como yo, umm… Le gustaría disfrutar con deleite de este lo que sea de “juventud”!-

-Em, ni siquiera estoy seguro ¿cuántos años tienes? No importa como lo veas, no sería de sorprenderse si resultaras tener más de un centenar de años. Para ti, la juventud probablemente voló lejos como un ave hace mucho tiempo, para nunca volver…-

Hisui estaba tratando de mostrar un poco de imaginación poética, pero descubrió a Rushella viéndolo directamente tan pronto como terminó.

-Ah… Por cierto, tu aun no has…. experimentado la juventud, ¿cierto?-

Mejor dicho, ella no tenía recuerdos de experimentar la juventud.

Quizás de hecho su edad era de un centenar, o tal vez incluso antigua que eso.

Pero para Rushella que no tenía recuerdos, el presente era todo lo que tenía.

Lo que ella poseía, era el periodo de un mes que había experimentado después de toparse con Hisui, así como la edad mental que encajaba con su apariencia adolescente.

A causa de eso, el ver a otros de su edad agruparse entusiastamente participando en las actividades de club la afectaba a ella especialmente.

Ese pasado que ella una vez había saboreado — como intentando recuperar sus recuerdos, ella deseaba crear sus propias memorias de juventud.

Hisui básicamente entendía sus intenciones, y comenzó a rascarse la cabeza impacientemente.

-Bien bien, entiendo. Hare lo mejor que pueda, ¿de acuerdo?-

-¿¡De verdad!? ¡Si, que obediente!-

Los ojos de Rushella instantáneamente destellaron de alegría.

Mientras ella seguía de buen humor, Hisui decidió hacer la pregunta que había evitado hacer desde que habían quedado en esta posición… O tal vez, desde que había comenzado a vivir con ella.

-Emm…..-

-¿Qué pasa?-

-Hasta ahora, no te he hecho esta pregunta. En verdad aun en este momento no creo que sea muy posible, pero…-

-¿¡Que rayos tratas de decir!? ¡Si tienes una pregunta, dila, deja de tartamudear!-

-…¿Has estado usando ropa interior como debe ser?-

La expresión de Rushella se congeló.

Hisui intentó lo mejor que pudo evitar verla al rostro mientras recordaba todo lo que había ocurrido hasta ahora.

Ya que las camisas que ella usaba como ropa casual dentro de la casa eran blancas,  naturalmente bastante fácil de ver a través de ellas.

No obstante, sin importar con que tanta atención viera, nunca podía observar ni un vistazo de esa difícil de observar y fascinante prenda.

Las únicas imágenes reflejadas en sus ojos eran las voluptuosas curvas de su encantador cuerpo.

Desde el día que comenzó a vivir con ella, Hisui había sido consumido por esta duda en su corazón, podía ser posible…

Más importante aún, cuando ella se había puesto la camisa hacia un momento, había salido del baño envuelta en nada más que una toalla.

Basándose en el sentido común… Ya fuese arriba o abajo, ella no debería estar vistiendo nada.

-…¿Por qué no estas negándomelo? Podría ser que en verdad…-

-¡C-Cállate, que importa eso! ¡¡¿No estás tú medio desnudo cuando sales de tomar un baño? Además, no puedes ver nada mientras estoy usando esta camisa…… Bien, es tu culpa por verme de esa manera, estas equivocado!!-

Replicó Rushella con su rostro enrojecido.

Viendo su reacción ser exactamente como lo esperaba, Hisui entrecerró sus ojos y miro hacia el techo.

-Bien, he escuchado de mujeres que normalmente no usan sostén cuando duermen, así que no hay problema con eso… Mientras lo uses cuando vayas a la escuela o cuando salgas.-

Rushella se estremeció después de escuchar sus palabras y rígidamente giró su rostro para evitar la mirada de Hisui.

-¡No puede ser ¿pasó eso?!-

Sin responder, ella simplemente jugó nerviosamente con sus dedos y entonces miró a Hisui una vez más.

-… ¡No pasa nada!-

-¡¡Que quieres decir con, ´no pasa nada´!! ¿Pasó….? ¿¡Cuantas veces!? ¿¡Cuantas veces fuiste a la escuela sin usar ropa interior!?-

-Lo hecho, hecho esta……-

Raramente, Rushella no replicó ruidosamente sino que, miró hacia el frente en silencio.

-……..Estoy intentando ayudarte en la vida escolar, pero esta es un área en que no te puedo ayudar… Por favor, tienes que poner atención por ti misma.-

-¡¡Que molesto, cállate!!-

Gritó Rushella y levantó su cabeza levantándose del cuerpo de Hisui a punto de golpearlo como era costumbre.

Pero esta acción fue el inicio de la estrategia.

Para Hisui, así era.

La camisa de Rushella — seguía sin abotonarse.

Si ella hubiese mantenido la postura anterior donde estaba fuertemente presionada contra él, seguiría siendo posible ocultar las áreas importantes.

Pero ahora… Habia solamente una camisa colocada sobre sus hombros.

El voluptuoso busto de Rushella estaba al descubierto ante los ojos de Hisui, saltando completamente a la vista.

Gotas de agua de la ducha seguían sobre su cuerpo, fluyendo a través de su perfecta piel blanca, escurriendo a lo largo de los botones de flor de sus pechos, cayendo sobre la frente de Hisui.

-U-Ummm……-

-¡¡ I-Insolente truhan — !!-

Rushella golpeó despiadadamente con ambos puños.

Manchas de color rojo comenzaron a brotar sobre el rostro de Hisui.

-¡E-Espera un minuto…… Ponte tu ropa! ¡Abotónala! ¡¡Se están sacudiendo… Mientras me golpeas, no paran de sacudirse!!-

-¡Que molesto, cállate! ¡¡Tienes prohibido mirar–!!-

-¡¡Estoy hablando de tus……!!-

Mientras los sonidos de los gritos y quejidos resonaban a través de la sala, Rushella ignoraba sus protestas.

Después de eso, sin necesidad de decirlo, ella bebió a su antojo la sangre de Hisui para rehidratarse después del baño.

***

-……Con lo que acaba de pasar, mi vida ahora está en riesgo, ¿se te ocurre alguna manera de ayudar?-

Con una expresión triste, Hisui le pedía ayuda a Kirika mientras ella estaba regando las jardineras. Él en verdad que se veía lamentable.

-¿De qué hablas tan de pronto? ¿Pasó algo?-

-…Nada.-

Temprano por la mañana, Hisui había ido a visitar a Kirika. Con fatiga y agotamiento evidente sobre su rostro,  su andrógino semblante también estaba cubierto de heridas por golpes.

Rushella estaba realmente enfadada ayer, sumado al hecho de que la noche era perfecta para la actividad de los vampiros, su calamidad había durado por un buen rato.

Gracias a la sobrehumana recuperación de Hisui, la mayoría del sangrado interno se había sanado rápidamente, pero el dolor de los moretones aun permanecía en su cuerpo, sin acabar de disiparse.

Si él hubiera dejado que su sangre fuera chupada en la mañana como era costumbre de cada día, definitivamente hubiera sido algo bastante crítico. Por lo tanto, Hisui se había levantado antes que Rushella se despertara — dejando el desayuno con una nota, saliendo de la casa por si solo.

-Senpai sí que vienes temprano. ¿Así lo hace todo el consejo estudiantil?-

-Claro que no, solo yo, nadamas. Y si los demás llegan temprano, es debido a las actividades del club, probablemente. Al venir temprano a la escuela por la mañana, usan la oficina del consejo estudiantil como un área de almacenaje, y desaparecen… Básicamente así lo hacen.-

Kirika continuó regando las jardineras sin pausa mientras hablaba.

Terminando una parte, se movió a la siguiente. Cuando encontraba maleza, las arrancaba con fuerza.

Aunque Hisui no sabía mucho de jardinería, podía decir por las acciones de la vicepresidenta que ella no solo era conocedora de las plantas, sino que también las amaba mucho. Sin importar que sus manos claramente blancas se ensuciaran con tierra, Kirika desempeñaba sus labores de jardinería con completa dedicación.

-Podría ser que, regar las jardineras de la escuela… ¿lo haces sola Senpai?-

-Si. Es bueno para la escuela tener flores creciendo por todos lados, pero los conserjes están demasiado ocupados. Ya que no hay presupuesto para contratar más personal, el cuidado de las plantas ha sido asignado al consejo estudiantil.

-…Bien, ¿por qué estás sola Senpai? ¿No es bastante cansado?-

-Porque nadie más quiere ayudar.-

Exclamó Kirika de mal humor mientras seguía inmersa en su trabajo.

Viéndola así, Hisui recordó el rumor que su compañera de clase, Sera Reina, le había dicho.

Uno Kirika, quien actuaba incluso más diligentemente que la misma presidenta — había sido excluida por los demás miembros del consejo estudiantil. Estaban bastante distanciados.

Mientras Kirika se sumergía en el trabajo del consejo estudiantil con gran fervor, el resto de los miembros del consejo simplemente llevaban a cabo sus deberes con el mínimo esfuerzo, resultando esto en un enorme conflicto agravado.

-Debe ser duro para ti.-

-Esto es mi elección. Por otra parte, solo llegue a esta posición por los votos de los demás, ¿no? Si no quisiera hacer esto, hubiera renunciado desde el principio. Además– –

-¿Además?-

-…No es asunto tuyo.-

Aunque Kirika se rehusó fríamente a responder, Hisui pudo adivinar más o menos cuál era su no mencionada razón.

Este era también un rumor escuchado por Reina.

Esta responsable y talentosa chica que se apegaba estrictamente a las reglas y la disciplina — ella hacia las cosas de esta manera por una razón.

Porque ella amaba la escuela.

Por lo tanto llevaba a cabo las labores del consejo estudiantil más seriamente que ninguno.

Pero por consiguiente, ella era un temible enemigo.

-…¿Entonces? ¿Tienes algún otro asunto?-

-Haha, bien… Sobre el club, podrías tener un poco de clemencia……-

-En vez de hablar conmigo, ¿no deberías ir con un profesor? Después de todo, un consejero de club es esencial.-

-…..Tienes razón.-

-¿Qué clase de club tienen de todos modos?-

-…….El Club de Investigación Oculta, ¿creo?-

Este había sido el resultado después de una noche completa de agonizante análisis.

Después de todo, dado este grupo de nohumanos, ellos básicamente pertenecían a lo oculto.

La vampiro, la humana artificial y la medio-vampiro, sumándose el mismo con la inusual formación corporal que le evitaba convertirse en vampiro.

-¿Qué demonios? ¿De verdad piensas que la escuela aprobara algo tan anticientífico?-

-…Es verdad~-

Él simplemente estaba charlando normalmente, pero terminó ante una completa negación. Aun así, él había  anticipado este resultado.

-Ah… Pero creo que uno existió antes. Solamente un grupo de hobby no oficial.-

-…¿De verdad?-

Los ojos de Hisui destellaron como si hubieran sido golpeados por una repentina inspiración.

Ayer había escuchado de Eruru sobre criaturas sobrenaturales en los alrededores, y había sido testigo del ritual de maldición.

Había un poco de diferencia, pero él sentía que había alguna clase de conexión entre eso.

-Sin embargo, no se los detalles. Leyendas Urbanas… O debería decir, más como extraños rumores en la escuela. Es probable que se trate de una de las Siete Maravillas de nuestra escuela. Resolviendo el misterio de la “Bruja”, El Club de Investigación Oculta… ¿Algo así?-

-¿¡Bruja!?-

Al escucharla repetir el término, Hisui involuntariamente se movió más cerca de Kirika.

Instantáneamente, sus rostros casi se tocaron, ambos podían sentir la respiración del otro.

Entonces una expresión de miedo atravesó momentáneamente a través del rostro de Kirika al tiempo que ella empujaba rápidamente a Hisui.

-…¡No te acerques tanto tan de pronto!-

-Ah… Lo siento.-

Viéndola asustada, Hisui silenciosamente dio un paso atrás. La chica de un año escolar superior que normalmente parecía tan enérgica e intimidante ante los demás, hablaba en este momento con tan docilidad… Tan anticaracterísticamente femenina.

En ese momento, otro rumor que había oído de Reina surgió en su mente.

Ella odiaba demasiado a los chicos, especialmente a los débiles.

-Ese Club de Investigación Oculta… después de todo es simplemente un rumor. Un rumor que data de antes de que la escuela fuese reconstruida.-

-……¿?-

-¿No lo sabias? Nuestra secundaria, antes de que yo ingresara, acababa de pasar por una remodelación y reconstrucción a larga escala. Como resultado, el diseño de los edificios es muy diferente al anterior. Gracias a eso, ya sea esos Siete Maravillas, o el Club de Investigación Oculta, ese tipo de rumores estúpidos básicamente se han acabado.-

-Ya veo… Así que es por eso que nunca escuché de ellos.-

-Si estas interesado, intenta preguntarle a la tutora de tu clase Horie-sensei. Es probable que ella sea la persona más antigua en esta comunidad.-

-De verdad……-

Al parecer la tutora de rostro infantil tenía un lado de si guardado para ella sola.

-¿Algo más que tengas que decir? Aún tengo muchos más deberes de los que debo hacerme cargo. Me gustaría terminar de regar antes de la asamblea de la mañana.-

Diciendo eso, Kirika se dedicó a arrancar las hierbas malas.

Enseguida Hisui se le unió.

-…¿Qué estás haciendo? Por favor no te acerques tanto así tan normalmente, ¿entendido?-

-Te ayudare. Te ensuciaras las manos. Ve, ya están sucias.-

-……-

-No has terminado de regar, ¿verdad? ¿Por qué no lo haces en los demás lugares primero?-

Sin esperar que Kirika respondiera, Hisui se puso de rodillas y comenzó a trabajar.

-Aunque hagas esto…. No te engañes pensando que te deberé un favor, ¿entiendes? No hay nada más que discutir sobre el club.-

-Nunca esperé eso desde el principio.-

Respondió Hisui sin desconcertarse, enfocándose en lo que hacía.

Kirika lo miró por un momento, entonces señaló hacia los vendajes en su muñeca y preguntó:

-….¿Que te pasó ahí?-

-Una herida menor, no es nada.-

-…Cuidado con una infección. Debes lavarte las manos apropiadamente todo el tiempo.-

-De verdad te escuchas como una enfermera escolar.-

Sonrió Hisui mientras decía. Al escuchar eso, Kirika se sonrojó.

Mientras Hisui planeaba continuar con su labor, escuchó catastróficas pisadas.

-¡Por fin te encuentro! ¡¡Como te atreves a escapar de tus labores matutinas, huyendo dejándome sola!!-

-Mierda……-

Girándose, encontró a Rushella sujetando una sombrilla, de pie frente a él.

Corriendo en una rabieta, sujetó a Hisui por detrás, levantándolo de los antebrazos.

-¡Ayer me dejaste, y hoy de nuevo, ¿porque?!-

-Es una larga historia…-

-¡Que molesto, cállate!-

Rushella ignoró los esfuerzos de Hisui por explicar y directamente llevó sus labios hacia su cuello.

Sus deberes matutinos… En otras palabras, la hora de la succión de sangre, estaba siendo llevada a cabo en la escuela.

-¡Hey, espera, considera la situación primero!-

Naturalmente, Rushella no pudo ser detenida, así que sus brillantes labios rojos se presionaron contra el cuello de Hisui.

Entonces ella mostró sus colmillos y se preparó para morder. Hisui abiertamente gritó.

-¡Dije que pares! ¡¡Senpai está mirando!!-

-Mmmm… ¿¡Que estas mirando!?-

-¿¡El culpable haciendo acusaciones primero!?-

Hisui culposamente miró a Kirika… Como era de esperarse, ella lo estaba mirando burlonamente.

-Deberes matutinos eh. ¿Así que ustedes hacen esto todos los días?-

-¡Si! ¡Aunque este tipo siempre grita y se queja, resistiéndose al principio, él siempre se rinde obedientemente al final!-

-¡Deja de usar esa descripción tan fácilmente malentendible… Al final, tú siempre me obligas a la fuerza, ¿no es así?!-

-¡En ese caso, ¿por qué no cierras la puerta? Es un hecho, que esperas a que yo llegue ¿verdad?!-

-Porque si cierro la puerta, es la puerta la que sufrirá las consecuencias… No hay escapatoria.-

Se quejó Hisui en voz baja para que Rushella escuchara, entonces miró de nuevo a Kirika con temor.

El desagrado en su rostro no necesitaba explicación, y su mirada era como si estuviera viendo algo sucio.

-…Ustedes dos de verdad se han encaprichado el uno con el otro. De modo que, al crear el club, ¿se refieren a que quieren hacer este tipo de cosas también en la escuela?-

-Sí, es correcto, yo siempre siento la necesidad de chupar de un momento a otro. Con el aula del club, no necesitare preocuparme con tantas cosas…-

-¡¡¡Idiota……!!!-

La declaración de Rushella estaba revelando su identidad secreta.

Hisui rápidamente le cubrió la boca con sus manos, pero Kirika ya había dejado de ver hacia donde ellos estaban.

-Lo siento, ustedes no tienen derecho ni al presupuesto ni un aula. Si quieren hacerlo, por favor háganlo fuera de la escuela.-

Entonces ella se marchó sin ver atrás.

Hisui resopló rascándose la cabeza.

-Tú de verdad… Viniste y mataste toda esperanza. Al parecer esto ya está decidido… Siento que aunque apliquemos seremos directamente rechazados.-

-Deja de preocuparte.-

-¡Lo que estoy diciendo, es que todo es tu culpa… Hey, porque estas comenzando a chupar! ¡¡Hey, duele, detente……!!-

Los gritos de Hisui resonaron hasta que finalmente, Rushella habiéndose llenado, lo arrojó al suelo.

Sin poder moverse al principio, tuvo que esperar un momento para regresar al aula, presionando una mano contra su cuello. Poco sabía el que, había una figura observando cada uno de sus movimientos desde las sombras.

-Bien~ estudiantes, todos presten atención. Traten de no lastimarse mientras trabajan~-

La tutora de clase Horie Jyuri estaba instruyendo con su relajada y linda voz a los estudiantes para que trabajaran.

La clase de Hisui tenía algo de economía doméstica durante los periodos tres y cuatro, y estaban teniendo una práctica de cocina.

Jyuri era una profesora de historia mundial. Si uno se preguntara porque ella estaba de pie al frente, con el pañuelo alrededor de su cabeza, vistiendo un delantal, era porque la profesora de economía doméstica había caído enferma repentinamente y estaba en casa en cama.

En el aula de economía doméstica que estaba bien equipada, los estudiantes formaban grupos de cuatro o cinco, trabajando en las tareas de cocina asignadas.

Aunque era considerada hora de clase, siempre se sentía como si hubiese demasiada oportunidad de relajarse.

Cada que tenían esta clase, los estudiantes charlaban alegremente mientras laboraban en su cocinado.

La clase de Hisui naturalmente no era la excepción. Sin embargo, ya que los frutos de su labor de hoy servirían como sus almuerzos, todos estaban poniendo un poco más de esfuerzo en el cocinado.

…Todos excepto alguien.

-¡Si, todos están mostrando entusiasmo, muy bien!-

-…¡Hey tú, apúrate y ayuda!-

Al escuchar a Rushella de pie al lado, hablándote altaneramente como una oficial al mando, Mei no pudo evitar reclamarle.

Sabiendo que tales eran inútiles, Hisui simplemente se enfocó en pelar las papas sin decir una palabra. La responsable de la sensatez colectiva de la clase, la representante de clase Sera Reina estaba sin saber qué hacer, su mirada se movía adelante y atrás entre las dos, en un dilema.

-¡Además, tu ni siquiera estas en este grupo, ¿o no?! Los grupos son mezclados por género y en base a su número de estudiantes. ¿¡Por qué sigues aquí!?-

-Alguien alegremente aceptó cambiar lugares conmigo. ¿Hay algún problema?-

-Sí, es claro que usaste tus “ojos místicos”, ¿verdad?-

Hisui miró a un chico cuyos ojos aún seguían vidriosos.

Ese estudiante originalmente estaba en el mismo grupo que Hisui pero terminó siendo atrapado por Rushella y entonces se intercambió a otro directamente.

-De verdad, está bien esto, ¿dejarla hacer lo que se le plazca?-

Mei se acercó a Hisui y habló en voz baja lo suficiente para que no oyeran los demás.

-…Claro que no, pero dejar que esa chica vaya con los otros grupos seria aún más terrible. Ya que Kariya no está en nuestro grupo, si una situación surge, solo tú y yo podemos ayudar a aplacarlo. No dejes que la representante de clase se dé cuenta, cuento contigo.-

-No hay problema. En ese caso, esta es nuestra tarea compartida, ¿eh?-

-De alguna forma siento que caí en alguna especie de trampa. Oh bien como sea. ¿Puedes ayudarme con los vegetales?-

-Claro~-

Hisui terminó de pelar y ambos comenzaron a cortar los vegetales.

Para Hisui que estaba a cargo de la cocina en casa, este tipo de labor era pan comido. Y por la forma en que Mei manejaba el cuchillo de cocina para rebanar los vegetales, ella era claramente habilidosa también.-

-Eh… Vaya sorpresa.-

-Oh vaya, ¿quién crees que soy? Como el modelo más reciente de humana artificial y muñeca para adultos, con el fin de satisfacer los deseos masculinos, ya sea la fórmula para despertar la parte media de tu cuerpo o algún atuendo desnuda simplemente con un delantal, todas son funciones estándar implementadas.

-Uh, lo siento, sinceramente espero que esas funciones permanezcan selladas por siempre.-

-¡Hey ustedes dos por allá, estar tan juntos está prohibido. No platiquen, pónganse a trabajar!-

Rushella se dirigió en medio de los dos.

-Hey, cuidado… tengo un cuchillo aquí……-

Aunque Hisui había advertido, aun así reaccionó un poco tarde.

Empujado con Rushella, su dedo índice fue cortado por el cuchillo de cocina.

-Auch……-

-¿Estas bien, Hi-kun? ¡Hey, tu, pon atención a las cosas!-

Reprendida por Mei, Rushella se hizo hacia atrás con una expresión de culpa.

-Kujou-kun, ¿estás bien? ¿Debería ir a decirle a la profesora y traer una curita para ti?-

La representante de clase que estaba al centro preparando el estofado, se acercó corriendo, enormemente preocupada.

Aunque el dedo de Hisui había sido cortado, dada su formación corporal, no era gran problema.

-Ah… En realidad está bien. En un momento, el mismo se va a….-

Owwww.

Antes de que pudiera terminar, Hisui sintió la punta de su dedo envuelta en húmedos y suaves labios.

Mientras gotas de sangre escapaban de su dedo, Rushella suavemente las chupaba dentro de su boca. Mientras ella sujetaba su muñeca con sus esbeltas manos, no había ni una pequeña mordida sino una succión delicada.

-Hey……-

No chupes sangre en este lugar – era lo que él había querido decir, pero al final, la dejó chupar a su antojo.

Rushella no clavaba sus colmillos como siempre sino que simplemente acariciaba su dedo delicadamente con sus labios dentro de su boca.

Sacando su lengua para alcanzar la herida, le acariciaba con gran ligereza y tacto.

Entonces ella chupó la sangre – más bien, ella estaba chupando la sangre en este momento simplemente para calmar el dolor de la herida.

Aunque debido a la formación corporal de Hisui, este tipo de herida comenzaría a sanarse de inmediato.

Mientras que el dolor al hacerse la herida y mientras se recuperaba, no era diferente que el de una persona ordinaria.

Rushella estaba chupando minúsculas porciones de dolor y sangre entre la punta de su lengua y sus labios.

Como si estuvieran encantados por el brillo carmesí de sus ojos, todos alrededor permanecían quietos.

Rodeado por la quieta atmosfera, solo el sonido de la lengua y los labios, lamiendo el dedo de Hisui con delicada ternura resonaba dentro de la habitación.

Muy pronto, el breve pero preciado encuentro llego a su fin. Con una gentil lamida, Rushella despegó sus labios del dedo de Hisui.

Draculea_V02_-_BW04

La herida se había desvanecido, Rushella finalizaba con un suave beso sobre el dedo nuevamente bautizado.

-Está bien ahora. Te he ayudado a que pare el sangrado. Debes sentirte honrado. Además, no tienes permitido sangrar imprudentemente. ¡Toda la sangre de tu cuerpo, cada gota me pertenece!-

-G-Gracias……-

Era claro que había sido la culpa de Rushella, pero de alguna forma terminó agradeciéndole, y también con su corazón latiendo descontroladamente.

Pero al momento siguiente, recobró sus sentidos y examinó cuidadosamente su alrededor… El resto de la clase de giraban hacia otro lado con vergüenza uno tras otro.

Algunos chicos por alguna razón estaban inclinados hacia adelante.

Y las chicas ocultaban sus sonrojadas mejillas.

Incluso Eruru… no era la excepción.

Mei también mostraba un rostro de lamento.

-……Vaya movimiento. Al parecer ella me gana ligeramente en cómo usar la lengua.-

Ella incluso murmuró eso.

Y entonces, Reina, la que representaba el orden colectivo de la clase – murmuró de manera incomprensible, con su rostro intensamente sonrojado.

-E-Esa… Esa cosa que hicieron, ¿está permitida? Eso… En el extranjero, es muy común verdad, ¿ese tipo de cosas?-

-……Eso creo.-

Hisui repentinamente recordó, en un parpadeo de lucidez, había presentado a Rushella como su pariente lejana que había vuelto del extranjero.

-Eso fue, simplemente, tratamiento de heridas… Eso es. Ese tipo de cosas, son muy comunes…… Para todos.-

Aunque dentro de su corazón sabía que esto seguramente no era nada común.

Hisui no pudo más que asentir y aceptar.

-Oh, ¿ustedes también saben cómo hacer esto? Yo hago esto con este sujeto todas las mañanas, ¿así que otras personas también tienen este hábito?-

La atmosfera en el aula instantáneamente se congeló.

En especial Reina que quedo completamente pasmada, con sus pensamientos detenidos completamente.

-Siempre se comporta obediente después de que chupo, pero siempre se está retorciendo antes de que lo hagamos. A decir verdad, me es un gran problema, ¿Ustedes tienen alguna buena solución?-

-¿Q-Quien sabe……? Yo no he, umm, en realidad este tipo de cosas…-

Rushella alejó su mirada lejos de los puramente inocentes ojos de Rushella y corrió a poner a hervir el agua, agregarle la sopa, los vegetales y la salsa.

El menú de hoy era sopa densa – el guisado de larga duración era una de sus características.

-¿Qué, no tienes alguna? Pero cada vez que la profesora te hace una pregunta en clase, siempre respondes con claridad. No seas envidiosa, apresúrate y dime.-

-P-Pero, esto…..-

-¿Qué ocurre, te da pena?-

Reina estaba vertiendo cuidadosamente el agua endulzante cuando Rushella llegó a incomodarla.

Viendo su lastimera y suplicante mirada de la chica, el resto de los estudiantes miraban en silencio a Hisui con ojos como dagas.

-…Que desastre.-

-…Si.-

Mei colocó una mano sobre el hombro de Hisui mientras él dejaba caer su cabeza, perdiendo toda motivación.

Se sentía como si hubiese perdido algo preciado ese día.

Por suerte la sopa terminada resulto estar bastante buena, así que había fortuna dentro de la desgracia.

-¡Wow, bien hecho! Esto está muy delicioso.-

-Anda y agradécele a la representante de clase que estaba a cargo del guisado. Definitivamente esto esta maravilloso. De verdad quisiera conocer la receta detallada.-

Escuchando el elogio de Hisui, Reina modestamente agitó sus manos.

-En realidad no es nada especial. Simplemente le agregue un poco de especias a la sopa instantánea que venden en el mercado. Debe ser porque los vegetales y la carne están bien cortados, ¿no crees?-

Mientras Reina conversaba, cuidadosamente le daba un vaso desechable a cada uno y vertía agua de una tetera.

Se les permitía a los estudiantes traer sus propias bebidas pero la escuela había preparado de antemano agua tibia y teteras.

-Ah, pero de verdad esto está grandioso. ¿Le agregaste alguna receta de sazón secreto?-

-Bueno……-

Reina estaba por responder cuando el sonido de un plato golpeándose contra el piso se oyó.

-¿Qué pasó?-

El plato de Rushella había caído. La sopa en el plato había sido comida y por suerte el plato no se había roto, así que el piso no necesitaba limpiarse.

-No…..Esa cosa. Simplemente resbaló de mi mano.-

Rushella se tomó el rostro, bebió un poco de agua y lo levantó para devolverlo a la mesa.

Entonces… se incorporó tambaleante.

-Estoy llena. Ya, es la hora del almuerzo eh… necesito un poco de, aire……-

Tambaleantemente, Rushella abandonó el aula de economía doméstica al terminar de hablar.

Hisui y Mei intercambiaron miradas y asintieron.

Algo no estaba bien.

-Perdóname, los platos y la limpieza…¿puedo dejártelo a ti?-

-No hay problema. Pero estaré esperando una recompensa a cambio.-

-Entiendo.-

Terminando de decir eso, Hisui terminó lo que quedaba de su sopa en dos bocados y bebió el agua en su vaso desechable.

-He terminado. Representante de clase, hablaremos de la receta la próxima vez.-

-Sí, está bien…..-

Ignorando la indecisa representante de clase, Hisui se apuró a salir del aula para buscar a Rushella.

No le tomó mucho corriendo por el pasillo para encontrarla.

No muy lejos del aula de economía doméstica, Rushella estaba ahí enseguida.

Estaba recargada contra una pared del pasillo, respirando pesadamente.

-¿¡Hey, que pasa!?-

-Hisui, eres tú……-

Rushella dijo su nombre débilmente y colapsó contra el pecho de Hisui.

-¡Hey……!-

Ella no respondió. Su piel blanca estaba empapada de sudor, Rushella había perdido completamente el conocimiento.

-¿Qué pasó?-

Hisui miró hacia atrás para encontrar a Eruru. Es probable que ella haya notado los inusuales signos de Rushella y la haya seguido.

-Se desmayó…. No se mueve para nada. ¿Qué demonios está pasando……? ¿Despertara si la alimento con mi sangre……?-

-Aunque la sangre sea la medicina y nutrimento absoluto para los vampiros, guárdala como último recurso. Llevémosla a la enfermería para que descanse en una cama primero. Y sobre porque le haya pasado…. Decir que fue por falta de sueño y anemia bastara.-

-Correcto.-

Con ayuda de Eruru, Hisui llevó a Rushella a la enfermería, tomando así el primer riesgo.

-…¿Los vampiros se enferman?-

-Quien sabe… Si tú no sabes menos yo.-

Apurado por Eruru, Hisui dejó la enfermería.

Era un tipo de sensación extraña.

Conciencia borrosa. Además el cuerpo no hacía caso a las órdenes.

Se sentía como si su cuerpo entero estuviera encadenado, pero al mismo tiempo se sentía diferente a las cadenas sagradas de plata que ella había sentido aquella ocasión.

Más que atar el cuerpo de manera externa, la cadena se sentía como si surgiera desde dentro.

Poniéndolo en términos humanos – esto probablemente se sentía como un resfriado.

Pero era completamente desacertado considerar tal posibilidad, era naturalmente imposible.

Aunque los vampiros podían herirse, el concepto de enfermedad no existía para ellos.

Si uno de verdad tuviese que forzar alguna comparación, solo la necesidad de sangre fresca podría comparársele.

Aunque esto podría verse como un fenómeno instintivo, no era nada descabellado verlo como una enfermedad. Y si no se chupaba sangre, la fatiga del cuerpo incrementaría.

No obstante, ella se había saciado esta mañana. A mitad del día había tenido otro poco, pero eso contaba como una segunda ocasión.

En términos de volumen debería de ser suficiente, pero su cuerpo se sentía débil.

¿Qué rayos — que sucedía?

Mientras preguntas brotaban en su mente, una dulce fragancia pudo olerse en ese instante.

Era un fascinante aroma tan fuerte que provocaba dolor de cabeza.

-¿Qué sucede…?-

Como guidada por la esencia, Rushella levantó la parte superior de su cuerpo sobre la cama.

Primero examinó su alrededor y miró que estaba en una habitación desconocida.

Los muebles de la habitación eran blancos y pulcros, con muchos gabinetes llenos de medicinas. Había cortinas separando las camas – y aunque ella nunca había estado aquí antes, esta debería ser la “enfermería” ¿o no?

Buscando entre sus recuerdos, la última imagen que retenía era ser sujetada en los brazos de Hisui.

Probablemente él estaba cerca – Rushella miró a la derecha de la cama con esa vaga esperanza.

A su vista solo estaba la cortina blanca que marcaba los límites entre las camas.

A través de la cortina, se podía distinguir la silueta de una persona.

Al mismo tiempo, ese aroma brotó. Se semejaba al incienso encendido. Humo morado podía observarse vagamente flotando hacia aquí desde fuera de la cortina.

-¿Quién eres……?-

-Simple vampiro, tú no eres digna de conocer mi nombre.-

La voz se escuchaba como la de una mujer madura y la de una jovencita al mismo tiempo. A través de la cortina, la apariencia de la otra persona no podía ser distinguida, ni siquiera su figura o el contorno de su rostro.

-¡Como te atreves a hablarme de tal manera. Apresúrate y muéstrate!-

Gruñó Rushella e intentó alcanzar la cortina para jalarla. Pero aunque sus palabras eran intimidantes, sus movimientos eran lentos. El aroma estaba distorsionando sus pensamientos.

-……¡!-

Jalando la cortina a un lado — no había nadie.

Solo un viejo portavelas con una vela morada encendida, su flama parpadeaba suavemente.

-Como……-

Murmuró suavemente Rushella y notó a alguien detrás de ella en ese instante.

Girándose, encontró a esa “persona” de pie en la esquina de la habitación.

Basándose en su apariencia debería ser una mujer, peor Rushella no podía estar bien segura. Esto debido a sus confusos pensamientos, sumado el hecho de que el cuerpo completo de la persona estaba envuelto en una llamativa capa roja, mostrando solo su rostro que estaba mirando hacia Rushella. Su cabeza también estaba cubierta por una capucha que no solo oscurecía su semblante sino que hacía que su expresión fuera imposible de distinguir.

-…Tu atuendo es bastante llamativo. Durante los tiempos que nosotros los vampiros dominamos el mundo, había muchos colegas que se parecían a ti, que demostraban maravillosa magia. Esta grabado en mi memoria.-

Draculea_V02_-_BW05

-Correcto… soy la reanimadora de las artes desaparecidas. Aunque, no hay necesidad de reanimar a tu raza. ¿Por qué has vuelto? ¿Por qué…estas en esta escuela?-

-¿Quién sabe? Me gustaría preguntarlo también, ¿Quién rayos soy?-

-Dejemos las bromas……-

Ella sacó su mano fuera de su capa, tan blanca como la nieve. Aunque su edad no podía determinarse por su voz, esa piel claramente pertenecía a una mujer en la cúspide de su juventud.

Manifestó una esfera negra del tamaño de una canica en su mano y la disparó hacia Rushella.

-…..¡!-

Instintivamente, ella se dio cuenta del peligro. Rushella deslizó su mano dentro del interior de su falda. Cuando usaba su uniforme, era ahí donde guardaba su daga favorita.

Antes de que la esfera llegara, lanzó la daga para interceptarla.

Al instante que la hoja golpeó la esfera, pequeñas chispas se dispersaron mientras flamas moradas aparecían de la nada.

-¿¡Qué……!?-

Las flamas moradas no eran grandes y rápidamente se desvanecieron en el aire. Pero acompañando la fragancia que emergía había una sensación de entumecimiento de los cinco sentidos de Rushella.

-Este aroma… De hace un momento…. Pero más fuerte… ¿Quién rayos eres?-

-Por ahora, solo llámame — Bruja. Tu raza no es la única que vive en la sociedad moderna.-

-Ya veo… ¿Eres lo que queda de los Conjuradores Antiguos? ¿Pero porque me tratas como tu enemigo?-

-Eres tú la que se a entrometido en mi territorio. Lárgate y  regresa a de donde viniste. De otro modo — te ejecutaré aquí mismo.-

Habiendo dicho estas palabras, la “Bruja” giró su larga capa en brincó por la ventana.

Rushella quería perseguirla, pero paralizado cuerpo no pudo hacer su voluntad.

El aroma cada vez más intenso en la habitación hacia que sus parpados se sintieran más y más pesados.

Apretando sus dientes, Rushella no pudo hacer nada mientras su conciencia caía en la oscuridad.

-……Así que, la sala de biología parece haber perdido un espécimen. Escuche que es un artículo enviado como regalo por un ex profesor. Si alguien lo encuentra, por favor entrégueselo a un profesor~ ¿Cómo es? …Parece ser similar a esto, está en una vasija, sumergido en formaldehido. La forma es como de un ginseng. Todos por favor ayuden a encontrarlo.-

La clase de económica domestica había finalizado, en este momento era una reunión de clase. La voz infantil de Jyuri, la menos adecuada para una profesora, resonaba en el aula.

Tal vez porque nadie estaba interesado en el tema, ninguno de los estudiantes ponía atención seriamente.

Normalmente las lecciones casi nunca se llevaban a cabo en la “sala de biología”. Ese lugar básicamente era equivalente a un almacén. Muy probablemente, bajo el mando del consejo estudiantil, o más bien, por la investigación de Kirika, esa aula iría a desaparecer.

-Entonces esta reunión finaliza aquí~-

Con su linda voz, Jyuri declaró la conclusión de las clases del día de hoy. Los estudiantes comenzaron a abandonar la sala sucesivamente, dirigiéndose a su casa o apurándose a sus clubs. Por otra parte, Mei y Eruru permanecieron en el aula.

-…¿Así que porque cayó enferma Rushella, Eruru-chan?-

-…No estoy segura. Además, Sudou-san, ¿podrías dejar de llamarme “Eruru-chan por favor?” ¡Estoy en el mismo grado que tú!-

Dijo Eruru levantando sus lentes hacia arriba, mientras Mei protestaba tercamente.

-¿Eso que importa? No me involucres en esas estratificadas distinciones por clases sociales por política. Por cierto, ¿dónde está Hi-kun?-

-Él fue con Rushella. Ella es una vampiro después de todo, así que no creo que sea nada serio… ¿Por qué se preocupa?-

Durante las clases de la tarde, Eruru había estado pensando en esto.

Si ella simplemente se sintiera mal no habría de que preocuparse, pero la un vampiro la posibilidad de que esto suceda esencialmente seria de cero.

En otras palabras, ella debió de comer algo que causara síntomas raros en el cuerpo de un vampiro.

-Antes de que los síntomas aparecieran, que comió ella… Primero fue la sangre de Kujou-san, debe ser segura. Considerando que Rushella le chupa la sangre, él incluso debe de evitar comer ajo todo el tiempo, ¿cierto?-

-Es correcto. Ese tipo parece tener su identidad de sirviente grabada hasta los huesos. ¿Entonces debió ser la sopa densa? Pero yo la encontré bastante deliciosa, no hay problema con eso.-

-Esa es la única cosa a considerar. Pero trajimos los ingredientes nosotros mismos y la sopa base fue comprada en el mercado. El sazonado debe variar de persona a persona pero no debería de haber problema. Como es de esperarse, ajo o algo así no se agregó, ¿verdad?-

-Claro que no. Hi-kun fue muy cuidadoso, además, esa misma chica se hubiese dado cuenta. A un rango tan corto, incluso el sentido del olfato de Eruru-chan puede entenderlo, ¿verdad?-

-…Así es. Al parecer la razón de su malestar seguramente debe yacer dentro de esa aula de economía doméstica. Pero que rayos le causó……-

Eruru comenzó a pensar seriamente mientras Mei la veía estar en su seria expresión.

-…¿Qué pasa?-

-No mucho. Solo me sorprende que pienses tan seriamente en los vampiros, tu mayor odio. Si hubiese sido hace algún tiempo, Eruru-chan seguramente habría dicho: “los vampiros deben morir por si solos para lo que me importa…” ¿Estoy equivocada? ¿Has sido influenciada por Hi-kun?-

-¡D-Deja de burlarte de mí! No es lo que piensas, para nada……-

Murmuró débilmente Eruru y alejó su mirada mientras Mei divertida continuaba viéndola.

-¡S-Solo me estoy preocupado por el problema en sí!-

-¿El problema en sí?-

-…Los humanos estaban bien pero solamente los vampiros mostraron síntomas. Si esto fuera deliberado, entonces ese alguien debe poseer conocimiento especializado y habilidades para acabar criaturas sobrenaturales.-

-……-

-Si esa persona solo quisiese destruir a una criatura sobrenatural, no habría demasiado de que preocuparse. Sin embargo, este poder…… es muy peligroso, extremadamente peligroso……-

Mirando a Eruru caer en silencio, Mei también se puso seria. Cambiando a una seria expresión, ofreció apoyo como colaboradora externa de la Sección de Investigaciones Sobrenaturales.

-Te ayudare, pero no gratis.-

-No se han encontrado pistas específicas aun. En cualquier caso, también deberías ir con Kujou-san. También estoy un poco preocupada por la condición de ella.-

Eruru se levantó del asiento. Al mismo tiempo, un extraño visitante llevó al aula.

Haciendo lindos sonidos de maullidos, un gatito negro había entrado al cuarto.

-Oh mira, que lindo gatito. ¿Te perdiste?-

Mei acercó su mano hacia el gatito negro como intentando guiarlo fuera del aula.

Mientras ella se aproximaba al gato negro que estaba ante ellas.

Eruru solo miraba de manera casual al principio, pero recordando la escena de ayer, inmediatamente le gritó fuertemente a Mei que parara.

-¡Detente…Aléjate de él!-

-¿Huh?-

Al tiempo que Mei giraba su cabeza en sorpresa, el gato negro apareció junto a su rostro.

Había brincado rápidamente sobre su hombro.

Por sus movimientos parecían completamente sin peso alguno. Mei y Eruru fueron tomadas por sorpresa por un momento.

Sin embargo, la clara voz del gato llegó a los oídos de ambas.

-Ustedes dos…¿también son compañeras de la vampiro?-

Las dos chicas se miraron una a la otra en shock.

Inconfundiblemente, una voz humana provenía de la boca del gato.

Se semejaba a la de una mujer adulta y la de una jovencita, completamente imperceptible. El único hecho cierto era que era una mujer.

-Si ustedes son las compañeras de la vampiro — dense prisa y váyanse. O sino…-

-¿O sino?-

Eruru lentamente se aproximó para detener al gato. En el peor de los casos, ella no se frenaría de usar las balas de su revolver sagrado, “Argentum”. Esta era un arma cargada con balas de plata, aunque especializadas en vampiros, seguían siendo similarmente efectivas contra otras criaturas sobrenaturales.

-Mueran.-

El gato se burló.

Claramente era el cuerpo de un gato, pero el rostro semejaba al de un humano. Tenía lo que se percibía como una expresión humana.

Encarando ese desafiante rostro, incluso Eruru y Mei sentían un poco de terror a pesar de su inquebrantable fortaleza.

Al momento siguiente, el gato brincó hacia abajo del hombro de Mei y escupió algo hacia el piso. Enseguida abandonó el aula con rápidas y fugaces pisadas.

-¿Qué fue eso… de ahora?-

-…..-

-¿Habló, verdad….? ¿Qué podría ser, un gato demonio? ¿¡O un gato espíritu!?-

-No, probablemente solo un gato ordinario. La única cosa especial sobre él es que es un “familiar” O llámalo un mensajero.-

-Que… Eh, ¿¡eso es ventriloquia!? ¿¡Coordinado con los movimientos del gato, alguien más está cerca hablando por el!? ¿O alguien está haciendo algún truco?-

-Definitivamente hay un truco y una broma, pero definitivamente no es un acto de magia.-

Eruru sacó un pañuelo y tomó lo que el gato había escupido.

Era un trozo antiguo de pergamino.

Desenrollando el pergamino que había sido doblado repetidas veces, reveló el mismo círculo mágico que ella había visto con Hisui ese día, solo que de menor tamaño.

Por el ligero hedor, Eruru rápidamente comprendió que estaba hecho con sangre.

Había también un ligero olor a Viña Plateada así como varias hierbas.

-¿Esta es… la broma? Que, haciéndolo que parezca magia. Y usando un gato como familiar, prácticamente se trata de …-

-Una “Bruja”… Estas en lo correcto.-

El oír murmurar esa palabra a Eruru, hizo correr un escalofrió por la espina dorsal de Mei.

-Debemos apurarnos y reunirnos con Kujou-san. Las investigaciones deben comenzar tan pronto como sea posible.-

-¡Entiendo…!-

Ambas se apresuraron a salir del aula y corrieron hacia la enfermería.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s