Capitulo 5 – Esta sangre mia


Temprano al amanecer.

Cuando todos estaban dormidos, cierta chica se levantó.

Con ligeros movimientos, sin hacer el menor ruido, pasó a través del corredor y subió las escaleras — hacia la habitación de Hisui.

Ella tenía solo un objetivo — hacer bebes.

¡Sudou Mei estaba de vuelta con su venganza!

Aprendiendo de sus errores en el baño, esta vez estaba determinada a hacer lo que tenía pensado con él.

-Hmph, esta vez seduciré a Hi-kun hasta volverlo loco, con este atuendo de la victoria eso es seguro❤-

Vestida con un atractivo camisón color pastel, Mei sonrió seductoramente.

Sumado al diseño erótico de tela minimalista, la transparencia de su lencería dejaba ver ligeramente lo que había debajo.

Durmiendo bajo su mismo techo este día, era la oportunidad perfecta para realizar su deseo que había añorado por tanto tiempo.

Calladamente, calladamente, se acercó a la habitación de Hisui y giró la perilla de la puerta.

La puerta no tenia seguro.

Obviamente, aunque estuviese cerrada con llave, la fuerza del brazo de una inteligencia artificial podría destruirla fácilmente. Pero ya que no era lo mejor hacer ruido innecesario, era una fortuna.

Mei se paró de puntitas y lentamente empujó la puerta para entrar a la recamara.

Para no alarmar al objetivo, no encendió las luces, en cambio confió en su simple vista para checar la habitación. Aunque no al nivel de un vampiro, su visión nocturna seguía siendo bastante superior a la de los humanos ordinarios.

Activando su excelente visión, la humana artificial postró su vista sobre la cama – sobre la cobija abultada.

El objetivo estaba dormido sobre la cama.

Mei cautelosamente se aproximó a la orilla de la cama – y jaló por completo la cobija en un movimiento.

-Hi~kun❤-

La voraz loba se abalanzó y se presionó contra Hisui.

Tal vez por estar dormido muy profundamente, el indefenso cordero no se despertó.

¡En ese caso, sería dominado mientras dormía!

Extendiendo ella su mano izquierda hacia el pecho de él, mientras su mano derecha – poco a poco resbaló hacia la región entre las piernas.

Este era el momento del día en que los jóvenes no eran capaces de controlar la parte inferior de su cuerpo.

¡No importa que tanto trataran de suprimirlo, seguramente habría una reacción!

¡Seguramente habría una reacción! …Pero en realidad, lo que la mano derecha de Mei sentía no era una quemante barra apuntando hacia los cielos sino una suave porción de ´pasto´.

Y su mano izquierda que estaba esperando tocar un pecho blanco espectacular – en vez de eso encontró unas enormes montañas abultadas. Esta familiar sensación de suavidad y elasticidad no tenía nada que ver con un musculoso pecho.

-¿Eh?-

Algo no andaba bien.

Mei aplicó presión a su mano izquierda para confirmar las cosas. También tocó con su mano derecha solo para asegurarse.

-Ah… Nnn…-

Un seductor gemido – o mas bien, una fuerte respiración entre el sueño seria mas exacto para lo que se escuchó.

Esta era también una voz familiar.

–No puede ser.

Mei enfocó su mirada para confirmar el cuerpo que yacía debajo de ella. La silueta de quien estaba debajo poco a poco entró a la vista de la humana artificial.

Una esbelta figura con un voluptuoso busto enorme.

Y también unas esbeltas piernas largas de gran belleza.

Junto a unos brillantes labios rojos que superaban lo rojizo de la sangre, y una elegante hermosura de alta clase, el espectáculo era imposible de olvidarse.

Por último, el cuerpo con belleza como de otro mundo estaba vestido con solo una camisa.

-¿¡Por qué–!?-

Quien estaba durmiendo en la cama era Rushella.

A causa de la invasión sexual de las manos de Mei, la bella durmiente despertó.

Draculea_V02_-_BW08

Lentamente, abrió sus ojos.

Por acabar de despertar, su mirada veía alrededor confusamente.

Al irse dando cuenta poco a poco de quien estaba postrada encima de ella y qué lugares estaban tocando las manos de esta persona — Ella gritó.

-¡¡Yah—–!!-

-¡Hey, baja la voz! ¡¡Es muy temprano, cállate!!-

-¿¡T-Tu, que rayos estás haciendo!? ¿¡Podría ser, que tú me… desees!?-

Rushella empujó a Mei y se hizo bolita sobre la cama.

Esta reacción era totalmente natural.

-…¡Claro que no! ¡Vine a dar a Hi-kun un ataque nocturno! ¿¡Pero por qué estás tú durmiendo aquí!?-

-Me desperté muy temprano así que vine intentando beber algo de sangre. ¡Pero ese tipo no estaba en la habitación! Mientras me movía y daba vueltas sobre la cama, esperándolo que regresara, me…-

-…Te quedaste dormida. Cuando el amante no está, disfrutas de la calidez que deja en su cama… ¿¡Hey, en realidad que tanto te gusta Hi-kun!?-

-Cállate, ese tipo es mi sirviente. ¡Que me guste es natural! ¡No tienes permitido acecharlo como presa!-

-¿¡Por qué tendría que escuchar tus ordenes!? ¿¡Además, donde esta Hi-kun!?-

-¿¡Cómo voy a saber!?-

La batalla verbal entre la vampiro y la criatura Frankenstein comenzó al amanecer.

Los tambores de guerra sonaban en la habitación de Hisui señalando una pelea estelar con digno potencial para Hollywood.

-¿¡Además, que hay de esa manera desvergonzada en que estás vestida!? ¡Exponiendo tu ropa interior para que todos la vean, es totalmente descarado!-

-¡Si claro, como si quisiera oír eso de la chica vestida con nada más que una camisa! ¿¡Debes de haberlo hecho a propósito!?-

-¡Visto esto por qué es cómodo! ¿Estas vistiendo eso por qué intentas hacerle algo a ese tipo……? O tal vez a mi……-

Mientras decía eso, Rushella finalmente se dio cuenta de lo que le habían estado haciendo.

Sus pechos habían estado siendo acariciados, y su parte privada más importante estaba—

-¡¡Perra–!!-

Sonrojándose, tomó la almohada de Hisui y la arrojó contra el rostro de Mei.

Golpeándola plenamente, Mei se la arrojó de vuelta furiosa.

-¡De verdad quieres pelear….. Tú, vampira lujuriosa!-

-¡Cállate, Frankenstein lasciva!-

Mientras su disputa subía de tono, instintos asesinos llenaron la habitación.

La batalla por el dominio entre las criaturas sobrenaturales más fuertes estaba por hacer erupción.

El temblor del impacto sacudió la habitación entera, o más bien, la casa entera se sacudió.

-……¿Hmm?-

El sacudir del techo despertó a Hisui.

Ya que la fuente de los temblores venia de arriba, era probable que no fuera un terremoto, ¿así que entonces qué diablos estaba pasando escaleras arriba?

Tallando sus somnolientos ojos, notó varias cobijas encima de él.

Al parecer Hisui se había quedado dormido mientras ayudaba a Eruru a encontrar información. Las cobijas cubriéndolo deberían ser obra de ella.

Eruru estaba durmiendo también al lado.

Usando los libros regados sobre el piso como almohada, ella respiraba tranquilamente.

Su pura e inocente apariencia no semejaba pertenecer a alguien de la edad de Hisui. Nada de su fría actitud de siempre podía percibirse en su rostro en este momento.

Recostada sobre el suelo, la doncella no era ni la importante oficial del Departamento de Policía Metropolitana ni la que cargaba consigo un destino maldito, sino una chica ordinaria que uno podía encontrar dondequiera.

-…No te esfuerces de más.-

Hisui delicadamente cubrió a Eruru con una cobija.

Y comenzó a recoger los libros alrededor.

En ese instante, frenéticas pisadas se oyeron desde las escaleras.

-¡Ah, aquí estas!-

Rushella había llegado. Algo había pasado pues su camisa estaba hecha un desastre y estaba jadeando exhausta.

-…¿Qué pasó? Además, deja de ensuciar mis camisas…-

-¡Cállate! ¡¡Es tu culpa, por no estar en tu habitación, yo……!!-

Rushella se abrazó a sí misma, hablando con ojos llorosos.

Hisui no tenía idea de lo que pasaba, pero parecía que algo serio había sucedido.

Mientras Hisui trataba de encontrar sentido a la situación, otra visitante llegó al sótano.

-¿¡Así que aquí es a donde te fuiste, vampira!? ¡No hemos decidido una ganadora aun!-

…Su rostro lucia igualmente exhausto, Mei hizo su aparición con un sensual camisón, cubierto en sudor.

-¿Eh, que demonios sucede?-

Hisui trató de evitar ver a Mei mientras preguntaba. Haciendo un puchero llorosamente, Rushella hizo acusaciones.

-¡Esta mujer me estaba haciendo cosas mientras estaba dormida…!-

-¿¡Eh, estas interesada en eso también!?-

-¡Claro que no! ¡Las lesbianas son del lado de las vampiros, ¿de acuerdo!? [1] ¿¡Además, por qué no estabas en tu habitación, Hi-kun!? ¡Hiciste que mis planes fueran en vano!-

-¡¡Es verdad, debiste haber estado durmiendo obedientemente en tu recamara!!-

-¿Por qué están tan de acuerdo en este tipo de cosas cuándo están discutiendo?-

Hisui no pudo más que replicar. En ese momento, Eruru también despertó, frotándose sus ojos.

-…Que está pasando…-

-No te preocupes. Sigue durmiendo. Ah, pero dormir aquí es incómodo y vas a pescar un resfriado. Ve arriba.-

Sugirió Hisui amablemente.

Aun un poco adormilada, Eruru asintió y acepto.

-Hmph, seguramente te están tratando muy bien aquí.-

Dijo burlescamente Rushella desagradada y comenzó a ver alrededor del sótano.

-¿¡Hey, no es esta una bodega de vinos!? Tu nunca me dejaste venir aquí, ¿podría ser esta la razón?-

-Para ser franco, si, también por eso. ¡Ah, hey, deja de desordenar las cosas!-

Rushella lo ignoró e invadió la bodega de vinos en la esquina del sótano.

-Hmph… Que sofisticada colección. ¡Vino tinto de primera, de excelente sabor, eso creo!-

Las bebidas alcohólicas tenían que ser vino tinto — quizás por sus instintos de vampiro, aun sin sus recuerdos pasados, Rushella insistía en el vino tinto.

Aunque la bodega de vinos era bastante chica, la temperatura y humedad definitivamente eran reguladas meticulosamente. Sin falta de cosechas muy caras de bastante antigüedad, esta ciertamente era una colección privada bien surtida.

-¡Si, esta botella se ve grandiosa!-

Viendo una botella de vino en particular que resaltaba y parecía estar particularmente atesorada y protegida, Rushella la sacó y salió de la bodega de vinos.

-¡¿Qué diablos haces?! ¡Ah, esa es……!-

Al salir Rushella de la bodega de vinos, Hisui notó la botella de vino tinto en su mano.

-Devuélvemela.-

Con una seria expresión en su rostro, Hisui acercó la mano y sujetó la botella.

-¿Qué pasa? ¡Hay muchas ahí, solo estoy tomando una!-

-Esta no es bebida para una niña.-

-Soy una vampiro, ¿sabes? ¿¡Cuantos años crees que tengo!?-

-Ni idea, pero tu edad mental es solamente la de una chiquilla. Aunque no puedes morir de intoxicación por alcohol, te pondrías borracha. Anda y regrésamela.-

-¡Cállate!-

Ambos negándose a ceder, comenzaron una pelea por la botella.

Antes de que un ganador pudiera decidirse, la lucha terminó inesperadamente. Resbalando de la mano de Rushella, la botella voló por el aire.

-¡Ah……!-

Antes de que ella pudiera atraparla, la botella golpeó el piso con un nítido sonido y se hizo pedazos.

El líquido violeta oscuro escurrió sobre las tejas del piso, liberando un rico aroma.

Alguien con poca tolerancia al alcohol se pondría algo mareado con el simple olor. Así de concentrada y fantástica era la fragancia del vino.

Un experto de vino tinto sería capaz de decir tan solo por el aroma que esta era definitivamente una invaluable cosecha.

Hisui se quedó inmóvil de la impresión, mirando el deceso del vino.

El oscuro semblante en el rostro de Hisui provocó que Rushella y todas las chicas se quedaran calladas.

Finalmente, Rushella evitó su mirada y rompió el silencio.

-¡E-Es tu propia culpa, entiendes…….! No me culpes, tú eras el que intentaba agarrarla por la fuerza…-

Su callada negación era en un tono de disculpa.

-Bien, como sea.-

Hisui se acercó a los restos de la botella y metió un dedo dentro del residuo de vino al fondo de la botella. Después lo probó ligeramente.

-…¿Así que así sabe?-

Diciendo eso, Hisui comenzó a recoger los fragmentos del piso.

Viéndole desde atrás, Mei se acercó en modo de disculpa. Definitivamente, se sentía parcialmente responsable por el incidente.

-…¿Me dejas ayudar?-

-Está bien. No es necesario.-

Hisui no estaba molesto. Más bien, estaba en blanco sin ninguna emoción en ese momento.

Esto no es bueno.

Esto era lo peor.

-¿Esta botella de vino… era algo demasiado preciado?-

Preguntó Mei con temor mientras Hisui seguía limpiando y respondía.

-Esta cosecha es del año de mi nacimiento. El plan original era que lo abriéramos y lo bebiéramos en mi vigésimo cumpleaños.-

-“ ”……!!” ”-

Rushella y Mei se vieron una a la otra.

Quien había comprado el vino y quien había planeado usarlo para conmemorar el vigésimo cumpleaños de Hisui — la respuesta era obvia.

La familiar que había criado a Hisui y anterior dueña de la bodega de vinos — la vampiro.

-Ella me dijo en mi décimo cumpleaños que estaba verdaderamente impaciente. El concepto de tiempo para un vampiro seguramente es realmente diferente. Al final, en lugar de eso, murió antes.-

Continuando con su labor, Hisui habló indiferentemente.

El estado de ánimo de las tres chicas paradas detrás de él se hizo cada vez más sombrío.

Mei y Eruru vieron a Rushella con reproche, provocando que Rushella se sintiera incomoda sin comprender del todo.

-…Tendré que traer un trapo para limpiar esto después. Ah, ¿hay pedazos de vidrio por allá? ¿Te lastimaste?-

Hisui habiendo terminado de recoger los vidrios le preguntó a Eruru.

Era natural que se preocupara por ella ya que acababa de despertarse. Pero Rushella respondió desagradada.

-…No necesitas preocuparte por ella. Aunque sea inferior a mí, sus heridas se sanan bastante rápido.-

-…No digas esas cosas. Todos sienten dolor de la misma forma.-

-¿Por qué no estabas en tu habitación? ¡En vez de eso, viniste a este lugar para pasar tiempo con esta mujer! ¡Si no fuera por ti, no habría sufrido lo que pasó en la recamara, y el vino no habría……!-

Rushella miró rencorosamente a Hisui y continuó.

-¿Entonces es que tienes preferencias por este tipo de mestiza? ¿¡Ni humana ni vampiro, una especie mestiza!?-

Tan pronto como terminó de hablar, Hisui sin decir nada golpeó a Rushella en la cabeza.

Un suave golpe, nada fuera de lo ordinario – pero el rostro de Hisui estaba lleno de frialdad y crueldad.

-¿¡Que haces!?-

-Discúlpate ahora.-

Hisui señaló a Eruru mientras le ordenaba a Rushella.

-¡Cállate!-

Rushella dio un puñetazo a Hisui en el pecho.

Sin frenarse ni un poco — ella usó toda su fuerza.

Golpeado por el impacto, el esbelto cuerpo de Hisui voló y azotó contra la pared.

Desafortunadamente, se golpeó la cabeza.

-¿¡Hey, que estás haciendo!?-

-¿¡No estás yendo demasiado lejos!?-

Las palabras de Mei y Eruru hicieron que Rushella volviera en sí. Dándose cuenta de lo que había hecho, miró hacia su propio puño.

-T-Todo esto es porque…..!-

Rushella apenas comenzaba a justificarse cuando Hisui se levantó. Al parecer su frente estaba herida ya que sangre brotaba de un corte, tiñendo su rostro pálido de rojo.

Su trágica apariencia sorprendió a todas las presentes.

Tambaleantemente, Hisui caminó hasta Rushella y repitió la misma línea.

-Discúlpate ahora.-

Diciendo eso, se desmayó y colapsó sobre el suelo.

Mei y Eruru corrieron a su lado.

Rushella, por otra parte, no dejaba de temblar mientras salía corriendo fuera del sótano.

-¿¡Te encuentras bien, Hi-kun!?-

-En cualquier caso, primero debe detenerse el sangrado. Ayúdame.-

Llevando a Hisui al primer piso, Eruru llevó a cabo tratamientos de primeros auxilios.

Por suerte, la herida no era muy profunda, y en combinación con su constitución corporal, el sangrado se detuvo rápidamente.

-Ya estoy bien. Solo que estoy viendo doble cuando veo las cosas.-

-¿¡No será una contusión, o si!? Por favor quédate quieto.-

Cada frase de Eruru expresaba preocupación mientras movía a Hisui para recostarlo sobre el sofá de la sala.

-…¿Dónde está esa Rushella? Parece haber salido corriendo enseguida.

-¿De verdad?-

-¿Por qué tenías que forzarla a disculparse? Sé muy bien cómo ven a los mitad-vampiro los vampiros de sangre pura, sobre todo los verdaderos ancestros. Tampoco me molesta. Después de todo, yo también la veo a ella como una despreciable abominación. Pero tú– –

-No lo hice por ti.-

Gritó Hisui e hizo que dejara de hablar.

Era verdad.

Él no lo había hecho por Eruru.

-Simplemente estaba enojado, eso es todo.-

-…..-

-Estaba enojado con ella por decir algo como eso. Ya sean humanos o mitad-vampiros eso no importa. Pero que ella insulte a los demás de esta manera sin pensarlo, me pone furioso.-

El rostro de Hisui mostraba ligera tristeza.

Como una de las personas responsables, Mei habló para romper el sombrío ambiente.

-De todos modos… Tengo que disculparme contigo primero. Tuve parte de culpa en provocar el incidente del vino. Perdón.-

-Eso en realidad no importa. Había decidido ya desde hace tiempo que si alguna vez necesitaba dinero, vendería esa colección.-

Las palabras de Hisui no llevaban sarcasmo ni lastima hacia sí mismo.

Pero Mei resopló profundamente al escucharlo.

-…Como pensé. Creo que puedo entender más o menos como se siente Rushella.-

-¿Qué? Soy yo completamente la victima aquí.-

-Lo sé. Todo es culpa de ella. Sin embargo, no es como si no entendiera como sintió ella. Cuando un chico habla a su novia actual sobre su ex, es natural que se moleste.-

-¿De qué estás hablando? Por desgracia, no tengo ni una novia actual ni una ex.-

Hisui hizo una expresión de confusión mientras al tiempo que Eruru mencionaba unas cosas calmadamente.

-En otras palabras – lo que era importante para ti no era la botella de vino sino la promesa. La promesa que hiciste con la vampiro que compró la botella — ¿Estoy en lo cierto verdad? Así que lo de la botella de vino es irrelevante. Incluso que se rompiera la botella no es problema. La razón recae en el hecho de que la hermosa mujer con la cual compartirías el vino ya no existe. De modo que la cosa más importante es— –

-No hables como si entendieras todo. Deja de analizar por ti misma las cosas. Además, no tengo interés en el vino.-

-Aunque eso sea verdad, Rushella entiende las cosas de manera diferente.-

-Cuando una novia actual se da cuente de que aun aprecias momentos al lado de la ex, ¿esto seguramente resultaría en una confusión verdad?-

-¡Como dije, ¿no sé a qué quieren llegar ustedes dos!? ¡No conviertan cualquier relación interpersonal en algún tipo de intercambio amoroso!-

Dijo Hisui con gran molestia pero Mei y Eruru lo miraban con una conocida expresión.

-¿Qué clase de mirada es esa? ¿Qué quieren que haga?-

-¿No vas a hacer nada? Simplemente me pregunto si la vas a dejar sola de esa manera.-

-También yo, siento que no deberías dejarla sola. En cierto modo, manteniéndola a tu lado es la condición impuesta para que no actué a su antojo.-

-…¿Cómo es que llegamos a esto?-

-No no, no estas siendo forzado a nada, ¿okey? Solo piénsalo de esta forma, si la novia actual sale corriendo de la casa después de una discusión, el novio es el responsable de ir detrás de ella y traerla a casa. Eso no tiene nada que ver con quien tiene la razón y quién no.-

-¿De verdad eres del tipo de persona que puede resistirse cuando escuchas a alguien decir ´No presiones el botón bajo ninguna circunstancia´?-

Actúa rápido – eso era lo que las miradas de Mei y Eruru sugerían.

Incapaz de soportar su no verbal presión, Hisui no tuvo más opción que suspirar mirando al cielo.

-………Saldré a comprar un poco de jugo.-

– “ ”Cuídate” ” –

***

Todo es culpa de ese tipo.

La chica repetía la misma línea una y otra vez en su corazón, murmurándolo en voz alta en algunas ocasiones.

Pero la inquietud en su corazón no hacía más que incrementar.

Después de salir de casa, ella seguía mirando atrás por alguna razón.

Nadie venía detrás.

Eso era completamente natural.

Pero una vez más miró atrás.

-Todo es… culpa de ese tipo.-

Lo dijo de nuevo.

Es cierto, todo es culpa de ese tipo.

No solo seguía atado a esa vampiro destruida hace tiempo, él además tenía intimidad con otras mujeres.

Y además, lo que había sucedido hacia poco también era-

-¿Eh, Rushella-san?-

Dijo Reina llamándola.

Aun en un día libre ella estaba usando el uniforme escolar. En contraste, Rushella vestía un vestido con escote formal.

-¿Tu……Que es esa presencia?-

Rushella pudo sentir una aterradora presencia de la compañera de clase parada al lado de ella e instintivamente retrocedió para mantener la distancia.

Viendo cuidadosamente, de dio cuenta de que Reina llevaba una cruz en su mano.

La debilidad más grande para un vampiro. Una de adorno de fantasía seria inofensiva pero la sujetada en las manos de Reina era diferente.

Esta había sido bendecida y santificada, inculcada de fe y extremadamente amenazadora para un vampiro.

-¿Oh te refieres a esto? Es que vengo de la iglesia……-

Señaló Reina hacia una cierta dirección.

Sintiendo la misma indescriptible presencia desde esa dirección, la expresión de Rushella se tornó seria.

-¡Cállate, oír esa palabra me incomoda! Cambie deliberadamente mi ruta para evitar ese lugar…-

-¿Huh, no te sientes bien en algún lado? Hay un parque por allá, vayamos y descansemos un poco.-

Expresando preocupación e interés, Reina se acercó.

Cruz en mano.

-¡N-No te acerques! ¡Aleja esa cosa!-

-¿Eh, que sucede? ¿Hay algo mal con esto?-

-¡¡No te acerques, baja esa cosa!! ¡¡No me dejes mirarla!!-

…Frente a esta incomprensible disputa, Reina finalmente bajó la cruz para calmar el asunto aunque su rostro mostraba total confusión.

Agotada por esta disputa, la apariencia de Rushella convenció a Reina de que ella no estaba bien así que la guio para que se sentara en una banca en un parque cercano.

-¿Te encuentras bien? Puedo ver que llevas una sombrilla. ¿Te dio un golpe de sol? Te compré una bebida energética…-

-Como dije, hubiera estado bien si alejaras esa cosa más rápido……-

A pesar de quejarse verbalmente, Rushella tomó la bebida energética y la bebió.

Entonces se dio cuenta de que esta era la primera vez que bebía algo así.

-¿Así que los humanos toman cosas así? Aun así, creo que sería mejor si fuera más dulce.-

-Ah, supongo que las personas querrían beber algo dulce cuando están agotadas.-

-Si, en especial sangre dulce.-

Reina obviamente no entendía.

Una vampiro una virgen devota, seguramente esta imposible combinación no podrían comunicarse en el mismo canal.

-¿Hoy… por qué no está Kujou-kun contigo? ¿Ustedes dos… están viviendo juntos, verdad?-

-…Quien sabe. Después de todo, seguramente lo está haciendo con esa falsa o con la mitad-hibrida.-

-……¿? Por cierto, él parece llevarse muy bien con Sudou-san y con Kariya-san. Siempre están charlando juntos……-

Reina bajó su mirada mientras hablaba.

Incapaz de entender lo que Reina comentaba, Rushella sin tacto alguno mencionó una pregunta que había estado en su mente por mucho tiempo.

-Por cierto, pareces estar mirando a Hisui todo el tiempo. ¿Qué sucede, estas interesada en él?-

-N-No en realidad, no es que esté interesada… Umm… Veras, la última vez cuando fui secuestrada, fue él quien me salvó, ¿cierto? Aunque no recuerdo mucho sobre eso…-

-Ah, cierto…… Algo así.-

En realidad, en vez de eso Reina había sido mordida por un vampiro.

Como sus recuerdos de después de ser mordida eran borrosos, Reina había prácticamente olvidado lo que había sucedido.

Por lo tanto, Hisui y compañía habían tomado ventaja de su amnesia para fabricar una historia sobre cómo había sido secuestrada, y como afortunadamente Hisui lo había descubierto por casualidad y había prevenido así una tragedia – Esa era la convincente historia que le habían contado a Reina sin mencionar para nada la palabra “vampiro”.

Secuestrada y drogada hasta quedar inconsciente, eso explicaba los recuerdos borrosos – esta explicación parecía haber sido aceptada, así que Reina seguía sin saber nada.

Hisui también le había contado a Rushella sobre eso, esperando que no revelara imprudentemente la verdad.

-Pero entonces… Umm…… vagamente recuerdo a Kujou-kun… Umm… Es él el que me salvó, ¿verdad…? Pero cuando le pregunté, se rehusó a contarme nada……-

-Él no solo te salvó a ti sino a mí también. Pero se supone que él…-

-¿¡Eh, estuviste involucrada en ese incidente, Rushella-san!?-

-¡¡No, umm….. Como sea, ese tipo me pertenece!!-

Rushella rápidamente sacó su carta de triunfo para evadir la pregunta de Reina.

De alguna forma se sentía incomoda en presencia de Reina.

-Ya veo…la relación de ustedes dos debe ser muy cercana…-

-¡Hmph, pero últimamente siempre me está tomando a la ligera!-

-¿En serio? Yo pienso que él siempre está muy preocupado por ti……-

-Es difícil de decir. Por cierto, cuando estás viendo a ese tipo, ¿por qué siempre alejas la mirada tan pronto como él se gira?-

-P-Por nada, eso es… Umm…-

-Solo ve si quieres ver. Di lo que sea que quieras decir. ¿Qué hay de malo con eso?-

Sin estar preparada para decir su secreto guardado de doncella, Reina mostró una preocupada expresión.

Ignorando el tacto y las cosas mundanas, la vampiro lanzaba ataques directos uno tras otro.

-…Tampoco entiendo en realidad esto. Nunca sentí esto antes…… Fui criada para ignorar estos tipos de cosas y dejarlas para después en la vida……-

-¿De qué hablas? ¿Son las enseñanzas de esa particular deidad?-

-Sí, mi familia… Nuestra fe es muy profunda. Cuando voy a la iglesia los domingos, me dicen que debo usar el uniforme…… Hay además varias reglas en todo tipo de cosas. Incluso la simple adivinación de la suerte está prohibida. Es un poco molesto……-

La jovencita sobreprotegida tenía sus propios problemas.

Pero era imposible que Rushella los entendiera.

-La simple adivinación de la suerte no cambia nada. Solo los humanos confían en algo como eso. ¿Eres una de esos?-

-¿Tú crees…? Yo pienso que funcionan, de cierta de manera…-

-Si tienes algo que decir, dilo; algo que quieras hacer, hazlo. No te andes por las ramas. ¡A donde quiera que veo, el objetivo siempre obedece obedientemente a mi voluntad!-

Es obviamente es por usar los “Ojos Místicos” ¿verdad?… Esa se supone que sería la acostumbrada respuesta de Hisui.

Pero el familiar dialogo no apareció, provocando que Rushella viera a su alrededor, pensando en Hisui.

En ese instante, sus propias palabras se clavaron en su propio corazón.

Si tienes algo que decir, dilo.

¿Se lo diría ella a él?

-…Las cosas no siempre son así de simples.-

-Es verdad……-

Aunque los rostros de ambas chicas no eran iguales, estaban en claro acuerdo en ese tipo de punto crucial.

Rushella se puso de pie y dijo a Reina con una inescrutable expresión.

-Quisiera pedirte algo.-

-Mientras me sea posible ayudar…-

***

Saldré a comprar un poco de jugo – dejando esas palabras detrás, Hisui salió de la casa.

Pero no regresó en bastante tiempo.

Porque – aún no había encontrado a Rushella.

Había intentado poner un dispositivo de rastreo en ella antes, pero había hecho un berrinche después de darse cuenta así que había dejado de hacer eso.

Y ella seguía sin tener un celular.

Hisui no tuvo más opción que seguir las huellas como los antiguos caza vampiros y buscar a Rushella basándose en las tendencias y características de un vampiro.

Rushella había salido después de cambiarse de ropa, sin llevar equipaje con ella. Estaba prácticamente sin un centavo.

Muy probablemente, seguramente regresaría a casa eventualmente. En ese caso, Mei y Eruru quienes estaban en casa le informarían a Hisui.

De todos modos, Hisui decidió checar los lugares que Rushella podría haber visitado.

-……¿Qué tipo de lugares son esos?-

Él no tenía para nada una idea.

Después de todo, siempre salían juntos. Ahora que tenía que pensar a que lugares iría ella sola, él no tenía ni una sola pista.

Su más grande deseo – la sangre, era suplido por él mismo. Aparte de eso, Hisui no podía pensar en otra actividad que hiciera ella mientras estuviera fuera.

Checando todos los lugares en que ella había estado – el camino a la escuela, el distrito comercial – todos ellos, Hisui no pudo encontrar rastros de ella.

Por el lado de Mei y Eruru tampoco había noticias.

-Qué debo hacer ahora……-

El sol estaba por ponerse, señalizando la llegada de la hora de los vampiros.

Una vez que Rushella se pusiera completamente activa, su área de actividad sería mucho más amplia.

Mejor primero iré a casa por un plan – Hisui tomó esta decisión y se dio vuelta para volver a casa.

Mientras caminaba, al girar en una esquina, se topó con la persona que había perdido.

***

– “ ”Ah.” ” –

Ambos exclamaron mientras se señalaban uno a otro.

Entonces hubo un momento de silencio.

Hisui fue el primero en hablar.

-…¿A dónde fuiste?-

-No es asunto tuyo.-

Las palabras de Rushella eran penetrantes.

Ella no lucia diferente de cuando había salido, excepto que ahora llevaba una bolsa llamativamente en sus brazos.

-¿Qué es eso?-

-¡E-Es… vengo de hacer ´compras´!-

-Así que has aprendido una nueva palabra como esa……-

-¿¡Entonces que quieres!? ¿¡Por qué estás aquí!?-

-Esa es mi pregunta.-

Bajo la lámpara de la calle ambos se miraron.

Justo cuando ambos estaban a punto de hablar simultáneamente—

Un denso aroma dulce llenó los alrededores.

Tan denso que el aire se tiñó de color rosa, este gas parecía tener veneno.

Hisui instintivamente presintió peligro y desesperadamente observó sus alrededores.

La calle por la noche no tenía a nadie más.

Excepto por la silueta de una figura con una capa roja de aspecto antiguo, de pie en silencio.

En su mano derecha sujetaba un pequeño cuchillo, reluciendo afiladamente. En su otra mano había una botellita, la aparente fuente del aroma.

-¿Podría ser que… Tú seas la ´Bruja´?-

-¡¡Ten cuidado….. Esa vestimenta y esa fragancia, las recuerdo!!-

La figura se acercó a los dos lentamente.

Hisui y Rushella se pusieron más alertas.

Entonces la “Bruja” actuó inesperadamente.

Aunque más lenta que un vampiro, ella era aún mucho más ágil que Hisui.

-……¡!-

Mientras los dos veían alarmados, ella metió la mano izquierda dentro de su capa y sacó una nueva botella.

La botella era ligeramente más grande que la anterior y lo suficientemente larga como para caber en la palma de su mano. Contenía un líquido tan rojo como la sangre fresca.

La “Bruja” arrojó la botella hacia los pies de ellos.

Evadiendo a tiempo, no fueron golpeados. La botella simplemente se hizo pedazos contra el suelo.

Para cuando notaron el olor que liberaba, solo entonces Hisui y Rushella se dieron cuenta de que la intención de la “Bruja” era producir este olor y no el golpearlos directamente.

Los cuentos de hadas cuentan de lagartos disecados al sol y ranas siendo cocinadas en calderos para preparar las pociónes de las brujas – en ese momento, el gas venenoso frente a ellos recreaba una poción secreta de esas de las brujas de las leyendas.

Hisui frunció el ceño y rápidamente se cubrió la boca y la nariz.

A pesar del abrumador hedor – no había gran efecto debilitante.

Él sería capaz de soportarlo.

Pero por otra parte Rushella no parecía estar bien.

Presionando una mano contra su pecho, ella cayó con una rodilla sobre el piso.

-Que, esto es…… Tan desagradable……-

-¿¡Hey, estas bien!? Cálmate.-

-¿Cómo se siente…… Esta poción mágica que preparé usando sangre y una receta secreta? No culpes a nadie más que al sentido del olfato de tu raza que ha intensificado el desagradable hedor. Particularmente, tu reacción ante la sangre debería ser más mayor.-

-¿Esto es… Un veneno en contra de vampiros?-

-Así es – Incluso los de tu tipo se quedaran inmóviles por un momento después de inhalarlo. ¡¡Esto es – suficiente!!-

La “Bruja” entró en acción.

Para proteger a Rushella quien estaba incapacitada, Hisui se paró frente a ella.

-¡Espera, detente……!-

Los gritos de Rushella fueron inútiles.

La “Bruja” tenía su rostro oscurecido por la capa, revelando solamente una atractiva sonrisa al borde de sus labios.

Ella dejó caer la afilada hoja.

La espada cortó el brazo de Hisui que resguardaba el vulnerable estado de Rushella.

-…¡Mmm!-

Hisui sintió un agudo dolor.

Sin embargo, la herida no era muy profunda.

Él al principio intentó lanzar un contrataque con su otra mano pero esa persona sujetó su puño. Sin duda, la sensación de su agarre se sentía como la de alguien femenina, pero había un tipo de ungüento que se sentía un poco resbaladizo.

-¡Deseas protegerla… En ese caso, serás tú quien será ´maldecido´ primero!-

Girando su espada, rasgó a través del brazo de Hisui, dejando un cruel rastro de escritura con sangre.

Hisui no podía descifrar nada, pero él estaba seguro que esas eran “palabras” de algún lenguaje.

-¿Esto… Que rayos……?-

La herida era superficial – pero Hisui inmediatamente colapsó.

-¡¡Perra–!!-

Rushella finalmente se liberó de las ataduras del veneno y esgrimió su daga favorita.

Entonces activó sus “ojos místicos”.

El brillo escarlata atravesó a la “Bruja”, dejándola bajo absoluto dominio.

-¡Quédate ahí de pie obedientemente… Mírame encargarme de ti personalmente!-

Pero sin preocuparse, la “Bruja” simplemente relamió sus labios.

-Tsk……Tu sirviente te salvó.-

Dándose cuenta de que la situación no le era favorable, la “Bruja” se desvaneció en la oscuridad y se retiró.

Otra razón de porque se había retirado probablemente era porque sintió a alguien aproximarse.

Pero esto era solamente la conclusión de esta cacería en particular.

-¡¡Ten por seguro que te destruiré la próxima vez. Desaparecerán — Vampiros!!-

-……!!-

Completamente en desacuerdo en aceptar el desenlace, pero Rushella no tuvo más elección que ver a la “Bruja” escapar frente a sus ojos.

Desesperadamente, se apresuró al lado de Hisui y lo levantó en brazos.

Draculea_V02_-_BW09

-Resiste. ¡Dada tu formación corporal, está herida menor no debería ser problema, ¿verdad!?-

-Eso se supone… Pero…… El sangrado no se detiene…… Que sucede……-

-¡Se fuerte! ¡¡Tu sangre me pertenece completamente a mí… No la desperdicies sangrando así!!-

Las palabras de Rushella eran arrogantes como siempre, pero su tono de voz era sollozando.

-¿¡Por qué, por qué tenías que protegerme!? ¿¡Soy una vampiro, sabes!? ¡Soy inmortal! ¡E incluso es de noche… Tú, grandísimo idiota!-

-Cállate…… Ya sean vampiros o humanos, eso no importa. Esto es algo… que tenía que hacer……-

Hisui seguía consciente pero se le hacía extremadamente difícil hablar.

Algo invisible, más aterrador que la herida, estaba erosionando su cuerpo.

-Además, ¿no tenías… algo que decirme……? Dilo… como debe ser…para mí…… Solo tienes que… hacer eso……-

Terminado su frase con gran dificultad, Hisui se desmayó.

-¿Hey…Que pasa? ¡¡Resiste!!-

Gritó Rushella histéricamente mientras movía el cuerpo de Hisui entre sus brazos.

Pero él no despertó.

***

Al día siguiente – en un cuarto del Hospital Seidou.

Hisui había sido transportado a este amplio hospital cercano a la escena. Este lugar estaba además asociado a la “Sección de Investigaciones Sobrenaturales” a la que Eruru pertenecía.

Después de llevar a Hisui a casa en sus brazos, Rushella le dijo a Eruru y a Mei lo que había ocurrido y ellas inmediatamente llamaron una ambulancia para él.

Para garantizar absoluta discreción, Hisui había puesto en cuarentena en la misma habitación donde Reina había sido confinada.

Esto implicaba que él no sufría de una enfermedad ordinaria.

En realidad, el cuerpo de Hisui solo tenía un rasguño superficial – normalmente debería sanarse instantáneamente y salir del hospital.

Sin embargo, él aún permanecía inconsciente.

Bajo la supervisión de Eruru, Hisui había pasado por todo tipo de pruebas. Por otra parte, Rushella y Mei habían logrado salir de la escuela y esperaban en silencio por resultados.

Sentada en la banca fuera de la habitación, el rostro de las dos chicas estaba lleno de tristeza.

-El resultado de las pruebas está listo. La herida no es de gravedad. Dada su formación corporal, debió de haberse sanado hace tiempo. Sin embargo, continúa sangrando sin detenerse. Y la razón seria – muy probablemente que el cuchillo estaba envenenado.-

Eruru sujetaba el cuadro médico del paciente en una mano mientras reportaba a las chicas. Su rostro era igualmente serio.

-¿Veneno…? Qué diablos……-

-Según el análisis del veneno, su ingrediente principal es la mandrágora. Obviamente, de la parte más potentemente medicinal – la ´raíz´. Mas seguramente la raíz extraviada de la flor encontrada en la jardinera.-

Respondió Eruru a la pregunta de Mei en tono sombrío mientras miraba entre los registros.

-El veneno de mandrágora es más efectivo cuando se ingiere oralmente. Dado que el veneno fue preparado apropiadamente, el objetivo, aun siendo un vampiro, quedaría inmovilizado por un periodo de tiempo. Pero debido al sabor, es extremadamente difícil que un vampiro lo beba sin que lo note. Por lo tanto fue colocado encima del cuchillo. Además, este no era simplemente un ´veneno´ sino debería ser catalogado como una ´maldición´ de nivel medio.-

-¿´Maldición´… Que hace eso?-

Preguntó Rushella en voz baja.

Ella había sido el objetivo original de la maldición. Pero Hisui sufría como resultado por protegerla.

-El sangrado no para. No importa como intentemos tratar la herida, la sangre continua fluyendo. Esta es muy seguramente una maldición para encargarse de vampiros. Un simple veneno no puede derrotar a un vampiro, pero haciendo que las heridas sangren sin parar un vampiro puede debilitarse continuamente. Para un vampiro, la sangre es la fuente de vida y la raíz de su poder. Aunque la pérdida masiva de sangre no lo llevara a la muerte, aun un vampiro seria inmovilizado. Entonces aprovechando la oportunidad, un golpe mortal podría darse — ¿es probable que este fuera el plan de la bruja?-

-Ya que era pensado para un vampiro… ¿Qué pasa si se usa en un humano?-

-El resultado es el mismo. Sin embargo, el daño es naturalmente más alto contra un humano. Más bien, un humano rápidamente se desangraría hasta morir. La única razón por la que Kujou-san sigue vivo es gracias a su formación corporal que brinda superior regeneración y creación de sangre, ofreciendo así algo de resistencia contra la maldición.-

Como se trataba de Hisui, él aún seguía soportando.

Pero la muerte era simplemente cuestión de tiempo.

-Por supuesto que intentamos una transfusión, pero por alguna razón, su tipo de sangre sigue cambiando, haciendo todos los tipos de sangre incompatibles. Esto es muy seguramente un tipo de maldición producida por el veneno. En otras palabras, una vez que termine de desangrarse no habrá esperanza de recuperación. Incluso ahora, la pérdida de sangre esta drenando poco a poco su vida. Si esto continua – probablemente solo le quede un día de vida.-

Las palabras de Eruru eran completamente serias.

Pero su rostro estaba lleno de sufrimiento.

Mei estaba igual.

Solo Rushella miró hacia otro lado sin decir nada y caminó hacia el elevador.

-Qué tipo tan estúpido. Sin hacer conciencia de que es mi sirviente.-

-¡Hey, estas yendo demasiado lejos!-

Mei corrió y la sujetó por el hombro.

Pero Rushella no volteó.

Solamente sus hombros temblaron sin parar.

-¡Que el muera y deje a un lado sus obligaciones de cuidar de mí, es completamente imperdonable! ¡Seguir vivo para servirme es el más grande deber para un sirviente!-

-……-

Sintiendo los verdaderos sentimientos de Rushella, Mei permaneció en silencio.

Esta vez, Eruru habló e hizo una sugerencia.

-Basándose en toda la información que reuní en casa de Hisui-san, había algo – la bruja que creó el veneno definitivamente posee el antídoto correspondiente. Quien maldice a otros siempre conoce la manera de levantar la maldición. Encontrando la bruja y trayéndola ante la justicia – es la única manera de salvar a Kujou-san ahora.-

-…..-

-Además – Al usar los ´ojos místicos´, seguramente perturbas la concentración del objetivo. No importa que tanta fuerza mental tenga ella, mientras la tomes por sorpresa, incluso tu poder puede dejarla sin poderes.-

-…Lo se.-

Rushella corrió dentro del elevador.

Mientras Mei miraba a Rushella marcharse, Eruru le informó.

-Espero que puedas ir con ella para ayudarla. El enemigo debe ser capturado vivo, de otra manera no hay para qué. Ahora que Kujou-san no está disponible, alguien tiene que actuar como como apoyo para ella.-

-No hay problema. Confiare en que me mantendrás al tanto de la situación, Eruru-chan.-

-Muy bien… Continuaré investigando y veré si hay otras soluciones.-

Mientras las tres chicas seguían sus respectivos objetivos, rogaban en sus corazones por la seguridad de Hisui.

Con su vida en una encrucijada, la supervivencia de Hisui seguía siendo incierta.


1.- Lesbianas… vampiros mujeres: una referencia a la famosa novela gotica Carmilla la cual presenta a la homonima mujer vampiro que rapta mujeres jovenes. Anterior a Bram Stoker’s Dracula.


4 pensamientos en “Capitulo 5 – Esta sangre mia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s