Capitulo 4 – Campo de Entrenamiento de Primavera


Una noche durante un cierto día libre en mayo, la casa de Hisui recibía a sus primeros visitantes desde que Rushella se había mudado ahí.

-…Gracias por recibirme.-

-Igual yo, gracias por recibirme.-

En total contraste, Eruru se presentó sin mayor emoción mientras que Mei la seguía alegremente.

Su equipaje era completamente diferente también. Eruru simplemente llevaba una maleta de tamaño mediano que probablemente apenas y traía dentro lo esencial, mientras que el equipaje de Mei era un carrito de equipaje enorme, que se veía como si fuese a viajar al extranjero.

-¿¡Que te pasa, por qué tienes que traer tanto equipaje!? ¿¡Y por qué viniste tú también!?-

Rushella estaba de pie en la entrada para recibir a las chicas. Enormemente desagradada señalaba al enorme equipaje de Mei.

Esta había sido la previa sugerencia de Hisui, venir a su casa para investigar y organizar su información sobre la “bruja” — pero Rushella no parecía contenta por alguna razón, enfureciéndose desde muy temprano por la mañana.

-Oh vaya, ¿necesito recordarte que soy la asistente de Eruru-chan? Y dejar que una jovencita y un joven pasen tiempo solos bajo un mismo techo… ¿Qué pasa si algo ocurriera?-

-…Desde mi punto de vista, al estar solo contigo es cuando algo podría pasar, me asusta tanto…-

Estando completamente del lado de Rushella, Hisui replicó para expresar su propia ansiedad.

El estilo de Eruru era directo y ventajoso, siempre haciendo uso de comentarios cortantes o de violencia. Por otra parte, Mei se inclinaba más hacia el acoso sexual contra el que era imposible defenderse, lo que era lo más problemático en cierta forma.

-No seas así. Después de todo esto es solamente parte del trabajo, y también una oportunidad para observar mis futuras condiciones de vida.-

-…Ya lo sabía. Como sea, pasen ustedes primero.-

Sin más opción, Hisui dejó a Mei y a Eruru entrar en la casa.

Mei miraba alrededor de la casa con gran interés, hurgando y tocando las cosas aquí y allá.

-Hmm mmm… ya veo, las habitaciones están bastante elegantemente decoradas, y muy limpias también.-

-¡Por supuesto! ¡¡Es mi casa después de todo!!-

-De que te sientes orgullosa, probablemente todo es trabajo de Hi-kun, ¿verdad?-

Mei rechazó la orgullosa declaración de Rushella pero la arrogante vampiro permanecía inmutada.

-¡Es natural que mi sirviente se haga cargo de mi vida diaria, ¿cierto? Los frutos de estas labores son mis logros!-

-…Hmph. Por cierto, ya que todas las labores domésticas son hechas por Hi-kun, entonces él también hace la lavandería, ¿verdad? ¿Incluso colgar las ropas fuera para que se sequen y doblarlas?-

-¡Por supuesto! Esas labores son su trabajo, naturalmente.-

-…¿Así que no te preocupa?-

-¿Preocupar que?-

Escuchando a Mei tratando de suponer algo, Rushella preguntó confundida.

Mei continuó con rostro serio y mencionó un indignante hecho.

-¿Qué hay de tu ropa interior y esas cosas — así que él las seca y dobla también?-

Un momento de silencio.

Entonces – el rostro de Rushella se puso completamente rojo al tiempo que corría y sujetaba a Hisui del cuello.

-¡¡Tu, t-t-tu, pensar que irías tan lejos……!!-

-¿¡Eh — por qué estás hablando de eso en este momento!? ¿¡Pensé que no te importaba!?-

-¡Que molesto, cállate! ¡Tú, inferior sirviente, pensar que tomarías mi ropa int-t-terior……!-

-Vaya, quien sabe que habrá estado haciendo con ellas en secreto. Digo, ¿las has estado contando para ver si hay algunas perdidas?-

Mientras Mei sádicamente agregaba leña al fuego, el rostro de Rushella se ponía más rojo mientras seguía golpeando a Hisui con sus puños.

-¡Duele, hey, detente! ¡Sudou, tu deja de decir estas cosas innecesarias!-

-Vaya, debe ser muy estimulante para los jóvenes en su pubertad, ¿cierto? ¿Entonces como es la situación en realidad?-

-…Doblar esa clase de cosas por ella personalmente sería demasiado, así que simplemente las pongo en el cajón de su cuarto. Así ha sido siempre, ¿cierto?-

Explicó Hisui como tratando de tranquilizar a Rushella, ayudándole a recordar cómo habían sido las cosas.

-…Es verdad, la ropa interior siempre esta revuelta. Las doblo yo misma…-

-¿Ves? Ve que considerado soy. Cuando las lavo también las pongo en un recipiente por separado.

-…..¡¡!!-

Tan pronto como él habló, la barbilla de Hisui fue golpeada por otro de los puñetazos de Rushella.

Aturdido por el impacto, protestó.

-¿¡Qué demonios!?-

-¡Que molesto, cállate!-

Rushella estaba al borde de las lágrimas.

Mei asintió entendiéndola, e incluso Eruru quien había estado observando sin involucrase, dijo.

-Hi-kun es el que está equivocado aquí.-

-Tú de verdad eres demasiado insensible.-

-¿¡Qué tipo de respuestas son esas de ustedes dos!? ¿¡Mi vida no es fácil, de acuerdo!? Esta es simplemente la ropa interior de Rushella, esta es simplemente la ropa interior de Rushella, esta es simplemente la ropa interior de Rushella… ¿Saben cuántas veces tengo que repetirme en silencio eso y el esfuerzo que toma evitar verlas para permanecer calmado? ¡Piensen en mi difícil situación aquí!-

Gritó Hisui conmovedoramente pero Mei continuó empeorando el problema.

-Vaya que sí, llevas una vida de sufrimiento. Ya que debes haber lavado la ropa interior de tu familiar también, ¿hasta cierto punto debes haberte acostumbrado?-

-…Bueno, comparadas con la ropa interior rojas y negras de esa persona, enriquecidas en un estilo vampirezco y aroma adulto, las coloridas de Rushella son de un tipo más lindas…-

Antes de que pudiese terminar, Hisui fue golpeado por el ataque especial de Rushella mientras ella sollozaba y lloraba.

Hisui adoloridamente se sujetaba el rostro, mientras Mei y Eruru resoplaban con exasperación mientras veían desde un lado.

-…Esto es completamente — totalmente culpa de Hi-kun.-

-Tienes razón, nunca había visto a nadie tan insensible.-

Rushella lloraba en una voz apenas audible, cubriendo su rostro con ambas manos. Solo entonces Hisui lo entendió.

-……..Lo siento, es mi culpa.-

A pesar de que Hisui cedía y se disculpaba, las miradas penetrantes del trio de chicas seguían. Para evitar sus quemantes miradas, Hisui decidió eliminar el problema de raíz.

-…¡Por cierto, si no quieres que vea tu ropa interior, entonces lávalas tu misma! ¡No es como si tuvieses tanta!-

-…Cierto. Debe ser trabajoso, pero a comparación que dejar que este tipo las lave…-

Rushella limpió sus lágrimas mientras comenzaba a aceptar la sugerencia de Hisui. Pero Mei agregó más leña al furioso fuego que se apagaba.

-¿No es este en realidad un dilema? ¿Pienso que deberías considerarlo bien primero?-

-¿Como?-

Preguntó Rushella, confundida. Y Mei respondió con una sonrisa pícara.

-Entonces es tu turno de lavar la ropa interior de Hi-kun.-

Señaló Mei a la entrepierna de Hisui mientras hablaba.

La mirada de Rushella siguió su dedo — sus mejillas se pusieron más y más calientes, comenzó a dar de puñetazos a Hisui nuevamente como si fuese un saco de arena.

-¡Tu, tu, t-t-tu, inferior sirviente — ! ¿¡Que me estás pidiendo que haga!?-

-¡Nada, no pedí que hagas nada por mí! ¡¡¡Además, esto no es gran cosa!!! ¡Deja de estar tan nerviosa! ¿¡Que tan inocente eres en realidad!?-

-¡¡Que molesto, cállate!!-

Rushella sujetaba a Hisui contra el piso mientras continuaba golpeándolo.

-…Lo sabía, vivir juntos realmente no está resultando entre ustedes dos ¿cierto? ¿Qué opinas si hago un cambio con ella?-

-…..No.-

-Soy diferente de esa chiquilla, ¿sabes? Hi-kun, aunque pongas cualquier ropa interior con extrañas sustancias pegajosas dentro de la lavadora, yo con todo gusto las sacaré y personalmente las lavaré a mano por ti.-

-Dame un respiro ¿quieres? ¿¡Puedes dejar de hablar mal de la parte más sensible del físico de un chico!?-

-¡No he terminado de hablar! ¡¡Tu, irrespetuoso sirviente!!-

…Entonces Hisui sufrió otro golpe. Liberado finalmente, se topó con la mirada de burla de Eruru.

-Deja de gastar tiempo con eso tan absurdo… ¿Dónde está la colección de tu familiar? ¿Me gustaría tomar uno mientras los recorro sabes?-

-…¿Cuál es la prisa? Esperar un momento no te hará mal, ¿de acuerdo? De todos modos es hora de la cena, ¿así que por que no comemos primero?-

-Yo simplemente quiero terminar la labor tan pronto como sea posible.-

-No sé cómo te sientas, pero si arruinas la hora de la cena, Rushella hará otro berrinche. Podrías acompañarnos a la cena primero, ¿de acuerdo?-

-…Entiendo.-

Eruru aceptó de mala gana y tomó asiento en la mesa con Mei.

En esta rara ocasión con tantas personas a la mesa, la comida era un caceról Japonés.

Usando caldo de pollo como sopa base, el platillo principal del caceról consistía en albóndigas de pollo. Se veían claramente los vegetales verdes flotando en medio de la sopa blanca y suave.

-De acuerdo, por favor disfruten la cena.-

Dijo Hisui mientras traía la olla a la mesa. Para Rushella, esta cena era una experiencia nueva desde que había despertado — la primera ocasión que compartiría una comida en la mesa con un grupo de cuatro personas.

-…De alguna forma siento que esta comida es más lujosa de lo usual. ¿Podría ser que estas poniendo especial esfuerzo solo porque estas dos vinieron?-

-No es como si haya puesto un especial esfuerzo. Aunque el caceról da una sensación de lujo y de que es muy apetitoso, en realidad, no es difícil preparar un platillo bueno y eficiente. También use sobras de vegetales. Por cierto, ustedes chicas de verdad deben comerse sus vegetales.-

Ignorando el puchero de Rushella, comenzó a disfrutar la comida con las demás.

Hisui se ocupó de reemplazar los ingredientes y la sopa en la olla. Para mantener la sensación de frescura en la sopa, usaba un filtro para sacar el caldo y el exceso de aceite de la sopa. Cuidadosamente, agregaba las nuevas piezas de pollo, albóndigas, así como los vegetales.

-Hi-kun, realmente eres un profesional en esto. Con gusto te tomaría como mi esposo justo aquí❤-

-Eso no es algo que se le diga a los chicos.-

-Vaya, ¿pero hablo muy en serio sabes? Podría devorarte aquí mismo❤ –

Diciendo eso, Mei lamió sus suculentos labios húmedos.

Hisui sabía muy bien que ella no estaba bromeando y calladamente evadió su mirada. Quizás tal y como Rushella lo había dicho, dejarla entrar en la casa no era una idea muy acertada.

-Hmm… Bien, el sabor no está mal. ¿Realmente pusiste especial esfuerzo hoy verdad?-

Aunque Rushella estaba satisfecha con el sabor, no estaba particularmente de buen humor, con obvio desagrado en su rostro mientras hablaba.

-Ya lo dije no ¿? Como siempre, tome atajos al prepararlo. Además, el caceról en sí mismo es algo para preparar cuando tienes pereza.-

-¡Mentiroso! ¿¡Cómo podría estar tan sabroso!?-

-No estoy mintiendo. Si tuviese que decir alguna diferencia, sería el hecho de que este es un caceról.-

-…..¿?-

-O tal vez que tenemos a un grupo completo aquí como compañía.-

-¿Qué tiene eso que ver con el sabor?-

-De eso es lo que se trata este tipo de platillo.-

Hisui tomó el plato que Rushella extendió y le sirvió varios ingredientes en balanceadas proporciones. Naturalmente, agregó una buena porción de vegetales los cuales Rushella había estado evitando.

-¡Que haces! ¡No me des lo que sea que agarres!-

-Como dije, come más vegetales. Y deja de deshacer el tofu cremoso en pedacitos. Si no puedes agarrarlos con los palillos, solo usa un escurridor.-

Sermoneó Hisui mientras agregaba una buena porción de tofu al plato de ella.

-…Porque es muy difícil…… ¡Todo es culpa de esta herramienta!-

A pesar de quejarse verbalmente, Rushella continuó metiendo dentro de su boca los pedazos de tofu que Hisui le había servido.

Incluso Eruru, quien no había dicho ni una sola palabra, estaba terminando su comida con sus palillos sin parar. Al parecer el platillo de esta noche era bastante acorde a los gustos de ellas.

-Pero tu… Nunca preparaste un caceról para mí antes. ¿Por qué hoy?-

La pregunta de Rushella provocó que la expresión de Hisui se oscureciera.

-…Comer caceról con solo dos personas, sería demasiado.-

-¿¡A que te refieres con eso!? ¿¡Tienes algo en contra de comer conmigo!?-

-Los caceróles me traen recuerdos que no quiero recordar…-

Declaró Hisui indiferentemente y se levantó.

-Es hora de cerrar esta cena con algo de postre.-

Diciendo eso, entró en la cocina para traer los ingredientes.

Mirando la espalda de él alejarse, Rushella imaginó la vida del chico a la mesa antes de conocerla.

Probablemente — no eran muy diferentes a los días de ahora junto a ella.

Dos personas — teniendo una cena viéndose el uno al otro.

¿Con quiénes?

Con familia.

Con una vampiro.

Pero después, se quedó solo.

¿Y qué tipo de platillo traería esta desgarradora sensación de soledad?

Definitivamente, era algo que al cocinarlo requiriera dos o más participantes para disfrutarse.

Por ejemplo… un Caceról.

Aun con un nuevo miembro en el hogar, aun con Rushella uniéndose a su mesa — ¿la soledad de Hisui no era capaz de disiparse?

-……Que enclenque tan cobarde.-

Murmuró Rushella con desagrado, vertiendo el resto de la comida del caceról en su plato.

Después terminaron su postre y Hisui obedientemente limpió la mesa y comenzó a lavar los trastes y la vajilla.

Justo cuando estaba lavando los platos, Eruru de pronto se acercó a él.

-Déjame ayudar. Aceptar la hospitalidad de alguien sin hacer nada a cambio no va con mi estilo.-

-Gracias… Aunque me gustaría agradecerte sinceramente por tu oferta, ¿qué ocurre con esa expresión de queja en tu rostro?-

-No tengo quejas sobre tu comida. Sin embargo, desearía comenzar con mi verdadero propósito al venir a este lugar.-

-Entiendo. Déjame terminar esto primero.-

-Es por eso que estoy ayudando. Acabemos rápido.-

Mientras Eruru lo apuraba verbalmente, ella hacia su labor muy eficientemente. En poco tiempo, toda la vajilla estaba lavada y finalmente ella era capaz de ir a su principal propósito y comenzó a trabajar.

-…Entonces vamos. Al sótano.-

Hisui la guió a través de la sala.

Y terminaron siendo encontrados por Rushella, al asecho como siempre.

-¿¡A donde van ustedes dos!?-

-Vaya, ustedes dos otra vez juntos. ¿Últimamente no han estado haciendo equipo de manera muy frecuente?-

Mei también se unió, cuestionando a Hisui mientras colocaba su barbilla sobre sus manos. Hisui no se molestó en responderle.

-Esto es trabajo, repito, trabajo. No sé cuánto tiempo le tome a ella, pero yo volveré enseguida. Ustedes dos deberían adelantarse e ir a bañarse.-

-Entiendo. Te estaré esperando en tu cama, así que apúrate por favor ¿de acuerdo?.-

-…Dormiré en el sofá de la sala esta noche, ¿de acuerdo?-

Se quejó Hisui en respuesta a las tentadoras seducciones de Mei, entonces llevó a Eruru al sótano.

Mientras bajaban la escalera, la iluminación cambiaba de la luz de las bombillas a la de candelabros viejos. Con gran interés, Eruru inspeccionaba su alrededor.

-Este estilo y ambiente son bastante realistas. Finalmente tengo la ligera sensación de que estoy visitando el castillo de un vampiro.-

-Todo eso era en el pasado. Esta ahora es la casa de un humano, yo.-

-¿No hay una vampiro viviendo aquí en este momento? ¿Ha estado ella aquí abajo?-

-¿Hay algún vampiro en este mundo que quisiera ir a un lugar donde hay una cruz gigante clavada en el suelo? Al principio ella tenía curiosidad, pero una vez que se lo comenté, evitó el lugar.-

-……-

La exclamación de Hisui incomodó la expresión en el rostro de Eruru. Después de todo, a ella también le asustaban las cruces.

-No te preocupes, la moví a otro lugar hoy.-

-…Gracias.-

-Llegamos.-

Hisui se detuvo y señaló a un lugar enfrente.

Iluminada por la luz de las velas, se podía ver una biblioteca llena con innumerables estanterías.

Regados sobre el piso había libros que no cabían en los estantes llenos, claramente mostraban su masiva cantidad y antigüedad.

La colección de libros de la biblioteca era bastante diversa y grande, prácticamente con todos ellos en idiomas extranjeros, exhibiendo con claridad el vasto conocimiento de su antigua dueña.

-Esto es…-

-Creo que cuenta como la herencia que me dejó mi familiar. Ella en verdad amaba los libros y a veces se encerraba aquí abajo para leer. Así que, ¿lo que estás buscando debe de estar por allá?-

Hisui caminó hasta cierto rincón en la biblioteca y le preguntó a Eruru mientras señalaba hacia la vasta colección de libros.

-Probablemente en algún lugar por aquí… Libros sobre brujas.-

Eruru cuidadosamente miró los títulos sobre la orilla de los libros, buscando por la palabra clave “bruja”. Y dadas sus habilidades en idiomas extranjeros, solo pudo leer la mitad de ellos, pero pronto encontró un libro relacionado con brujas.

-¿Una colección de libros sobre brujas…? ¿Qué pretendía?-

-Desde mi punto de vista, simplemente curiosidad. Además, mencionó que experimentó las “cacerías de brujas” ella misma. Menciono que también fue confundida una vez con una bruja.-

-Escuché de tradiciones donde trataban a los vampiros y a las brujas por igual, ¿podría ser lo que le ocurrió a tu familiar?-

-Esto me irrita pero no tengo forma de negar esa posibilidad… Bueno, solo investiga todo lo que quieras. Si lo necesitas, puedes tomarlos prestados y llevártelos.-

-Entonces aceptaré respetuosamente tu oferta.-

Eruru se sentó sobre el piso y comenzó a hojear un libro que había tomado por casualidad.

Esta iba a ser una tarea bastante ardua, pero no había duda en sus ojos.

-…No te sobre esfuerces ¿de acuerdo?-

-No necesito que te preocupes por mí.-

Escuchando la fría respuesta de Eruru, Hisui forzó una sonrisa y abandonó el sótano.

Mientras Hisui estaba abajo, Rushella había ido a tomar un baño – Mei había tomado esta oportunidad para ir a la segunda planta.

Ella no tenía demasiado interés en el trabajo de Eruru.-

Claro que cuando su ayuda fuese necesaria, ella iría a cumplir sus deberes considerando su salario – pero la razón en su totalidad de porque había venido a la casa de Hisui hoy puramente por sus propios intereses.

Así es – todo era por su plan de concebir un bebe.

-En su casa en un día libre – este inevitable día finalmente ha llegado……-

Sonrió Mei malévolamente y comenzó a explorar el segundo piso.

Ya había confirmado que en este piso estaba la recamara de Hisui.

Como el principal campo de batalla donde su eufórica batalla para hacer bebes tomaría lugar, era bastante necesario verificar de antemano la localización física.

-Hmm….. ¿Podría ser esta?-

Mei abrió la primera puerta corrediza. El estilo de la perilla era bastante lujoso y antiguo. Al entrar a la habitación, la vista era aún más impactante.

-Wow……-

Estaba a la par de los lugares donde vivían la realeza y la nobleza.

Una cama con dosel extra larga. Invaluables antigüedades y obras de arte por todos lados. La cama estaba cubierta por una hermosa sabana de terciopelo rojo que lucía extremadamente suave. Desde el tapizado hasta los pequeños artículos, todo había sido elegido con artística cautela.

La habitación era lo suficientemente grande como para almacenar la mayor parte del segundo piso, pero sin importar como la vieras, no parecía la habitación de Hisui.

Más bien, todos los detalles a la vista eran bastante femeninos.

Sin embargo, el lugar no tenía espejos ni un tocador, elementos esenciales de la habitación de una chica, dando una sensación poco normal. Pero tan pronto vio el ataúd de un negro profundo colocado al lado de la cama, Mei instantáneamente entendió.

-Esta es…-

Definitivamente la habitación de un  vampiro.

Era razón de porque no había espejos. Ya que los espejos no reflejaban la imagen de su dueño, eran innecesarios.-

Una característica de vampiros — no se reflejan en los espejos. Además, estaba el miedo a los rayos del sol. Así que las cortinas de la habitación estaban hechas de tela gruesa para bloquear la luz.

-¿Creo que me equivoqué eh?-

Mei se preparaba para salir con desilusión pero desafortunadamente se topó con Rushella en el momento que ella regresaba a su habitación después de tomar su baño. Naturalmente, estaba vistiendo solo una camisa como su usual atuendo casual.

-¿¡Que estás haciendo en mi habitación!?-

-Nada. Pero tu cuarto seguramente cuesta una fortuna. ¿Las finanzas de Hisui dan para tanto?-

-¡Esta habitación estaba así desde el principio! Gracias a eso, por ahora estoy muy satisfecha.-

Obviamente complacida por la habitación, Rushella se cruzó de brazos mientras asentía.

Por otra parte, Mei miró hacia el techo con una expresión seria.

-¿Qué pasa, hay algún problema?-

-Si es como lo dices… ¿Entonces Hi-kun siempre ha mantenido la habitación en su condición original? Aun después de que esa vampiro murió.-

-……¡!-

Al escuchar eso, Rushella quedo impactada y sin poder moverse.

Ciertamente… Eso era verdad.

Volviendo un poco, todos los muebles estaban libres de polvo y la habitación estaba muy limpia cuando ella se mudó aquí.

Todo este tiempo, Hisui había estado — limpiando regularmente.

-Esto es malo…-

-¿A qué te refieres con eso……?-

-¿Has escuchado de Hikaru Genji [1]?-

-Aprendí sobre el en clase. Es ese tipo que trató de tener a su madrastra además de varias mujeres al mismo tiempo. ¿¡Él incluso fue tan lejos como para raptar a una jovencita para criarla de acuerdo a sus preferencias, ese hombre realmente despreciable, verdad!?-

-…Bueno, sí, aunque partes de la historia son innegables… No obstante sigue siendo un clásico mundialmente famoso de la literatura Japonesa. Además, ¿acaso esta historia no contiene una verdad oculta que podría aplicar en este momento?-

-¿Qué quieres decir?-

-Lo que quiero decir es que, los hombres son incapaces de liberarse de la sombra de sus madres. ¿No deberías tu entender eso mejor que yo?-

Mei miró a Rushella como habiendo percibido algo.

Rushella simplemente giró su rostro a otro lado y murmuró impaciente.

-…No se.-

-…¿De verdad? Aun si Hi-kun no está interesado en ti como una Lady Fujitsubo, ¿qué hay de lo otro? Tal vez él está planeando criar a su propia Murasaki, ¿quién sabe?-

-¿Qué rayos estás tratando de decir…?-

-¿Una vampiro criaría a un niño humano sin una razón? ¿Qué hubieras hecho tu si hubieses estado en el lugar de ella?-

-……-

-Normalmente, esta situación es imposible. Sin embargo, para una vampiro inmortal de eterna juventud, esperar por una década o dos no es nada, ¿cierto? Quizás — ella simplemente estaba esperando.-

-¿Esperando para qué?-

Preguntó suavemente Rushella. Ella no quería preguntar, pero tenía que saberlo — esas eran las emociones que se percibían en su voz.

-Esperando a que Hi-kun creciera como un hombre de su agrado. Para entonces chupar su sangre y fácilmente convertirlo en un hombre miembro de su raza. Además, Hi-kun seguramente debió darse cuenta de sus intenciones… Pero aun después de darse cuenta, siguió al lado de ella, así que eso quiere decir que, Hi-kun también…-

Diciendo eso, Mei miró a los lados mirando sugerentemente a Rushella.

Rushella simplemente permanecía de pie con sus puños fuertemente cerrados.

Mei no la provocó más y volvió a su objetivo principal.

-Ya que esta es tu habitación… ¿¡La habitación de Hi-kun podría estar por allá!?-

-¡Ah, espera un minuto, tu…!-

Antes de que Rushella pudiera detenerla, Mei se metió a la habitación de Hisui.

Esta era una recamara con un estilo occidental muy ordinario. Su tamaño era también bastante normal para un estudiante de secundaria, con nada especial en ella.

Un escritorio y una estantería de acero. Manga y CDs regados sobre el piso junto con ropas. No importa como la vieras, esta era una habitación muy ordinaria de estudiante de secundaria.

-Hmm… Nada fuera de lo ordinario a simple vista.-

-¿¡Te pregunto, que tienes pensado!? ¿¡Por qué viniste a la habitación de ese tipo!?-

-Solo exploro. Para tener éxito en hacer bebes, debo comprender completamente sus gustos. ¿No es sentido común?-

-¡N-No sé!-

El término “hacer bebes” obviamente provocaba que el rostro de Rushella se sonrojara.

Mei dio un “hmph”, le dio un vistazo a Rushella y continuó explorando la habitación.

-¡Realmente necesito alcanzar un entendimiento más profundo de Hi-kun… debo mirar aquí!-

Mei se sumergió debajo de la cama como si hiciera una barrida de jugador de béisbol.

Rushella la siguió.

-¡Hey, ¿por qué me sigues!?-

-¡Cállate, porque quiero! Apúrate, ¿qué has encontrado aquí?-

-Oh vamos, ¿no lo sabes? Cuando se trata de debajo de la cama, este es el espacio privado de un hombre… ¡Pertenencias sexuales y ese tipo de cosas serán completamente revelados! Bueno, en pocas palabras, esto es un tesoro escondido del peor tipo de publicaciones.-

-¿¡A que te refieres con “peor tipo de publicaciones”!?-

-…¿De verdad quieres que te lo explique aquí?-

-¿Hablas de eso, esos ´dourinshi´ o como sea, esos libritos muy delgados, verdad?-

-Estas medio en lo cierto. Después de todo, pueden llegar a ser aptos para todas las edades, debes dejar ese extraño sentido de prejuicio. ¡Como sea, este no es el tema, deja me apresuro y checo los gustos de Hi-kun…!-

Mei se adentró a las profundidades de la oscuridad bajo la cama.

Tal vez motivada por una sensación de desafío, Rushella se unió a la batalla.

-¿¡Qué haces, buscando también!?-

-¡Cállate, entender a mi sirviente es mi deber!-

Bajo la cama, su combate llegó a un estancamiento.

Estas chicas aparentemente frágiles luchaban entre sí, peleando por el tesoro conocido como el peor tipo de publicaciones.

No obstante, sus esfuerzos terminaron sin rendir frutos.

Más exactamente, nada estaba oculto bajo la cama de Hisui.

-…¿Nada aquí? ¿¡O está oculto en un lugar más complejo!?-

-¡Hmph, finalmente eso es todo lo que una persona de tu nivel puede hacer! Yo, por otra parte, fui capaz de encontrar algo, ¿ves?-

Rushella sonrió victoriosa y gateó fuera de bajo la cama, sujetando su botín en lo alto.

-¿Qué es eso?-

La mano de Rushella no sujetaba ni el peor tipo de publicación ni uno de esos libritos delgados — en vez de eso, era una botella que cabría en la palma de la mano. La botella estaba sellada con un corcho muy pintoresco y el contenido parecía bastante ordinario — cenizas.

-¿Así que, que podría ser esto?-

-¡Yo fui quien preguntó primero, no me preguntes de vuelta a mí!-

-Pero aunque digas eso…-

Las dos bellezas comenzaron a reflexionar juntas.

En ese momento, el dueño de la habitación se paró frente a la puerta, completamente estupefacto.

Habiendo terminado su labor como guía de Eruru, había dejado el sótano para regresar a su habitación.

-…¿Qué están haciendo ustedes dos en la habitación de otra persona?-

-“ ”……” ”-

Ambas chicas bajaron sus cabezas apenadas.

¿Qué habían hecho, después de todo?

La incomoda atmosfera asfixiaba a los tres por un momento, hasta que Hisui notó la botella en la mano de Rushella y rompió el silencio.

-Devuélvanme eso…-

Hisui caminó hasta Rushella, para tomar la botella.

En el rostro de había un tacto severo, incluso Rushella obedeció callada sin resistirse.

Hisui ignoró a la sorprendida vampiro y simplemente metió la botellita en su bolsillo.

-No estén paseándose en un cuarto que no es suyo. Si no tienen nada más que hacer, entonces apúrense y salgan.-

Declaró Hisui bruscamente. En respuesta, Rushella retomó sus usuales aires de grandeza y se opuso.

-¿¡Cómo te atreves a hablarme de esa manera!? ¡Además, ¿Qué rayos era eso!?-

-Ah, tal vez es arena de una playa que visitaron ellos juntos en el pasado.-

Mei trató de calmar la situación y sugirió eso medio bromeando.

Sin embargo, Hisui lo negó con una expresión fría.

-…Esto cuenta como cenizas de muerte, supongo. Si se usa un término humano.-

La declaración provocó que Rushella y Mei se vieran una a la otra incomodas.

Ambas conocían el pasado de él. Más bien, sabían más o menos lo que había pasado, porque el propio Hisui rara vez hablaba sobre sus vivencias.

Pero ambas sabían que la vampiro que había criado a Hisui ya había sido destruida.

Como fallecimiento de un vampiro, ambas lo entendían muy bien.

Había sido una completa y total destrucción.

Un cuerpo una vez bendecido con eterno vigor, convertido en polvo, esparcido en el olvido, finalmente sin quedar nada.

-Solo fui capaz de recoger… esto.-

Si.

Al final, todo lo que había quedado en la palma de su mano, era esto.

En ese momento, el despiadado viento le había robado los restos de ella, llevándoselos al olvido.

-Que completo imbécil.-

Estas crueles palabras hicieron temblar el cuerpo de Hisui. Mei también, giró su rostro para ver a Rushella con una expresión de sorpresa.

-Para alguien ya destruido, ¿qué sentido tienen sus restos? ¿Tu… cuanto tiempo te dejaras estar encadenado a esto?-

-…Nada de eso. Esto cuenta simplemente como un recuerdo familiar o debería decir, un ritual… Nada más.-

-Mi recamara… Siempre la has mantenido en las mismas condiciones que cuando esa mujer estaba viva ¿cierto? Debes haber estado limpiándola todo este tiempo. ¿Eres bastante despreciable sabes?-

Rushella continuó discutiendo.

Mei hizo un gesto con sus ojos para decirle a Rushella que parase, pero ella la ignoraba completamente.

-Esos muebles y esa cama… Voy a tirarlos todos y comprar nuevos. ¿¡Por qué tengo que usas unos usados de alguien más!?-

Continuó Rushella con su arrogante retórica.

Pero la compasión en sus ojos se veía en su mirada hacia Hisui.

Habiéndose dado la vuelta, Hisui vio su mirada y simplemente respondió indiferente.

-Has con ellos lo que desees.-

-……!?-

-Si quieres cambiarlos, entonces adelante y compra nuevos. Honestamente, me estoy cansando de ellos también.-

-……-

-Pero tendrás que pagar por ellos tu misma. Además, tendrás que arreglártelas para deshacerte de los muebles viejos. Ah, porque no los vendes para recuperar parte del costo, debería ahorrar bastante.-

Después hubo un pesado silencio.

Sin decir nada, la mirada de Mei comenzó a mirar nerviosamente a los lados.

Finalmente, Rushella habló.

-¿Estás bromeando? Si el dinero es derrochado de manera tan irresponsable, no hay manera de sobrevivir en el mundo humano.-

-Ya veo……-

Dijo Hisui indiferentemente y dejó la habitación.

Las dos chicas no lo siguieron.

Hisui regresó a la sala vacía y se sentó sobre el sofá, mirando la televisión un momento. Después sacó la botellita de su bolsillo.

Eruru había mencionado que él traía dos artículos cuando había vuelto del extranjero – este era el segundo artículo.

Atesorarlo a su lado todo el tiempo, trayéndolo recuerdos tristes de vez en cuando — era algo que Hisui no hacía.

Hisui simplemente había recogido las cenizas, las había puesto en una botella, traído a casa, y las había colocado bajo la cama — simplemente eso.

Tal vez nunca las había vuelto a ver otra vez después de eso.

Tal y como Rushella lo había dicho, él había sido bastante desagradable.

Obviamente esto era solamente cenizas y no la misma Miraluka.

Hisui disipó su melancolía y se levantó.

Agonizar por el pasado no iba a cambiar nada. Así que, Hisui decidió tomar un baño primero, lavarse el cabello, y refrescarse. Estaba también un poco preocupado por Eruru que seguía aun escaleras abajo.

Hisui caminó hasta el baño y se quitó la ropa frente a la puerta.

Rushella y Mei probablemente seguían en el segundo piso. No podía oír nada de ellas.

Eruru estaba trabajando arduamente en el sótano.

Toparse con alguien mientras se quitaba sus ropas — no pasaría.

La puerta corrediza del baño estaba abierta y las luces estaban apagadas. Preguntando, confirmó que no había nadie dentro.

Todo estaba OK — en teoría.

Hasta el momento que se sentó en el taburete de ducharse, no había problemas.

Pero tan pronto como se sentó, escuchó un sonido detrás y algo brincó desde el techo.

-…¿Huh?-

Hisui iba a girarse para checar lo que había ocurrido, pero la suave sensación de algo presionándose contra su espalda lo hizo paralizarse.

Entonces un delicado brazo se extendió desde atrás, abrazándolo por la cintura.

Adicionalmente – una suave respiración golpeaba en su oído.

-Perdón~~ ¿Sudou-san?-

-Vaya, ¿te diste cuenta de que era yo solo por la sensación de mi abrazo?-

-¡Solo tu harías tal cosa! ¿¡De donde saliste…!?-

-Estaba sujetada contra el techo desde hace un rato. Usando solamente fricción estática y fuerza muscular, me mantuve contra la pared, que cansado❤-

-¿¡Que ocurre con ese poder y persistencia aterradores tuyos!? ¿¡Seguramente debes estar usando tu fuerza artificial en todos los lugares inapropiados!?-

En el pasado, la criatura Frankenstein, nacida en un frio y estéril laboratorio, enfurecida, fue detrás de la vida de su creado con intensidad que pondría a los acosadores de hoy en día en ridículo – ahora en un tiempo y lugar diferentes, la persistencia de la criatura parecía haber sido redirigida hacia la procreación.

Aquí en el baño, ambos estaban completamente desnudos.

-¡He estado esperando, esperando por este preciso instante cuando tu Hi-kun te quitaras tú mismo tu ropa…! ¡Finalmente, acepta tu destino!-

-Este debe haber sido tu objetivo desde el principio… ¿¡Podría ser que, la bruja haya estado a mi lado todo el tiempo!?-

-Hi-kun es tan tonto… ¿Todas las mujeres son brujas, sabias?-

Diciendo eso, Mei presionó su cuerpo aún más fuerte contra él.

Hisui podía sentir esos frutos excesivamente elásticos y grandes contra su espalda.

Movilizando todos los nervios de su cuerpo para cortar las sensaciones desde su espada, desvaneció esa diabólica calidez de su mente.

Está vacía.

No hay nada en mi espalda.

Así que, no había nada presionándose contra su espalda.

-Ah, para, Hi-kun, deja de moverte…… Te estas frotando contra las puntas, puedes sentir eso……-

-De que hablas, Sudou-san… No puedo sentir nada, ¿entiendes? Debe ser mi imaginación, pero parece que siento un poco de suavidad y calidez en mi espalda, deben ser unos bollos de carne ¿cierto? Parece haber algo ligeramente duro en las puntas, son los guisantes en la punta del shumai, ¿cierto? ¡Definitivamente, no pueden ser esas cosas que los bebes chupan ¿verdad?!-

-…Bueno no estás muy consciente. Hey, ignorarme de esta manera…… Eso es demasiado injusto.-

La malévola mano de Mei se acercó a en medio de las piernas de Hisui. Con su cuerpo entero completamente desnudo excepto por la toalla que cubría esa parte, Hisui muy apenas se las arregló para mantener en pie su última línea de defensa.

La mano hermosamente esbelta y blanca de Mei acariciaba la mano de Hisui que trataba desesperadamente de mantener la toalla en posición.

-Es en serio… lo estas frenando desesperadamente. Hi-kun, deja que tu sangre llene esta parte… Y entra en tu modo Anti-Vampiro, ¿cómo sería eso…..?-

-Deja de usar la formación de mi cuerpo para hacer bromas sucias… ¡Este amigo de aquí es tan tímido como su dueño, yo! ¡Enfrentándose a tan repentina situación, él no sabe cómo reaccionar!-

Con el brazo de Mei firmemente envuelto alrededor de su cintura, Hisui no podía escapar aun si lo intentara. La fuerza del brazo de una humana artificial era completamente diferente de lo que esa piel diabólicamente suave lo parecía. Si opusiera un poco más de resistencia, muy seguramente, instantáneamente perdería dos o tres costillas.

-Hey… Ya es hora de que dejes de resistirse, ¿de acuerdo?-

-¡Para… No soples en mi oreja! Ah, ahhh, d-detente…… No muerdas mi lóbulo…-

Sujetando su lóbulo en su boca, comenzó a morder suavemente.

Los labios y la lengua de Mei diestramente jugueteaban con su lóbulo, arrancando poco a poco la cordura de Hisui.

-Ya lo he dicho, soy la muñeca para adultos equipada con cuarenta y ocho diferentes modalidades de placer… Frente a mi mordisqueo diabólicamente suave, tu conciencia se habrá ido lejos muy pronto.-

-Ya te lo he dicho, esa frase que acabas de decir es un insulto para tus antecesores humanos artificiales…-

La voz de protesta de Hisui era ya extremadamente débil.

Sintiendo que la victoria estaba en su mano, Mei comenzó a hacer movimientos más intensos.

Dejando resbalar el jabón en medio de sus pechos, ella creó una enorme cantidad de espuma.

Entonces usó sus pechos, cubiertos de burbujas jabonosas, para frotarlos contra la espalda de Hisui.

-Como pensé, el juego de baño debe de hacerse de esta manera❤ Estas sublimes habilidades mías, superan enormemente a esas mujeres de los prostíbulos de masajes, disfrútalos bien❤.-

-……–!!-

Esta era probablemente otra de sus cuarenta y ocho modalidades de placer. En efecto, se sentida extremadamente bien. Insoportablemente placentero.

Draculea_V02_-_BW07

Mientras la espuma del jabón y los pechos creaban una sinfonía de éxtasis, dos protuberancias se frotaban contra el de vez en cuando, produciendo una nota baja, sintiendo como destellos de iluminación que golpeaban a través de la espalda de Hisui.

Esto no se siente bien.

¡Esto no se siente bien, esto no se siente bien, esto no se siente bien, esto no se siente bien, esto no se siente bien, esto no se siente bien, esto no se siente bien, extra súper esto no se siente bien!

Haciendo uso de lo último de su cordura, Hisui acercó su mano hasta el lavabo. Girando la llave hasta lo más abierto, llenó el recipiente.

Entonces arrojó toda el agua al rostro de Mei detrás de él.

-¡Ah, que fría!-

Sorprendida por el repentino ataque, Mei finalmente soltó a Hisui.

Tomando ventaja de esta abertura, Hisui corrió hasta la puerta abierta e intentó escapar.

Sin embargo, Mei abrazó su cintura por detrás, derribándolo al suelo. Solamente la parte superior de su torso salió de la puerta, pero no hubo escapatoria.

-Espera. Hi-kun… ¿¡Estas tratando de dejar en vergüenza a una chica!?-

-¡Por que no consideras mi vergüenza primero! ¡¡Hey, alguien, apúrense y sálvenme~~!!-

Hisui abandonó su orgullo y gritó directamente por ayuda. Para su sorpresa, sus refuerzos terminaron llegando bastante rápido.

-¿¡Qué!? ¿¡La bruja nos siguió a tu casa!?-

-¿¡Que pasó!? ¿¡Apenas venía a dar un breve descanso, ya ahora algo pasa!?-

Rushella y Eruru abrieron la puerta del área de vestidor y entraron corriendo.

Las heroicas salvadoras habiendo llegado de prisa estaban paralizadas por la vista de Hisui desnudo tendido sobre el piso en la entrada del baño.

Afortunadamente, la parte inferior de su torso seguía dentro del baño, así que ellas no vieron nada – pero las chicas inmediatamente se percataron de que estaba Mei dentro tirando de Hisui.

-Ah, disculpen, mis dos heroínas, déjenme explicarles…..-

-Hi-kun me pidió que le ayudara a lavar su espalda, es por eso que yo……-

Mei inesperadamente actuó dócil y nerviosamente movía sus dedos.

Hisui instantáneamente se puso pálido al escuchar.

-¿¡Eh—-!? ¡Que mentirosa! Como si alguien fuese a creerte……-

Ellas lo creyeron.

Sin intercambiar palabras, Rushella sacó su daga favorita y se puso en posición. Eruru sacó su pistola sagrada anti-vampiros, “Argentum”, y quitó el seguro.

-¡Hey, esperen un segundo, ¿no ven esto demasiado extraño!? ¡Es mi virginidad la que está en riesgo aquí! ¿¡No puedes ustedes dos entender, este tipo de situación!? ¡Hey, ¿por qué no dicen nada!? ¿¡Por qué están tan calladas!? ¡¡Cálmense, deténganse, no, deténganse ahora–!!-

Antes de que todo se pusiera así, Mei ya había dejado la escena.

Después de eso, en la tina que era tan grande como para que entraran dos o tres personas, flotaba el cuerpo de un joven que semejaba un cadáver ahogado. Era Hisui, completamente apaleado con su rostro lleno de moretones en su totalidad.

La sangre de sus heridas teñía el agua del baño de rojo, acentuando el trágico desenlace.

Kujou Hisui, en concordancia a su nombre[2], estaba sumergido en agua teñida de color escarlata por el líquido adicional conocido como sangre fresca.

Tarde por la noche.

Rushella y Mei se habían ido a la cama, Eruru continuaba sola leyendo en el sótano.

Gracias a haber heredado la mitad de sangre vampiro, no había cansancio que se mostrara en su rostro. Usando iluminación de candelabros antiguos, examinaba libros antiguos sin parar.

Habiendo perdido el número de los libros que había leído ya, Eruru cerró otro y lo colocó sobre el piso.

Al escuchar pisadas aproximarse, obvio desagrado apareció en su rostro.

-¿Qué asunto tienes, tu Kujou-san que no solo engañas a chicas para que entren a tu casa, sino que también les ordenas que entren a tu baño?-

-¿Qué ocurre con ese tono de voz? Tal vez como dijo Rushella, no debí traerlas a ustedes dos a mi casa. Aun me duele por todos lados por las heridas.-

Casi convertido parcialmente en un fantasma ahogado, Hisui se quejó al tiempo que movía su hombro adolorido.

Él casi había esperado que iba a morir.

-Ya es tarde, ¿qué tal si vas a dormir? Ve y duerme en la cama de Sudou-san.-

-¿Qué crees que soy… tratas de mandar a Caperucita Roja al nido del lobo hambriento?-

-Entonces sería mejor si fueses comida por un lobo. Bien, ¿por qué estás aquí?-

-Solamente para ver qué haces aquí. Además, esto es por ti.-

Hisui le acercó una bandeja con un plato y una taza cafetera. El plato tenía un sándwich de algas mientras que la taza cafetera contenía leche caliente endulzada.

-Es un bocadillo de medianoche para ti. No te quedes despierta hasta tan tarde ¿de acuerdo?-

-Igual que la que vive en tu casa, tengo más energía en la noche. Como sea… Gracias.-

Eruru tomó la bandeja y regresó hacia los libros.

Ya que Hisui le había preparado un bocadillo que podía comerse mientras trabajaba, Eruru sujeto el sándwich en una mano como respuesta a la no verbal atención a su salud de él hacia ella.

-Así que — ¿algún resultado hasta ahora?-

-…Nada hasta este momento. Aunque las fuentes aquí son grandiosas, últimamente la mayoría de los informes sobre brujas son escritos por investigadores terceros. Considerando el grado de literatura de Europa cuando esto fue escrito, así como los reservados métodos de las brujas, no hay mucho que hacer…-

-Ya veo…-

Sus esperanzas se desvanecieron, Hisui dejó caer sus hombros con desilusión.

Como era de esperarse, el poder de las brujas era pasado de madre a hija, de ama a discípula. Rituales secretos que nunca eran divulgados al exterior.

-Sin embargo, hay muchos registros interesantes aquí. Por ejemplo, la manera de contrarrestar los “ojos místicos” como parte de las estrategias anti-vampiros. Aparentemente, esto solo resume los hallazgos a través de prueba y error. Por ejemplo, uno podía crear una barrera para esconderse detrás de ella y evitar los efectos. Sin embargo, el conjurador quedaría inmovilizado, por lo tanto, esto perdía practicidad. Aun si, se usara un talismán, no serviría de mucho. Para contrarrestar los “ojos místicos”, se requiere un método de resistencia más directo — eso es lo que dice.-

-¿Aun no se ha descubierto? Pero estos registros fueron escritos hace cientos de años, ¿quizás ya se habrá encontrado la manera al día de hoy o no? ¿Qué dicen los otros?-

-Otra información digna de mencionarse incluye varios registros sobre las drogas y pociones preparadas por las brujas. Aunque los efectos de estas drogas varían enormemente, hacerlas inodoras e insípidas parece ser imposible. Aunque se mezcle en comida o bebida, se necesita hacer mucho trabajo con el sabor, de otro modo el objetivo lo notaria instantáneamente. Si la droga se origina de una hierba, entonces los demás ingredientes deben ser igual. Idealmente, de esos cuyo sabor no sean arruinados por los aceites aromáticos de las hierbas.-

-Ya veo. Así que si quieres que alguien se coma una manzana envenenada de bruja, debes hacerlo con un pastel de manzana… ¿Algo así?-

-Prácticamente. La efectividad de una droga es inversamente proporcional a su concentración. Si no es una droga particularmente poderosa, no hay necesidad de hacer demasiado esfuerzo en su preparación.-

-Pero si es agregada a agua natural, entonces son necesarios todo tipos de métodos para cubrirla. Sin embargo, como hacen eso las “brujas”……-

Hisui se sentó en el suelo y comenzó a pensar. Eruru sacó una de esas bolsas de evidencia policiaca y se la mostró.

Hisui pudo reconocer el objeto dentro de la bolsa.

Esa era la bolsa de papel que él había encontrado en la basura en el aula de preparación de economía doméstica.

-Antes de venir a  tu casa, esto se analizó.-

-Hmm. ¿Y cuál fue el resultado, encontraron algo?-

-…En realidad, tú ya sabias esto desde el principio, ¿verdad? Tu sabias lo que era y para que la usaban.-

Eruru miró a Hisui mientras preguntaba.

Viendo sus determinados ojos que decían “No intentes engañarme”, Hisui no tuvo más elección que hablar seriamente.

-Muy seguramente…¿Especias para sazonar?-

Especias para sazonar – en pocas palabras, una mezcla de hierbas variadas para cocinar.

Usadas para eliminar los desagradables olores del pescado y la carne, para darle más sabor a los platillos, eran usados comúnmente en Europa y podrían ser consideradas una especie de condimentos.

Las combinaciones de hierbas variaban de platillo a platillo. Las hierbas requeridas amarradas con un hilo, metidas en la sopa y dejadas que hirvieran junto con la carne.

Eran vendidas en el mercado, y uno podía encontrar muchas especias para sazonar comunes en el supermercado, selladas en bolsitas de papel.

-Después de todo, mi familiar venia de Europa, así que la había visto usarlas en sus platillos comunes. La vez anterior, la práctica de cocina era preparar sopa densa, así que usar especias para sazonar seria perfectamente razonable, ¿cierto?-

-Al menos mi equipo no las uso. Probablemente ninguno de los demás grupos tampoco… ¿Qué hay del tuyo? Ya que tú las has probado, deberías saberlo, ¿o no?-

-……-

Es cierto – el sabor de la sopa densa de entonces, seguía vivido en su memoria.

Para el nivel de una práctica de cocina escolar, era demasiado impresionante.

Recordándolo ahora, se había puesto demasiado esfuerzo en el sazonado. Parecía haber un fino sabor a hierbas. Tal vez, la cosa en la mano de Eruru definitivamente había sido usada por el equipo de Hisui.

-Aun si se usó… ¿y qué? Puedes comprarlas en el mercado, y no hay problema con ellas. Hervirlas con la sopa, y después tirarlas después de usarlas. Perfectamente natural, ¿no es así?-

-¿Entonces quien fue quien la usó? Dejando de lado a la gran Rushella Dahm Draculea quien no participó en realidad en el cocinado, ¿fuiste tú? ¿O Sudou-san?-

La perspicaz interrogante de Eruru provocó que Hisui comenzara a dudar.

Obviamente, él sabía quien la había usado.

Sabía quién era la responsable de la olla y a quien era la tarea del sazonado.

Todo había sido realizado por Sera Reina.

-…Es la representante de clase quien usó eso. ¿Y qué? Ella solo trataba de darle más sabor al platillo, y agregó un paso adicional, ¿verdad?-

-De acuerdo a los resultados de los análisis, además de las hierbas ordinarias, se detectaron también ´hojas´ de mandrágora.-

-……!?-

Hisui se quedó mirando sorprendido.

¿¡Por qué!?

¿¡Por qué Reina tendría esa clase de flor venenosa…!?-

-¿Qué demonios está sucediendo…?-

-No lo sé. Solo eso, según las leyendas, las ´hojas´ de mandrágora no tienen propiedades medicinales. Y de hecho, ni tú ni Sudou-san se vieron afectados para nada. En primer lugar, esto no debería afectar a los vampiros– –

En cuanto a este punto, Eruru parecía carecer de una hipótesis por ahora. Confundida, sacudió su cabeza.

Sin embargo, la verdad confirmada estaba frente a sus ojos.

-Pero, como podrían obtenerse las ´hojas´ de mandrágora… Hey, ¿podría ser esa cosa de ayer?-

-Aparentemente. Después de eso, tomé la flor que desenterraste y encontré evidencia que de varias hojas habían sido arrancadas. No teniendo un uso para la flor, alguien la injertó como experimento en una jardinera — ¿probablemente eso es lo que ocurrió? Pero entonces nuevamente, si las propiedades medicinales era su objetivo, al menos debería haberse llevado la ´flor´ también…-

Mientras Eruru hacia sus deducciones, Hisui no podía disipar la duda en su mente.

¿Por qué Reina…?

No hacía mucho, ella había sido convertida en un sacrificio de vampiro. Ella debería ser una chica inocente y pura.

Supuestamente, ambos de sus padres eran Cristianos devotos y ella misma venia de una escuela Católica.

La callada y gentil chica que debería ser la menos posible de fuese una “bruja”, ¿por qué ella?

-Entiendo tu rechazo a aceptar la verdad, pero es un hecho sólido. He analizado muchas pruebas, y por lo menos, ella fue la que agregó las hojas de mandrágora al platillo — eso es innegable.-

-…¿Y entonces? ¿Estás diciendo que la representante de clase es la bruja? Como sea, ¿qué hay del té herbal y las velas aromáticas que tomaste de la vice-presidenta?-

-Por supuesto fueron analizados. En términos de componentes, nada inusual. También preparé el té herbal y lo bebí, el sabor era bastante bueno, muy normal. Estoy analizando ahora también las velas aromáticas — al parecer no hay problema.-

Diciendo eso, Eruru señaló hacia la vela sujetada en la pared.

Ahora que ella lo mencionaba, Hisui notó una fina fragancia en el aire.

-…Hey, no seas descuidada. ¿Qué harías si hubiese un problema? ¿Has escuchado de esa historia corta de Sherlock Holmes llamada ´La Aventura del Pie del Diablo´? Por probar un veneno, Holmes realmente sufrió enormidades.-

-Fue analizada de antemano. Además, no hay problema con que yo lo beba. Ya sean venenos dirigidos a humanos o a vampiros – ninguno es efectivo contra una mitad hibrido como yo.-

-No lo digas así.-

Las palabras de Hisui provocaron que una pizca de tristeza destellara a través del rostro de Eruru.

La sangre maldita que corría a través de sus venas era lo que ella más odiaba.

-…Después de todo, es la verdad. No puede negarse.-

-……-

-Después de investigar, al parecer la vice-presidenta es la única estudiante que frecuenta el aula de preparación de economía doméstica. Pero las cosas que fue a llevar estaban bien. La única que queda por investigar es Horie-sensei quien estuvo supervisando la practica.-

-Incluyendo a nuestro equipo, ella estuvo checando el proceso de preparación de todos, y probó un poco de cada uno diciendo que era para checar el sabor. Quizás pudo haber hecho algo entonces.-

Aún más importante, ella solía ser un miembro de ese Club de Investigación Oculta.

El nombre escrito en la página posterior estaba profundamente grabado en las mentes de Hisui y Eruru.

-En cuanto a su caso, serán llevadas a cabo investigaciones después de los días libres. De cualquier modo, verificar estas fuentes es nuestra principal prioridad ahora.-

-Entiendo. Entonces… ¿hay alguna manera en que pueda ayudar?-

Hisui espero que respondiera “No” o “Por favor vete y deja de meterte en mi camino” pero Eruru no se negó a su ayuda. En vez de eso, le entregó la taza cafetera vacía.

-…Otra taza, por favor.-

-Si~-

Hisui sonrió en respuesta, tomando la taza y saliendo del sótano.


1.- Hikaru Genji(光源氏):  El protagonista de la novela clásica Japonesa: La historia de Genji. Habiendo perdido a su madre en la temprana niñez, el se lanzó a tener relaciones románticas con numerosas mujeres, una de ellas era su madrastra, Lady Fujitsubo, quien se parecía enormemente a la madre de él y se convirtió en su mujer ideal. Tiempo después, Hikaru se topó con la nieta de su madrastra, Murasaki, a quien llevó a su casa para criarla y educarla para convertirla en la mujer ideal de sus sueños.

2.-Kujou Hisui(紅城緋水): por los kanjis en su nombre, los dos ku(紅) y el hi(緋) significan el color rojo/escarlata, mientras que 水 significa agua.


3 pensamientos en “Capitulo 4 – Campo de Entrenamiento de Primavera

  1. 😄 soy el primero en comentar … aunque aun no termino de leerla me gusto mucho ya es hora de dormir son casi las 2am quiero tener almenos 3hrs de descanso nos vemos en su proxima entrega … exelente calidad y rapida traducción

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s