Capitulo 2 – Ciudad Fontaine, la capital de los Caballeros


Temprano por la mañana del catorceavo día del mes de Cáncer.

El día de partir a la capital de Ciudad Fontaine finalmente había llegado. Ash y Eco ya habían hecho sus preparaciones para el viaje y estaban frente a la fuente del campus.

En realidad, sucedía que hoy también era el primer día del semestre de exámenes finales, pero Ash y Silvia habían hecho la petición de dejar las tierras de la escuela hoy y tomarían las pruebas cuando regresaran de Ansarivan.

Pero con el pensamiento de ir a conocer al Paladín, Ash sintió que este semestre final de exámenes sería un tanto trivial.

-Como sea……..este traje es muy caliente.-

Mientras Ash ajustaba el nudo de la corbata con sus dedos, se quejó.

Ash está usando un uniforme de sirviente diseñado por el palacio. La corbata oscura daba un aire de aun más elegancia.

-¡¡¡No sabes que yo también estoy acalorada!!!-

Del otro lado, Eco también vestía un traje de sirvienta que también era una prenda diseñada por el palacio. Es exactamente al que usaba Cosette el día anterior. Aunque ella seguía luciendo bastante linda en el uniforme, desafortunadamente su innecesaria autoestima alta hacia su trabajo, provocando que su humor fuera bastante malo.

No hay necesidad de decir, que no era decisión de Ash y Eco usar tales ropas.

De hecho, esto fue propuesto por Cosette.

Esto era para evitar rumores incensarios cuando ambos volvieran a Ciudad Fontaine con Silvia.

Ciertamente, si la Princesa viajase con un hombre de regreso a casa, no sería sorpresa si surgieran algunos rumores de eso. Además, parecía que lo que atraía más la curiosidad de los reporteros de noticias eran los atuendos de los palacios de los nobles. Esta era también la razón por la que Eco y Ash estaban disfrazados como sirvientes.

La primera campanada sonó en ese instante.

Los estudiantes salieron de sus dormitorios y se apresuraron hacia la escuela. El día del examen, cada estudiante tenía una aterradora expresión asesina.

-Fuwaa……-

Bostezó Eco. Ella aún estaba adormilada por levantarse temprano y se veía como si no tuviera muy animada. Aun así, su brillante cabello que reflejaba los mañaneros rayos del sol era como una gema rosada que la hacía ver divina.

-Err……¿Silvia aún no está lista?-

-La Princesa-sama, al parecer volverá a su hogar. Debe ser que necesitó más tiempo para empacar sus cosas.-

-¿Cómo es eso? ¿Nos pide que estemos fuera desde temprano pero ella misma se retrasa? ¡¡Como puede haber una hembra tan maleducada!!-

-¡Hey, como puedes llamar a la Princesa-sama  ´hembra´!-

Eco necesita tener cuidado con lo que va a decir antes de hablar, antes de que cause problemas por mencionar algo torpe en el pueblo… pensó Ash en secreto.

Parte 2

Unos pocos instantes después la campana sonó, Lancelot aterrizó elegantemente con Silvia y Cosette en su espalda.

-Perdón por hacerlos esperar.-

Silvia tenía su cabello rubio atado y usaba un ´TrajeDragon´ bordado con la insignia de los caballeros de la realeza. Se veía como si fuese un personaje mitológico.

Eco inmediatamente perdió su somnolencia y grito enfadada.

-¡Porque tardaste tanto! ¿Y que con ese atuendo? Y tú incluso hiciste que una prestigiosa dragón usara un traje de sirvienta… ¡¡¡Que decepción!!!-

EPSON scanner image

-Ara~, eso me pone triste. Al principio pensé con alegría que esta sería una rara oportunidad para mí estar con el mismo atuendo que Eco…-

Respondió Cosette en lugar de Silvia. Se cubrió la boca con las manos y giró su rostro para evitar mirar a Eco, y comenzó a lloriquear.

-¡Espera… no es como para que llores! Tú… generalmente me cuidas, y que tengamos la oportunidad de usar la misma ropa, me alegra…-

-Hehe. Gracias Eco.-

Con mirada segura, Cosette reía despreocupadamente.

-¡Qu… Como te atreves a engañarme!-

Eco inmediatamente se enfureció, pero no había nada que hacer.

-Estamos por irnos. Ustedes dos hagan favor de alistarse.

Bajo la orden de Silvia, el grupo finalmente partió.

Parte 3

-Ash Blake y la joven dragón Eco… ¿se han ido?-

Anya después de llegar coincidentemente a la academia miró a Lancelot volar alto hacia el cielo, y murmuró.

Los rumores de que Silvia asistiría al Congreso Continental – ´Elysium´, y de que Ash y Eco habían obtenido la oportunidad para encontrarse con el Paladín se habían esparcido como fuego.

Y naturalmente, esta información había sido pasada a Anya.

Toda la información recibida había sido reportada completamente a Milgauss.

Milgauss quien tenía un anormal interés en Eco inmediatamente se había puesto en acción.

Haciendo uso de Ciudad Fontaine como su locación, la reestructuración de la estrategia de combate había comenzado a llevarse a cabo.

Entonces Anya también abandonaría Ciudad Fontaine.

Pero… había algo que la confundía y hacia que ella no tuviese su motivación de siempre.

-Recientemente, algo malo pasa con Milgauss…

El Milgauss de antes usualmente obedecía su deber dictado por el Departamento de Inteligencia de la Armada del Imperio, y siempre completaba calmadamente su tarea.

Sin embargo, desde que se había topado con la joven dragón Eco, Milgauss parecía haber cambiado a una persona diferente.

El Milgauss de ahora más que ayudar a la Armada del Imperio, parecía como si actuara bajo sus propios intereses.

Pero Anya sentía gran inspiración por Milgauss. Sin importar a que país abatiera Milgauss, ella estaba lista para seguirlo ciegamente.

Siendo así, su deseo de que un día Milgauss revelara su ´secreto´, ¿sería considerado un deseo arrogante…?

-¡¡Que estoy pensando!!-

Después de que Anya se regañó a sí misma, caminó hacia el espacio de estacionamiento para los ´carruajes de dragón´.

Parte 4

-¿Qué es eso…? ¡Esta es la primera vez que veo una ciudad tan grande!-

La hora había rebasado apenas el medio día, la hora en que el solo era más intenso, ponía a Eco más activa.

La torre de Ciudad Fontaine gradualmente apareció al otro lado de los vastos territorios Fontainia. El escenario del poblado a los alrededores de la torre entró a la vista.

-Ten cuidado de no caerte.-

Le recordó Ash a Eco detrás de él.

Eco se sintió se había sentido abstraída por la escena delante de ellos y había aflojado su agarre de la cintura de Ash.

Hablando de cintura, Silvia sujetaba las riendas mientras controlaba a Lancelot frente a Ash.

Esta era la tercera ocasión en toda su vida que Ash cabalgaba con Silvia.

Ash al principio no había pensado en sentarse detrás de ella, pero antes montarse en Lancelot, Cosette le había dado su posición de segunda a él sonriéndole.

Durante su camino hacia aquí, el cabello de Silvia despedía un aroma a rosas que le provocaba sentirse inquieto. Como si el viento que soplaba hacia su rostro estuviese impregnado con la fragancia del cuerpo de Silvia.

Para evitar seguir pensando en la fragancia del cuerpo de Silvia, Ash observaba cuidadosamente Ciudad Fontaine.

Esta metrópoli tenía su centro en el castillo.

En el área por encima de las áreas urbanas, muchos Dragners[1] que fungían como guardias podían observarse sobrevolando los alrededores.

La escena despedía una sensación inusual de tensión.

-Hey, Princesa-sama, ¿esta ciudad normalmente tiene tantos Dragners?-

-No. Es porque el Congreso Continental está a la vuelta de la esquina así que la seguridad ha sido reforzada.-

-Ya veo. De todos modos… ¿porque escoger un momento tan ajetreado para convocarnos a Eco y a mí? Ahh, no tengo ninguna contradicción en contra del Paladín.-

-Lo siento… no quiero hablar de cosas que le corresponden a mi padre.-

Fue porque él sintió una enorme evasión a las preguntas, que Ash dejo su cuestionamiento.

En ese momento, los Dragners a cargo de la seguridad notaron la llegada de Lancelot. Ellos se alinearon en medio del aire, poniendo al mismo tiempo sus posturas de saludo.

-¡Gracias por su arduo trabajo!-

Silvia con voz alta respondió a aquellos Dragners que la saludaban respetuosamente.

Parte 5

El palacio de cinco pisos de Ciudad Fontaine se yergue al centro de la capital. Es una ciudad  antigua que podría describirse como ´simple y sólida´.

Una gran cantidad de sirvientas estaban reunidas en la entrada para dar la bienvenida al regreso de la Cuarta Princesa.

Se estima que el número de sirvientas seria alrededor de treinta. Estaban divididas en dos filas y estaban de pie una al lado de la otra haciendo una profunda reverencia a Silvia. No es de sorprenderse tener a los músicos del palacio actuando en este momento.

-Bienvenida de vuelta, Princesa-sama. El Paladín ha estado esperando un largo tiempo.-

Una sirvienta de lentes, representando a las otras sirvientas, se detuvo frente a Silvia.

-Sería mejor hacer que los invitados conozcan el palacio…-

Después de que Silvia dijo eso, ella dirigió su atención hacia Ash y Eco, pero…

-No. usted debe saludar al Paladín primero.-

La sirviente de anteojos mantuvo su postura y se negó a la dicho.

-Haa… entiendo.-

Después Silvia tomó aire y aceptó, y dijo a Ash:

-Así esta esto. Haremos las cosas por separado por un momento. Si hay alguna pregunta, puedes hacérselas a ella- Florida.-

Ash asintió entendiendo, así que Silvia con una imponente manera marchó hacia las escaleras hacia el interior de la entrada del vestíbulo. Cosette siguió detrás de ella.

Después de que Silvia y Cosette subieron las escaleras y desaparecieron detrás de ellas, las sirvientas reunidas en el vestíbulo se marcharon a hacer sus labores.

Ella podría matar a alguien ahora.

-¿Que ocurre con ellos…?-

Murmuró Ash en silencio. Enseguida, Florida que era la única que quedaba, caminó hacia ellos.

Florida es una cabeza más alta que Ash. Solo por eso, Ash sintió un montón de presión encima. Pero debajo de sus anteojos, la agudeza de sus ojos no era inferior a la de un caballero.

Solo con ser mirado por tal mujer, no es de asombrarse que Silvia la obedeciera… Ash  finalmente entendía como se había sentido ella.

-Mi nombre es Florida Shelley. Ustedes dos son Ash Blake-sama y Eco-sama la dragón, ¿estoy en lo cierto? Su habitación ha sido preparada.-

Florida sin una sonrisa, guio a ambos hacia su habitación.

Desde la entrada del vestíbulo hasta el corredor, las paredes estaban decoradas con obras de reconocidos pintores y escultores. Entre ellas, muchas de ellas eran relacionadas con dragones o Dragners.

-Emm… Florida-san al parecer su apellido es Shelley, ¿verdad? ¿Podrías ser tal vez familiar de Cossette?-

Preguntó Ash.

-Cossette es mi prima-hermana. ¿Tiene esto que ver contigo?-

-N-No… Lo siento.-

Una vez que le respondió, Ash estaba temblando con miedo. La personalidad de ella en comparación con la gentil Cossette eran como mundos diferentes.

Florida entonces continuó diciendo:

-Por favor discúlpenme por decir esto, el Congreso Continental Elysium se llevará a cabo el día siguiente. Actualmente la ciudad entera está ocupada llevando a cabo los trabajos de preparación. Lógicamente, no es realmente un momento adecuado para recibir invitados como ustedes dos.-

-Haha… entiendo.-

Como esto había sido dicho de forma muy directa, Ash no pudo evitar sonreír amargamente.

Sin embargo, Eco tenía un peor temperamento que Ash. Ella agitó su par de puños, y refunfuñó como si maldijera:

-¿No sabes decir nada agradable… no es momento para recibirnos? Porque no piensas que hemos venido desde un lugar muy lejano- –

Ash rápidamente susurró a Eco:

-¡Por favor no seas mal portada en la ciudad! No tengo tantas vidas…-

-Err…¿ves que nos ha hablado de forma cruel, y tú aun quieres que simplemente lo olvide con una sonrisa?-

-¿Qué más podemos hacer?-

-¡Eh-hem!-

Mirando a Florida toser, Ash rápidamente se calló.

-Como aún tengo trabajo que hacer, no tengo tiempo para estarlos recibiendo.-

Florida continuó echando leña al fuego. Ash cubriendo la boca de Eco, dijo:

-Por favor no te preocupes. Después de que nos veamos con el Paladín, inmediatamente nos iremos a casa. Después de todo, el Congreso Continental no tiene nada que ver con nosotros.-

-Tu análisis es correcto. Habiendo dicho eso, no dar un recibimiento a los invitados, no es una costumbre de la familia Lautreamont. Afortunadamente, la Princesa Verónica-sama ha enviado a alguien responsable para que se haga cargo de ustedes dos. Pueden estar seguros.-

-¿Huh? ¿La Princesa Verónica-sama…?-

Ash presintió algo que lo hizo sentir inquieto.

Florida se detuvo frente a la puerta del pasillo en el cuarto piso.

-Esta es su habitación.-

Justo cuando Florida colocó su mano sobre el pomo dorado de la puerta –

-Doong Toom

Un sonido extraño se escuchó desde atrás de la puerta. La serie de fuertes sonidos haría a las personas sospechar que era una avalancha.

-¿Q-Qué sucedió?-

Florida con un gran cambio en su rostro, entró en la habitación.

-¡Perdón ~!-

Al entrar, una joven sirvienta estaba lloriqueando en medio de libros desperdigados sobre el suelo.

-¿Prim-san…?-

Murmuró Ash en silencio el nombre de la sirvienta.

La sirvienta enfrente es la hermana de Cosette – Primrose Shelley. Lógicamente, ella debería estar laborando en la aeronave Silvanus…

No, son contar eso, el punto es, ¿por qué Prim esta solamente en ropa interior?

La ropa interior blanca se abultaba con una enorme cantidad de carne.

Justo cuando Ash estaba mirando su escote-

-¡Idiota! ¡Quién te permitió que miraras!-

Eco salvajemente le dio un codazo en el estómago.

-¡Urgh!-

-¡Prim! ¡¿Por qué estas vestida así?!-

Preguntó Florida a Prim.

-¡E-Es porque… Cada vez que limpio, no sé porque mis ropas se ensucian… Así que pensé en limpiar estando desnuda, de esta forma no ensuciaría mi ropa!-

-¡No importa si nuestro uniforme de sirvienta se ensucia! Por otro lado, ¿por qué este cuarto esta hecho un desastre?-

Libros que estaban regados por el suelo. Cubetas que estaban tiradas. Agua salpicada sobre el piso. Trapos tirados. Y la posición antinatural de las alfombras.

La habitación antes de ser limpiada debió de estar más limpia. Pensó Ash.

Sin esperar que la llorosa Prim se pusiera su ropa, Florida dejó la habitación.

Prim es responsable entonces de encargarse de Ash y Eco-

Antes de irse, ella dijo esta frase.

Para Florida, la visita de Ash y Eco solo era una carga adicional para ella. Francamente, ella solo le había dejado el problema a la inútil Prim.

Y Verónica que envió a Prim aquí como apoyo, no era mejor. Aun viendo desde la perspectiva de que entre ellos se conocían, no sería un error decir que Prim no era la adecuada para el trabajo…

-¡Encantada de tener la oportunidad de verlo de nuevo, Ash-sama!-

Prim quien finalmente se había puesto su uniforme se inclinó. Olfateando el fructífero olor del cuerpo de ella, el corazón de Ash comenzó a acelerarse. -Tiempo sin verte Prim-san-

-¿Quién es esta mujer?… ¿No me digas que tienes una amante sin que yo lo supiera?-

Eco descontenta dio un ligero golpe a su estómago.

-¿Dónde aprendiste esa palabra? Ella es Primrose Shelley-san y también es la hermana de Cosette.-

-Es verdad… Se parece a Cosette, pero parece que ella no es una buena sirvienta.-

-¡Uuuuu!-

La crítica de Eco dio en el blanco. Prim dio un paso atrás.

-¡Eco! ¡Cuidado con lo que dices!-

-No importa…Ash-sama. Es verdad ya que mi torpe personalidad es un hecho indiscutible… ¿Tu eres Eco?-

Prim se miraba entusiasmada, miraba a Eco.

-¿Q-Que estas mirando…?-

Eco estaba paralizada. En realidad, ella debía estar impresionada por los pechos de Prim. Sus magníficos pechos se sacudían con fuerza frente a Eco.

-¡Waa! ¡De verdad tienes cuernos! ¿Puedo tocarlos?-

Como una niña queriendo tocar un animalito, Prim acercó su mano hacia Eco.

-¡Detente… claro que no puedes tocarlos!-

Eco inmediatamente expuso sus dientes mientras la evitaba.

Desde hacía unos días, cuando la debilidad de que ´maltratar sus cuernos la haría perder su poder´ había sido mencionada por Lukka, Eco siempre estaba en alerta sobre las personas que fueran a tocar sus cuernos.

-¡Que tiene de especial tocar un cuerno! ¡Limpia rápidamente la habitación! ¡Que desastre, no puedo ni siquiera descansar y tomar una taza de té!-

-Uu… Lo siento…Ordenaré enseguida.-

-Ah, será mejor que yo haga la limpieza.-

Después de escuchar que Ash ayudaría, Prim inmediatamente replicó

-¡Eso es indignante! ¡Para una sirvienta que un invitado haga la limpieza, es peor que la muerte!-

-No, no es ayuda… debería decir que yo haré todo el trabajo. Prim-san, por favor acompaña a Eco.-

-Err, pero…-

-¡Por favor!-

Viendo que Ash insistía, Prim forzadamente asintió.

Parte 6

Ash que era bueno en la limpieza gastó menos de treinta minutos para terminar. Si se le hubiera dejado a Prim, muy probablemente acabaría hasta la puesta de sol.

Ash miró la habitación una vez más.

Aunque era una habitación para invitados del castillo, todos los muebles eran de primera calidad.

Colgado del techo estaba un candelabro incrustado con brillante cristal dragón.

Incluso un calentador que no se usaba en verano estaba en esta habitación.

La habitación tenía dos camas, lo que casi hizo a Ash llegar a las lágrimas. Porque normalmente en la habitación de estudiante,  su cama se la daba a Eco. Él solo podía colocar su futon sobre el suelo…

Eco quien estaba mirando el escenario por la ventana, gritó fuerte repentinamente como una chiquilla.

-¡Woah… Ven a ver!-

Como la habitación estaba situada en el cuarto piso, eran capaces de observar un panorama de la capital.

Ash se paró al lado de Eco, miró hacia las calles debajo.

El escenario que solo había mirado en fotografías anteriormente, estaba justo frente a sus ojos. Las grandes iglesias y los enormes Teatros de Ópera y otras edificaciones estaban por todo el lugar, la cual era una escena que solo podía observarse en la capital.

-…-

Ash miró casualmente a Eco, obviamente, ella obviamente tenía un semblante impaciente.

Aunque ella obviamente estaba mirando disimuladamente a Ash, pero una que sus ojos se encontraron, ella pretendió voltear su cabeza. De todos modos Ash había vivido con Eco por tres meses. Él inmediatamente supo lo que ella estaba pensando.

De todos modos, aún era temprano y por otro lado no se les había dicho que permanecieran en la habitación.

-¿Quieres ir a echar un vistazo a las calles?-

Al escuchar la proposición de Ash, enseguida Eco reveló risita como una rosa floreciendo, pero ella rápidamente quitó su sonrisa puso un rostro serio cruzándose de brazos.

-Hmm… No sé en qué estás pensando. No importa si yo voy o no, pero si insistes en ir, puedo considerar acompañarte. Pero entonces, antes de eso…-

-¿Antes de eso?-

-¡Quiero cambiarme de ropa! ¡He tenido suficiente de este uniforme de sirvienta!-

Eco comenzó a quitarse toscamente su uniforme de sirvienta. Su terso hombro blanco, espalda y cadera enseguida se hicieron visibles.

-¡Uwaa! ¡No lo hagas tan de repente!-

Ash rápidamente se giró hacia la derecha para evitar mirar el cuerpo desnudo de Eco.

Parte 7

En la sala del rey, el Paladín Oswald saltó de su asiento, y en un perfecto movimiento voló hacia Silvia.

-¡TCH… de verdad eres molesto!-

El puño de acero de Silvia enseguida golpeó el rostro de Oswald.

-¡Auch!-

Oswald sangraba por la nariz mientras caía de espaldas hacia atrás.

La gloriosa sangre del Paladín enseguida manchó la alfombra roja.

-Por la fuerza de tu puño… haz crecido para ser más y más como tu madre.-

Oswald lentamente se levantó del suelo mientras eso con emoción.

La madre de Silvia- la Reina Elizabeth había sido una famosa Dragner-Arquero durante sus días. Pero, al final había perdido contra una enfermedad.

Ya que la Reina había fallecido cuando Silvia tenía tres años de edad, ella no tenía un fuerte recuerdo de su madre.

Hay un enorme retrato detrás del trono. Su madre en el cuadro luce elegante, tiene un par de ojos penetrante como de un halcón.

Ante los ojos de Silvia, su madre es alguien que admiraba. Ella esperaba poder ser una mujer como su madre algún día.

Sin embargo, a diferencia de su heroica madre, su padre- Oswald… no es nada más que un inútil.

Él estaba siempre con su sonriente rostro y su redondo cuerpo. Aunque él no se asemejaba a los demás Paladines dejándose una gran barba, aun así con sus elegantes palabras, él podría ser considerado de buen parecer.

Solo están los pequeños problemas: la principal cosa es su peinado como de hongo. Silvia realmente quería que se lo cambiara. Aun cuando él estaba bastante satisfecho con él, su hija realmente se sentía avergonzada de este.

Ya sea por infortunio o suerte, Oswald no había sido elegido por la Madre Dragón como un criador.

-Acércate Sylvie, déjame ver tu bello rostro.-

-No me importaría ser mirada por ti… pero por favor no te acerques un paso más. ¡Estas sucio!-

-¡Uhoo! ¡Incluso tu manera de reprender a otros es como la de Elizabeth!-

Mirando el sonrojo de Oswald, Silvia tuvo suficiente de él.

-¡No tienes sentido del ridículo! Estar emocionado por ser reprendido por tu hija… que estupidez es esa!-

Parte 8

Después de que forzó a su padre retroceder a su trono con su patada, Silvia preguntó seriamente:

-¿Qué rayos te hizo convocarme de regreso? Soy solo una estudiante ordinaria y aún estoy estudiando. ¿Por qué ordenarme que asista al Congreso Continental ´Elysium´…?-

-¿Por qué tienes que ser tan tímida? Eres la Cuarta Princesa y además una Dragner. Por supuesto que estas calificada para unirte a las líneas del país de los líderes de los Caballeros Lautreamont. De todos modos, la persona que te recomendó no fui yo, sino Verónica.-

-¿Anee-ue ella…?-

Ciertamente esta es una idea en la que solo Verónica pensaría, pensó Silvia en secreto.

Ella intentaba hacer que Silvia quien había declarado “Estoy determinada a convertirme en el Paladín” acumulara alguna experiencia respecto a las realezas.

Si ella pudiese involucrarse en el Congreso Continental ´Elysium´ antes de tener veinte, obtendría alguna valiosa experiencia.

Por supuesto que Verónica seguramente asistiría como la Primer Princesa. Con pensar que iría a saludar a Verónica mas tarde, Silvia comenzó a tener un dolor de cabeza.

-En pocas palabras, mientras pudiese ver a Sylvie, no tenía objeciones. Es por eso que simplemente acepté las opiniones de Verónica.-

-Ya veo… Entonces sobre convocar a Ash Blake y a la joven dragón Eco en un momento tan bullicioso, ¿por qué hiciste eso?-

Aun cuando era observado fríamente por Silvia, Oswald permanecía en calma. Él simplemente jugueteaba su barba debajo de su mentón con sus dedos.

-Ahora es ciertamente un periodo ocupado, pero Sylvie, tú ya deberías saber… yo soy el Paladín solo por nombre. La mayoría de las tareas del gobierno son manejadas por mis excelentes subordinados, entre más atareados estén ellos con el trabajo, más tiempo libre tengo yo.-

Silvia se quedó sin palabras.

-En otras palabras… simplemente quieres encontrar a alguien que te haga compañía, ¿sin importar quién sea?-

-Bueno, eso es verdad. He escuchado rumores sobre Ash Blake y la joven dragón Eco.-

Silvia perdió su fe. Este padre simplemente no es diferente que un niño, pensó ella

Tal vez por sentir culpa después de ver el semblante de Silvia, Oswald como dando una excusa dijo:

-Por supuesto que no es algo tan simple. También supe que Ash Blake ha contribuido. Como el Paladín, pienso que hay una recompensa apropiada para él.

-¿Recompensa apropiada…? ¿Qué es?-

Preguntó Silvia curiosamente, pero Oswald solo mostró una sonrisa traviesa como de chiquillo.

-Oh, esta noche recibiré a Ash Blake y a la Joven Dragón Eco con un banquete. Si estas interesada, puedes asistir.-

-¡Ni siquiera quiero saber!-

El rostro de Silvia estaba rojo y quería girarse inmediatamente y marcharse, pero antes de eso hizo una pregunta:

-…También tengo una cosa que quiero preguntar padre.-

-¡Huu! Siéntete libre de preguntar.-

Oswald quien estaba bastante aburrido aceptó gustoso.

-Quisiera preguntar algo sobre Hermano Julius.-

Al escuchar eso, la expresión de Oswald inmediatamente se congeló.

Incluso el alegre Oswald, una vez que escuchaba a alguien mencionar el nombre Julius, su rostro se malograba. Aunque la sentencia de Julius había sido diez años atrás, el nombre hasta el día de hoy aún se consideraba tabú.

-¿Aniue de verdad fue ejecutado?-

-¿D-De que estas hablando…? ¿Sylvie? Él era un MataDragones. Aunque fuese un príncipe, nosotros no debíamos perdonarlo.-

-Entiendo. Solo era curiosidad…-

-En el futuro nunca menciones una pregunta tan ridícula, ¿entiendes? Hay cosas en este mundo que pueden decirse y cosas que no.-

-…Si.-

Silvia con una seria expresión lo prometió y abandonó la sala del rey.

Cosette quien estaba esperando en el corredor, cortésmente le preguntó:

-¿Cuál fue el resultado?-

Silvia mientras caminaba deprisa, respondió:

-Una vez que escuchó que le preguntaba sobre aniue, las cejas de chichiue hicieron una reacción. Cada vez que chichiue miente, su ceja izquierda como señal se mueve hacia arriba.-

Silvia apretó su puño y continuó diciendo.

-Me preocupa que chichiue no soportara el matar a aniue, y solo lo haya exiliado…-

Parte 9

El primer lugar que Prim mostró a Ash y Eco fue la plaza central.

-La plaza central de Ciudad Fontaine es una atracción turística muy conocida. Del lado derecho, pueden ver la Catedral Sta. Rosa María. Al lado está el Teatro Nacional de Opera de Fontaine. Del lado izquierdo pueden ver el Museo del Arquero-Dragner.-

Prim ciertamente no es buena limpiando, pero ella podría convertirse en una buena guía de turistas ya que ella es nativa de ahí.

-¡Es estupendo… Estupendo! ¡Esta es la capital del país caballero!-

Eco correteó ligeramente sobre las losas de piedra uniformemente colocadas.

Ella estaba usando un sombrero para cubrir sus cuernos. Aunque el vestido sin mangas de una pieza del color del agua dejaba expuesta un poco de su piel, era aun así muy adecuado para la vivaz Eco. Sus pies sin calcetas, pisaban sobre un par de sandalias blancas. Este vestido había sido comprado especialmente en las calles de ventas de Ansarivan para este viaje.

-¡Eco, ten cuidado de no perderte!-

Ash y Prim seguían rápidamente tras los pasos de Eco.

Aunque era a plena luz del día en un día de media semana, la plaza central estaba repleta de personas. Había compradores, turistas y muchos niños inocentes corriendo por el lugar.

Eco se detuvo frente a un jardín de flores. La parte interior de este estaba llena de flores que florecían en el verano. Las plantas estaban colocadas en capas, y había un grupo de estatuas de bronce en la capa de más arriba.

Esa es una estatua de un caballero y el rey. El caballero  estaba arrodillado mientras reverenciaba su cabeza. Y el rey llevaba una espada desenvainada, colocada ligeramente sobre el hombro del caballero.

-¿Qué es esa estatua?-

Prim respondió sonriendo la pregunta de niña que había Eco:

-Este grupo de estatuas de bronce es una escena de la ceremonia de nombramiento. A la vez, el rey Chevron- Lionel III nombró a Durham-sama como el primer Paladín. Más tarde, la persona que revitalizó al país caballero Lautreamont fue el mismo Durham-sama.-

-Oh… suena como que está llena de historia.-

Eco estaba admirando la estatua.

La fecha grabada en la estatua es el año 864 a tres de Noviembre en el año del Santo. Data de alrededor de quinientos años atrás.

Tal vez estaba satisfecha de la estatua, Eco se giró y perezosamente estiró su cadera.

-¡Nn~! ¡El tamaño de este lugar difiere completamente de Ansarivan! ¡Me estoy emocionando más y más!-

-Después de todo, Ansarivan es solamente ciudadela academia. Pienso que no tiene sentido de comparar ambas.-

Después de que Ash dio su análisis, Eco lo miró enfadada.

-¡Realmente te gusta arruinar la diversión! ¡Ya que es raro estar en la capital, quiero olvidarme completamente acerca del Paladín y disfrutar la diversión!-

Majestuosamente Eco hizo una declaración y sus ojos rojizos brillaban con esplendor.

-¡Hey! ¡Cómo puedes olvidarte del Paladín!-

Corrigió rápidamente Ash a Eco.

Parte 10

Eco estaba disfrutando estar en la capital. Sin darse cuenta, el sol se estaba poniendo.

-Creo que es hora de que regresemos al castillo.-

Después de que Ash sugirió, Eco se rehusó a escucharlo sin ninguna explicación.

-No. ¡No hemos visitado el distrito comercial!-

Eco corrió hacia el frente, su vestido se agitó por el viento. Según Prim, siguiendo este callejón, al parecer llegarían al distrito de comercial más grande de la capital.

-En realidad no tenemos elección.-

Mientras Ash sonreía, Prim repentinamente se acercó y lo jaló de su manga.

-¿Prim-san?-

-Eh, Ash-sama… E-Estoy cansada… estará bien que permanezca aquí y espere a que ustedes vuelvan.-

Prim, con semblante exhausto, se detuvo al lado de unos árboles al costado de la calle. Sus hombros se movían arriba y abajo por su respiración… Como estaba sudando su ropa se ceñía a su piel lo cual la hacía ver sensual.

Después de que Ash alejó sus ojos de Prim, le agradeció.

-Prim-san, gracias. Trataremos de volver pronto. Si algún extraño comienza a hacerte platica, nunca lo sigas, ¿okay?-

-¡No soy tan inocente!-

Ash entró al distrito comercial con Prim protestando contra ellos desde atrás. Él estaba buscando a Eco en la bulliciosa área.

En ambos lados de la calle había una fila de establecimientos haciendo negocios.

Comida, ropa, joyas, libros, vivieres, muebles… ¿no debería haber nada que no pudieses comprar aquí verdad?- La amplia variedad de bienes en este lugar haría pensar de esta manera a las personas.

Aparte de las tiendas, había también un montón de vendedores callejeros. Cada vendedor usaba cada truco que sabía para atraer clientes antes de que fueran a cafés o restaurantes. Un dulce aroma fue percibido por Ash.

Como es lógico, Eco también fue atraída por ese aroma y veía fijamente hacia uno de los vendedores de la calle. Un hombre de mediana edad podía verse cocinando la cubierta de los crepes sobre una parrilla de hierro.

-¿Hey, aun quieres comer…?-

Dijo tímidamente Ash detrás de Eco.

De hecho, antes de que estuviesen aquí, habían comido pasteles, pies de manzana y té en un establecimiento de café.

-¡Como puedo ser tan descuidada! He olvidado que no he comido crepes hoy. ¡Cómo puedo cometer tal error! Si no pruebo ningún crepe aquí, significaría que desperdicie mi tiempo en la capital… ¿No crees eso también?-

-¡Qué clase de tontería es esa!-

Después de que Ash terminó de comentar, Eco ya se había formado en la fila. Al parecer ella ya había tomado su decisión y se rehusaba a marcharse.

-Haa… Después de que comas este, tienes prohibido comprar otros, ¿de acuerdo?-

Eco con un “hum~” estaba tarareando una canción y no respondió.

-Ya que mencionamos eso…-

Solo hasta ese momento Ash de dio cuenta de que esos que estaban formados para comprar crepes, la mayoría de ellos eran parejas. Algunos estaban tomados de las manos, los demás estaban sujetados de sus brazos y había personas que incluso estaban coqueteando…….

Eco quien también vio eso se giró y preguntó a Ash

-Haa… ¿Por qué ellos se están repegando tanto tan íntimamente? Y… ¿Por qué los estas envidiando?-

-¿T-Tengo esa expresión?-

-Parecías un perro hambriento, o podría decir también un cerdo enjaulado.-

-¡De verdad eres mala!-

-Hey, ¿no me has dicho porque?-

-P-Porque… ellos son parejas.-

Después de que Ash respondió tímidamente, Eco se ruborizó ligeramente.

Aunque Eco es solamente una joven dragón de tres meses de edad, ella ha estado viviendo en la academia. Básicamente, tiene cierto conocimiento sobre el concepto de las parejas.

-Ya veo…-

Después de que Eco se tranquilizó, otro cliente se formó detrás de Ash. A juzgar por su conversación, parecían ser una pareja.

En ese momento, le sol estaba justo detrás de ellos, provocando que las sombras de la pareja se proyectaran sobre las losas de piedra sobre el suelo.

-…¡!-

Las sombras de ambos podían verse repegándose muy juntos. Además, palabras como “Te amo”, “mi vida eres solo tú” y otras palabras dulces de parejas podían escucharse.

-…-

La atención de Eco estaba sobre las sombras, después de un momento ella repentinamente acercó su mano hacia Ash.

-…¿Eco?-

Eco giró su mirada hacia otro lado astutamente murmuró:

-Si solo se trata de tomarse de las manos… no tengo problemas con ello.-

Ash estaba sorprendido. No entendía porque Eco de pronto había dicho eso. ¿Sería porque quería protestar contra las otras parejas, o ella simplemente sentía pena por Ash quien envidiaba al resto?-

Como sea, Eco parecía más inocente hoy. Probablemente estaba siendo afectada por la atmosfera especial de la capital. Era como si Eco estuviera bajo la magia de la capital.

-Entonces… Hagámoslo.-

Ash tomó la mano de Eco mientras el latir de su corazón se aceleraba. Al momento que sus manos se tocaron, Eco estaba un poco asustada. La palma de su mano era más pequeña y suave de lo esperado. La temperatura del cuerpo de Eco se transmitió hacia Ash a través de su palma.

En ese instante, la pareja detrás estaba completamente inmersa en su propio mundo.

Por sus sombras… obviamente se estaban besando, y era incluso un beso bastante intenso y cariñoso. Su coqueteo se había detenido a la mitad lo que daba una sensación aún más intensa de lo que estaba pasando.

-…¡!-

Eco parecía haber notado la inusual circunstancia detrás de ella. Se quedó mirando las sombras sobre el suelo por un instante.

-¡S-Solo puedes sujetar mi mano! ¡N-No permitiré que pase nada más!-

Declaró a Ash que estaba de pie a su lado.

-¡L-Lo sé!-

Un momento más tarde, ambos salieron de la fila.

Ante los demás, somos como una pareja de enamorados… mientras sentía la temperatura del cuerpo de Eco, Ash pensó.

Parte 11

-¿Nn? ¡Huele maravilloso!-

En su mano derecha está una menta sabor chocolate mientras que en su mano izquierda hay de sabor crema y frambuesa. Hoy, era raro ver a Eco no comerlos directamente, sino comenzar a olerlos.

-Ten cuidado de no tropezar con los demás.-

Le recordó Ash, pero Eco no lo tomó en cuenta.

-¿Por qué tú no compraste nada?-

-No tengo elección… el precio aquí es más alto que en Ansarivan. Incluso un crepe cuesta trecientos glorins[2].-

-¿Que… escuchándote decir eso, me he dado un lujo?-

-No te estoy culpando. Ya que es raro que estemos en la capital, no te preocupes por eso.-

-…Toma.-

Al ver a Eco acercar el Crepe de su mano derecha, Ash se confundió.

-¿Eco?-

-Solo puedes darle una mordida…-

La razón por la que el rostro de Eco estaba rojo, no era causada por la puesta de sol.

-¿Puedo… de verdad?-

-¿No dijiste que es raro que estemos en la capital? Si soy la única que está disfrutando… No se siente bien. ¡Deberías intentar divertirte un poco también…!-

Ah…que ella se comportara así, debería ser a causa de la magia de la capital.

¿Hasta qué punto actuara linda Eco hoy?

-Entonces le daré un mordisco…¡Nn! ¡Esto es…!-

La dulzura del chocolate y la refrescante sensación de la menta poco a poco se extendieron en su boca. La cubierta untada con crema era crujiente y suave.

-¡Es delicioso! ¡Realmente delicioso! ¡Eco, anda pruébalo!-

-¿Por qué estas exagerando?-

Mirando las marcas de los dientes de Ash, Eco se lamentó. Pero eventualmente por la tentación, ella ampliamente dio un gran mordisco.

-Nn… ¿Qué es esto? ¡Es la primera vez que como un crepe tan delicioso!-

Justo cuando Eco gritaba entusiasmada, una enorme sombra pasó por encima de las calles de comercio.

A causa de la repentina desaparición del sol, todos miraron hacia arriba curiosos- enseguida involuntariamente hicieron un sonido de asombro.

Ash y Eco no fueron la excepción, miraron hacia el cielo confundidos.

Un carruaje aéreo estaba flotando en el cielo.

El tamaño era mucho más grande que la nave Silvanus de la Princesa Verónica.

Sobre el carruaje aéreo, esta una bandera del Imperio Zepharos. Del otro lado de la bandera se ve una enorme insignia de una familia, una que Ash nunca antes había visto.

-¿Es el Imperio de los Nobles?-

Alguien le respondió a Ash.

-Ese es el escudo de armas de la familia Viderhausen. He escuchado que el líder de la familia Viderhausen va a representar al Imperio en el Congreso Continental pactado.-

Cosette repentinamente apareció.

-Hehe, estoy aquí para recoger a Ash-sama y a Eco.-

Ash estaba sorprendido.

Ella los había podido encontrar en esta bulliciosa ciudad.

-…¿Recogernos? ¿Por qué?-

-Porque Ash-sama y Eco asistirán al banquete de esta noche.-

-¿Banquete…?-

Al escuchar el murmurar de Ash, Cosette enseguida tomó una postura firme.

-El Paladín está esperándolos a ambos.-

Juzgando esta frase por sí sola, Ash finalmente entendió la situación en que estaba. El Paladín finalmente lo había convocado. Ash estaba sorprendido de tener el honor de ser invitado a un banquete con el Paladín. Ash solamente había esperado tener la oportunidad de saludar al Paladín en la sala del trono.

-Hehe. La Princesa-sama también asistirá. No necesita estar nervioso.-

Al escuchar a Cosette decir esto, Ash se sintió aliviado.

Con Silvia actuando como mediadora, sería mucho decir que él necesitara estar nervioso.

-Vámonos.-

Guiados por Cosette, Ash y Eco se pusieron en camino a su recinto.

Aunque Ash sentía que había olvidado algún evento importante, su cabeza ya estaba ocupada con el banquete de esta noche.

Parte 12

Cerca de la entrada del distrito comercial, Prim estaba recargada cerca de los arboles esperando ansiosamente el regreso de Ash y Eco.

Sin darse cuenta, ya estaba oscuro y los pobladores en los alrededores poco a poco escasearon.

-¡Uoo~ como es que aún no han regresado esos dos-! Uoo-

“Día Festivo de Eco ~A.B.S.1365.7~” cerrado.


1.-Jinete de Dragón.
2.- Tipo de Moneda.

2 pensamientos en “Capitulo 2 – Ciudad Fontaine, la capital de los Caballeros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s