Capitulo 1 – Sabrina


Era un día cálido a fines de Abril, y resplandecían los rayos del sol. El tranquilo vecindario y la esencia del rocío mañanero eran refrescantes.

La casa de Kazuki era una casa residencial promedio en la esquina de un vecindario.

「La noche pasada, falleció uno de los más grandes jefes de la mafia en Italia. Toda Italia esta aterrada, prediciendo una lucha de poder entre las mafias. Nos gustaría advertir a esos que estén planeando viajar a Italia que tengan mucho cuidado.」

Mientras veía las noticas matutinas, Kazuki Ootaki dio una mordida a su tostada.

-Parece que este mundo está hecho un caos—-

Mientras decía esto, continuaba consumiendo su tostada con indiferencia. Kazuki era solo un estudiante promedio de segundo año de secundaria, quien veía la pantalla de la TV pensando que eso no tenía nada que ver con él.

Pero no era del todo así.

「Y ahora, aquí está el clima para el día de hoy.」

-¡Va a llover hoy! ¿Justo cuando el cielo esta así de claro? Si lo piensas de forma lógica, eso no puede ocurrir. Solo espero que el clima no cambie hasta la tarde, tengo un montón de ropa que debe lavarse.-

Él estaba incluso más preocupado por el clima.

-Gracias por la comida.-

Habiendo terminado su desayuno, Kazuki juntó sus manos con un sonido de ´Clap` en señal de agradecimiento.

A causa de los trabajos de sus padres, Kazuki había estado viviendo el solo por casi un año. Sin embargo, realmente no le importaba ya que había estado viviendo de esta forma desde que era pequeño.

「Es hora del Ranking de los Horóscopos de hoy」

-Ah, ya va a comenzar.-

Mientras Kazuki lavaba los platos y la jarra que había usado para el desayuno, una voz muy animada se escuchó desde la TV de la sala.

Secándose sus manos, corrió hacia la sala.

「El Ranking de hoy de los Horóscopos」, como su nombre lo indica, era un segmento del programa que ordenaba los horóscopos según su nivel de suerte para ese día.

-¡Si, está en el 6to lugar! ¡Ese es el mejor!-

Por supuesto, el 6to lugar no era la cima del ranking, había un 1er lugar. Sin embargo, Kazuki tenía sus propias razones para estar feliz con el 6to lugar.

En realidad, Kazuki era solo un estudiante promedio de segundo año de secundaria quien tenía el lema de no provocar ningún problema. En otras palabras, el 6to lugar que no era bueno ni malo era la mejor posición para un tipo como él.

-¿Tu objeto de la suerte es una ´hermanita`? Eso no es bueno, yo no tengo una hermanita. Tal vez debería regalarles dulces y usar alguna de los vecinos como un reemplazo….Un momento, ¿Acaso una hermanita es un objeto?-

Ding dong.

Mientras Kazuki estaba en la terraza del segundo piso colgando la ropa lavada, el timbre de la puerta sonó repentinamente.

-¿Hmm? ¿Quién será en una mañana como esta? Ya voy ya voy~.-

Ding dong. El timbre de la puerta sonó otra vez mientras él se dirigía a las escaleras.

-Ya voy~.-

Ding dong, ding dong.

-¿Se trata de algo importante? Si, ya voy. Espere un momento por favor~.-

Ding dong. ding dong. Diiiiiiiing dong.

El timbre comenzó a sonar aún más. Kazuki se apresuró a la puerta del frente.

-¡Esperen—estoy abriendo la puerta!-

Cuando tocó la manija de la puerta, el timbre dejó de sonar. Escuchó las pisadas de alguien alejándose, seguidas del ruido del motor de un auto que se alejaba.

-¿Huh? No hay nadie aquí, ¿se habrán ido?-

Kazuki miró alrededor después de abrir la puerta, pero no había nadie ahí.

-Y yo que pensé que alguien había venido a visi—¿hah?-

Había una enorme caja de cartón ante sus pies.

Al lado de ella había una maleta y un portafolio.

-¿Ehh? ¿Qué es esto?-

Pensando que la persona que había tocado el timbre lo había olvidado, Kazuki caminó hacia la calle para echar un vistazo de nuevo.

Como no había nadie ahí, se cruzó de brazos y ladeó su cabeza pensativo.

-Parece que la persona de hace un momento la dejo… creo.-

Aunque no entendía completamente que sucedía, no podía dejar las cosas fuera. Así que Kazuki decidió meter las cosas primero.

La caja de cartón estaba bastante pesada.

-Hm—mp-

Suspiró después de llevar todas las cosas adentro. Al voltear hacia la caja, notó la postal en ella.

-Oh, así que solo era una entrega. Los remitentes son Hideki y Marina… ¿mama y papa?-

El destinatario estaba marcado como Kazuki.

-Y el contenido es una—“muñeca”.-

¿Una muñeca?

Estaba sorprendido.

¿Por qué le enviarían ellos una muñeca a su hijo de secundaria, aun tratándose de sus padres?

No era su cumpleaños ni nada…

En primer lugar no le había sido notificado que recibiría un paquete de ellos. Además de eso, no había estado en contacto con sus padres por un buen tiempo.

-Bien, aun no puedo ni siquiera comenzar a entender su comportamiento.-

Kazuki decidió dejar de pensar en eso y solo abrir la caja.

Metió sus manos entre la envoltura de la caja.

-Esto es…-

Kazuki abrió con sorpresa sus ojos.

En la caja estaba una muñeca del tamaño de una chica,  envuelta en plástico de burbujas.

-¿¡De tamaño real!? ¿¡Esta muñeca podría ser… una muñeca para adultos!? ¿¡Que quieren que haga con ella!?-

—Hazlo lo mejor que puedas.

-¿¡Qué demonios!?-

Kazuki imaginó a sus padres y les respondió. Sus padres de seguro le dirían eso y era bastante embarazoso.

Lo que es más importante, la muñeca tenia deslumbrantes coletas de cabello rubio y sus ojos estaban cerrados como si estuviera dormida. Estaba abrazada a sus rodillas dentro de la caja, sus hombros y rodillas de un color blanco casi transparente eran deslumbrantes cuando se veían a través de la envoltura de burbujas.

-Uuu…aunque sea una muñeca, no sé a dónde mirar… Deberían haberle puesto un poco de ropa encima o algo.-

La muñeca estaba fabricada maravillosamente.

Podría ser confundida con una chica real.

-Parece como si de verdad estuviera viva.-

Kazuki intentó no mirar mucho a la muñeca y tocó una de sus coletas con su mano. Era tan suave como la seda y se sentía maravilloso en su mano. Dejó que los cabellos dorados resbalaran entre sus dedos.-

-¿Huh?-

Por un instante, se sintió como si el ambiente hubiera cambiado.

Miro hacia la muñeca para verificar, pero no había diferencia.

-…Creo que es solo mi imaginación.-

Palmada palmada.

Ya que no podía tocar la muñeca más abajo de su cuello, esta vez tocó sus mejillas. Eran tan suaves como malvaviscos.

Pellizco pellizco.

-…Hmm.-

—¡?

Esta vez, se vio como si la muñeca se hubiera estremecido.

Y escuchó una voz también…

-Ha ha, no es posible.-

Kazuki pensó que estaba viendo cosas, así que se pellizco a sí mismo y miró de nuevo.

Y el vio—

Ningún cambio.

-Una muñeca es una muñeca después de todo. Pensándolo bien, una muñeca no sería capaz de moverse—-

Pero ese no era el caso.

Parpadeo.

La muñeca abrió sus ojos.

Los abrió.

Esos ojos eran de un azul precioso que se adaptaba perfectamente al cabello rubio y la piel blanca de la muñeca.

-…(Mirada).-

Ella lo estaba viendo.

-…(Mirada).-

Está mirando, está mirando. Casi estaba taladrando un agujero con solo mirar.

Kazuki quien casi perdió el conocimiento por un momento, volvió a sus sentidos y dio un brinco hacia atrás sorprendido.

-¿¡Q-qu, que rayos!?-

¿¡Es en serio!?

M-me alegro de no haber tocado sus pechos… ¡Espera, eso no es lo importante!

Es probable que sea una… muñeca ¿verdad?

Kazuki estaba en un estado de pánico durante el suceso, pero la muñeca lucia muy tranquila. Miraba a Kazuki de una forma muy curiosa e inclinaba su cabeza.

Ah, eso fue lindo.

¡No no! ¡Eso no es lo importante!

-…¿Onni…chan?-

En ese instante, la muñeca habló con una linda voz como de una campanilla.

-¡Onni-chan!-

-Porq—-

La muñeca, aun envuelta en la envoltura de burbujas, saltó de dentro de la caja y envolvió sus brazos alrededor de la cabeza de Kazuki en un abrazo.

Kazuki, quien aún estaba entorpecido por lo que estaba pasándole, no pudo resistirla y cayó hacia atrás.

-Ouch.-

Su cabeza golpeó en el piso. Una corriente de dolor lo golpeó y dolía tanto que pensó que se había roto su cráneo.

Los pequeños, pero existentes pechos estaban presionados contra el cuerpo de Kazuki.

La espalda de ella formaba una elegante curva, su traserito era como un blanco durazno maduro, sus delicados y esbeltos muslos, y todo lo demás… bueno, solo digamos que había mucho que mirar.

El dolor de su cabeza habría sido suficiente para haberlo mandado volando al otro lado del universo.

¡Espeeraaa! ¡Detente!

¿¡Que es esto, que demonios sucede!?

¡Traanquiloo! ¡Tranquilo! ¡Esto solo es un sueño! ¡Es solamente una fantasía!

Uno de los síntomas más comunes de la pubertad son las ilusiones alocadas. ¿Qué estoy pensando tan temprano?

¡Desaparezcan ilusiones alocadas! ¡Son desterradas de mi cabeza!

-Quería conocerte, Onni-chan.-

Apretón.

1

-¡Gyaa!-

La muñeca se presionó contra su brazo y a causa de eso, las partes que él estaba mirando estaban moviéndose y estrujándose frente a sus ojos.

Sin duda era de verdad.

-¿Eh? ¿Onni-chan? Primero que nada, ¿¡no eres una muñeca!? ¿¡Eres una persona real!?-

Si.-

Asintió la chica con su cabeza.

-¿¡Eres una persona!? ¿¡Pero porque estabas dentro de una caja!?-

La chica miró hacia otro lado para intentar pensar en algo y juntó sus manos con el sonar de un “Pon”.

-¡Si, soy una chica encajonada de verdad<1>!-

-No, no. ¡No estés bromeando de esa forma!-

* * *

Estaban en la cocina ahora.

「El numero al que intento llamar actualmente se encuentra apagado o e—」

-¡Oh, vamos!-

Kazuki colgó el teléfono quejándose. Había intentado llamar al celular de sus padres unas cuantas veces, pero la llamada no entraba.

De verdad, que han estado haciendo, esos padres míos.

El antes había sido marcado por la ausencia de sus padres, pero no había sido tan malo como lo de hoy.

Los padres de Kazuki se llamaban a ellos mismos caza tesoros y se la pasaban viajando por el mundo desenterrando tesoros ocultos. Pero siempre que volvían, traían consigo enormes problemas e irritaban a Kazuki todo el tiempo.

El año pasado, trajeron consigo un hermoso zafiro como regalo pero resulto que era una estrella de zafiro maldita que había estado oculta en lo profundo de la jungla la cual asesinaría a sus portadores. Además, Kazuki se vino abajo a causa de una misteriosa gripe, que prácticamente lo mato (su fiebre bajo después, pero el zafiro no estaba por ningún lado).

Esa no había sido la única ocasión que sus padres habían traído problemas a casa. Eso solo era la punta del iceberg.

De todas formas, era imposible saber que harían después sus padres.

Los padres de Kazuki habían tenido una enorme influencia sobre la vida de Kazuki y su lema de vivir una ´vida normal´ había sido inspirado a causa de ellos.

Dejando eso de lado, ¿quién era en verdad esta chica?

Aun así, su padre y madre no dirían simplemente ´ ¡Encontramos una linda chica mientras viajábamos así que la empacamos en una caja y te la enviamos!´ …probablemente.

……

…….¿Cierto?

No creo que lo hayan hecho… pero no está bien. Sus padres podrían realmente haber hecho eso.

De todas formas, ¿debería escuchar su historia primero?

Si mis padres la secuestraron, entonces deberé decirles que tan duras serán las consecuencias.

¡No, debería de muy buena gana denunciarlos a la policía!

Click.

Mientras Kazuki pensaba en eso, la puerta que conduce a sala se abrió. En la entrada de la puerta estaba la muñeca, no, la chica de hacia un momento.

Esta vez, no estaba desnuda. Estaba vestida con una sola prenda negra, con una chaqueta que tenía encajes en los bordes. Las prendas probablemente estaban en esa maleta que venía junto a la caja.

En sus manos, ella estaba sosteniendo el portafolio. No iba para nada con una linda chica como ella.

Ya que la chica se notaba inexpresiva, realmente parecía una muñeca bien-hecha.

-Siento lo de antes… olvidé que estaba desnuda… es solo que estaba feliz…-

No se notaba en su rostro, pero debía estar apenada pues su voz era entrecortada.

-De haberte conocido, Onni-chan.-

-¿Onni-chan? ¿Hablas de mí? Aun no estoy del todo seguro de eso.-

Si. Así que ahora.-

-Heh, ya veo. Bueno entonces tengamos una explica—-

Apretón. La chica lo abrazó de nuevo.

-¡No, no, de eso no se trata! ¿¡Porque me estas abrazando!?-

Kazuki alejó la chica. Cuando lo hizo, ella lo miro con una expresión que decía que no entendía.

-¿Quién eres? ¿Y porque me estas llamando tu Onni-chan?-

Si.

La chica de puso de pie firmemente.

-Boun giorno1, Onni chan. Mi nombre es Sabrina. Desde hoy seré tu hermanita.-

Y ella bajó su cabeza.

Kazuki no era capaz de entender lo que la chica, quien se había identificado como Sabrina, había dicho.

Sabrina habló en japonés, así que no era que no hubiese entendido el idioma.

Kazuki intento lentamente acomodar sus pensamientos.

Hermanita… Onni-chan…

La chica cuyo nombre era Sabrina, una hermanita.

Yo, un Onni-chan.

Una hermanita pequeña: una hermanita mujer menor nacida de los mismos padres, la hermanita menor de la esposa de mi hermano menor, o una hermanita menor del esposo o la esposa (definición del diccionario japonés Fujita).

Esta chica me llamaba Onni-chan.

Pero si mi memoria no me engaña, yo soy solo un chico.

Pero una hermanita y yo, ¿un Onni-chan?

Eso quiere decir…

-¿Bien?-

El no entendía bien.

-Bien entonces.-

Apretón. Sabrina lo abrazó como si hubiera terminado de decir lo que necesitaba. Probablemente ella quería abrazar a Kazuki hasta morir.

-Por favor espera un segundo, Sabrina-san.-

-No, es Sabrina. Como Onni-chan es mi Onni-chan, por favor dime ´Sabrina´.-

Ella lo miraba hacia arriba mientras decía eso. Kazuki pensó, ´ ¿qué clase de situación es esta?´ Pero se rindió por ahora, sino no podría escuchar la historia completa. Decidió llamarla ´Sabrina´, como ella quería que lo hiciera.

-Uh, así que… Sabrina.-

-Si.-

Sabrina debió haberse puesto muy feliz pues enterró su cabeza en el pecho de Kazuki. Se notaba que ´Si´ quería decir si y ´No´ quería decir no.

-Hey Sabrina, no he escuchado ninguna pista de lo que está ocurriendo. ¿Has oído algo de mis padres?-

-No. ¿No los has visto tu Onni-chan? Han sido Hideki y Marina quienes me dejaron aquí.-

-No, no los he visto… Ah.-

El timbre que continuaba sonando. El sonido del motor del auto mientras se alejaba. La caja que tenía la chica dentro.

Y los padres que no podían ser contactados.

Por eso, Kazuki no era capaz de llegar a una conclusión lógica.

-Esos dos… huyeron después de dejarme todo a mí.-

Eso era cierto, los padres de Kazuki habían regresado, y después de dejar a Sabrina en la caja, decidieron huir.

Después de revisar la estampilla en la caja, notó que la dirección no estaba escrita en ella. Si hubiese sido el servicio de paquetería, no habrían sido capaces de entregarlo.

-Sin explicaciones… Esto es algo que no debería ocurrir en la vida real. Que debería hacer.-

-En realidad, había algo que ellos querían que te diera, Onni-chan.-

-¿Huh? ¿¡Lo había!? Gracias a dios.-

Hubiera sido mejor si sus padres se lo hubieran dado en persona. No, en realidad hubiese sido mejor si ellos se hubiesen sentado y le hubieran hablado. Pero Kazuki no se había dado cuenta aun, ese era el por qué sus padres siempre lo engañaban.

-Este debe ser un disco Blu-ray. Ahora que lo menciono, creo que hay un reproductor de Blu-ray aquí…-

Kazuki se sentó y reprodujo el disco inmediatamente. Mientras tanto, Sabrina estaba usando el hombro de Kazuki como una almohada y estaba descansando ahí con sus ojos cerrados.

「¿Ahh, escuchas esto? 」

「Hola Kazuki~」

Aunque sus padres habían grabado esto en Blu-ray, no había nada visual. Solo sus voces salían de la pantalla negra de TV. Esas voces colocadas de fondo eran obvio las de sus padres.

「Tu mencionaste antes que querías tener una hermanita menor ¿no es así? Al parecer dios                          cometió un error y se tomó su tiempo. Es algo tarde, pero te la envió vía paquetería. 」

El contenido era un dolor de cabeza desde el inicio.

Kazuki recordaba que quería una hermanita cuando era más joven. También recordaba a sus padres mintiéndole, diciendo que los bebes eran entregados vía paquetería. Estaba ligeramente traumatizado porque se habían burlado de el en sus clases de moral cuando menciono eso.

「¿Qué tal~? No es divertido~. Le pusimos la ´Chica Encajonada´. Además, tu padre trabajo muy duro~.」

「¡Kazuki, puedes sentirte orgulloso de mi! 」

-¡Como si lo fuera a hacer!-

Gritó el a la TV, aunque sabía que era inútil hacerlo.

Realmente parecía como si lo de la ´Chica Encajonada´ hubiese sido planeado por sus padres. Estaba preocupado sobre qué dirían ahora, pero no podía detenerlo porque no habían mencionado a Sabrina.

「Así que como sea, ella será tu hermanita de ahora en adelante. 」

Dijo su padre.

「Ella es tu hermanita de ahora en adelante~.」

Seguido por su madre. Los dos continuaron en unísono.

「「¡Eso es todo! 」」

Había sido troleado completamente.

-¿¡Eso fue!?-

Gritó Kazuki de nuevo. No había explicaciones.

「Bueno, no necesitas tratarla como una hermanita. Siempre podrás tomarla como tu esposa. Después de todo, ella es una chica así que no hay problema en realidad. 」

「No~ de verdad ahora Kazuki un padre~. Aun así, es cosa suya. Kazuki, estaremos esperando un nieto pronto~.-」

-…Esposa.-

Sabrina repentinamente se levantó.

-¡No reacciones así! ¡No, no! ¡No te lo tomes enserio!-

Sabrina ni siquiera parpadeó pero se estaba sonrojando y Kazuki intentaba justificarse rápidamente. Desde la TV, la malvada risa de sus padres continuaba saliendo.

-Kuh, esas personas…-

Venas se saltaron en su sien y sus cejas se sacudieron.

Kazuki estaba llegando al límite de su paciencia. Estaba intentando con toda su fuerza no partir el disco a la mitad.

「Deberíamos ir al grano ya que Kazuki debe estar llegando a su límite~. Nuestro hijo seguramente está intentando lo mejor que puede para no partir el disco a la mitad con sus venas saltándose de sus sienes. 」

「Si, supongo que deberíamos. Quería jugar con él un poco más, pero creo que ya no se puede hacer nada… A decir verdad, Kazuki. 」

Su padre cambió su discurso así que rápidamente casi se podía escuchar como un sonido suave.

Deseaba que su padre hablara así desde el principio.

「En realidad, alguien que ha estado endeudado por un largo tiempo ha fallecido. 」

-¿Ehh?-

Kazuki fue tomado por sorpresa por la inesperada seriedad.

「Sabrina es la hija de esa persona. 」

「Esa persona escribió en su voluntad, ´Si algo me pasara, por favor adopten a Sabrina como su pequeña~.´」

「La madre de Sabrina ya no está aquí, así que creímos que sería mejor si la llevásemos a nuestra casa. 」

「Sentimos simplemente haberte dejado todo a ti Kazuki~. Pero no tenemos suficiente tiempo para explicar~.」

-Eso es…-

Mientras ponía una cara confundida, se escuchó el ruido de una explosión desde los parlantes de la TV. El sonido continuó sonando.

-Eh—-

Mientras reaccionaba al sonido, la visión de Kazuki repentinamente quedo de frente al techo. Era Sabrina que lo había derribado.

-Uu—pp-

Sus pequeños pechos se presionaban contra el rostro de Kazuki.

Sin que él lo notara, Sabrina sacó un objeto y apuntó a la TV.

Bang bang bang.

Un ruido similar se había escuchado desde la TV.

Esta vez, era desde encima de la cabeza de Kazuki.

-¿¡Q-que!? ¿¡Que ocurre!?-

-No Onni-chan, hace cosquillas.-

Kazuki salió de la protección de Sabrina y miro a su alrededor.

Sintió una sensación de peligro.

Y era del cristal puro de donde venía esa sensación.

-La TV…-

Había misteriosos orificios humeantes en la pantalla de la TV. Suficientes para encajar con el número de veces que escuchó el sonido sobre su cabeza.

Y estaba Sabrina, temblando. Kazuki señaló al objeto que ella estaba sujetando en sus manos.

-S-sabrina, eso es…-

Aunque él nunca había visto una en la vida real, la reconoció de las películas y animes.

Era brillante y de color negro, su forma formaba como una L y tenía un pequeño orificio en la punta.

-Así que es una pistola normal.-

Por ese punto, entendió la situación. A causa de eso, todo color abandonó el rostro de Kazuki.

-¡Ah!-

Sabrina dejo escapar un pequeño jadeo.

-Dispare en respuesta por reflejo. Lo siento, Onni-chan.-

-¿¡Disparar en respuesta!? ¡Además, que es eso!-

-Esta es una Beretta Px4, una pistola.-

-¡No, no pregunte por el nombre de la pistola! Estoy preguntando porque tienes algo como eso.-

La vista de Kazuki cayó sobre el portafolio que Sabrina tenia y vio que estaba abierto. Dentro, había revista de revólveres y un silenciador en sus lugares.

-Sí, esta es una ´caja de herramientas´ portátil.-

-¿¡Caja de herramientas!? ¿¡Q-que demonios eres!?-

Mientras gritaba, el sonido de la TV se detuvo.

「…de todas formas… no esperes que nos encuentren… 」

「Nos atacaron tan repentinamente… buen esfuerzo… cierto~.」

Se escuchaba como que estaban bien. Bueno ellos dejaron a Sabrina, así que sus padres tenían que estar bien.

Cuando la madre de Kazuki mencionó que no había tiempo, probablemente se refería a esto. Como el contendió del disco estaba por finalizar, su madre habló con una voz que se escuchaba como si hubiese recordado decir algo.

Su voz se escuchaba como si se fuera a cortar, pero Kazuki podía escucharla claramente.

「Ah, es verdad. Sabrina es la hija separada del jefe de la mafia, así que ella es una asesina amateur, veras~. Ese~ es~ el por qué~, necesitas tratarla bien, ¿entiendes? 」

Boom.

Con una enorme bocanada de humo, la TV se apagó.

La sala se tornó mortalmente silenciosa.

Kazuki rígidamente giró su cabeza hacia la TV destrozada y enseguida hacia Sabrina.

-¿Eres la chiquilla refugiada de un jefe de la mafia?-

-Si.-

-¿Y una asesina amateur?-

-Si.-

Apretón. Sabrina se sujetó a él.

-Y soy tu hermanita.-

Kazuki estaba demasiado sorprendido para hablar. Solo podía abrir y cerrar su boca como un pez.

El objeto de la suerte de hoy era una ´hermanita.´

Kazuki nunca más creería en ese horóscopo otra vez.

Mientras Kazuki limpiaba una habitación para Sabrina, ya casi se oscurecía afuera.

–Esos padres míos-

Pensó Kazuki para sí mismo mientras limpiaba los platos después de la cena.

¿A que le llaman hermanita?

Somos casi de la misma edad y además, ella es una chica. No hay manera de que yo sea capaz de aceptar eso con tanta rapidez.

No sé si estaban mintiendo o no, pero una chiquilla del jefe de la mafia, refugiada, y una asesina amateur…

Bien, aceptarla como mi hermanita no es el problema por ahora. Seria cruel de mi parte lanzarla a la calle, así que creo que tendré que juzgar la situación por unos días.

-Que debería hacer…-

Suspiró Kazuki bastante ruidosamente.

Cuando terminó de lavar los trastes y caminó hacia la sala, Sabrina entró por la puerta del frente.

-Oh ¿saliste?-

-Si. Pensé en cómo podría ayudar, así que termine eso ya que tu no parecías haber colocado eso.-

-¿Terminar que?-

-Las trampas para los intrusos.-

-¿Eh?-

Ante las palabras de Sabrina, él se congeló.

-Cuando dices trampas para intrusos, ¿te refieres a trampas prevenir intrusiones…?-

-Si. Incluso una rata necesita ser exterminada si se mete sin ser vista.-

-¡E-eso no está bien!-

Kazuki salió por la puerta del frente.

-No. No puedes.-

-Eh—-

Sabrina intentó detenerlo. Pero ya era demasiado tarde y Kazuki tocó la puerta del frente.

En ese instante, una fuerte corriente eléctrica corrió a través de su cuerpo.

-¡Wwwoooaaaahhh! ¡Porque la colocaste dentro tambieeeennn!-

Kazuki quien acababa de ser electrocutado, abrió la puerta mientras caía.

Tropezando en medio de la puerta, dio un paso fuera cuando su pierna fue atrapada por una cuerda de piano y fue jalada hacia arriba.

-¡Woahahahahah—ah!-

La fuerza lo arrojó directo al césped haciendo un arco y cayó sobre su espalda.

-Duele. Ugh… ¿¡cómo es que acabe en esto!?-

-Onni-chan, es peligroso permanecer ahí.-

-¿Huh?-

El giró su rostro hacia arriba.

¡Whoosh!

Una flecha dio justo en el punto donde su cabeza estaba antes.

La segunda y tercer flechas siguieron, apuntando a Kazuki quien saltaba hacia atrás en shock.

-Da unn respiro ya—.-

Click.

La mano de Kazuki tocó algo detrás de él.

-No me digas…-

Kazuki recordó una película que tenía un detective que nunca moría.

Se levantó y velozmente se arrojó al frente como si estuviera realizando un movimiento para correr. Al mismo tiempo, algo explotó detrás de él.

-Así que estaba en lo cierto—ack.-

Con una explosión como de película como panorama de fondo, Kazuki voló y aterrizó, no, cayó enfrente de la puerta delantera de su casa.

-Urrrp.-

Sabrina se agachó y observó al derribado Kazuki.

-No deberías preocuparte mucho por eso, Onni-chan. No hay puntos ciegos en las trampas, así que no necesitas probarlas por ti mismo. Bien entonces, colocare las trampas de nuevo.-

Urrrp

Reuniendo toda su fuerza, Kazuki se sujetó de la única prenda de Sabrina mientras ella se levantaba.

El reloj casi marcaba las 12 cuando ellos volvieron. Kazuki le había dicho a Sabrina, quien tenía un semblante sorprendido en su rostro, que removiera todas las trampas. Mientras tanto, el limpiaba el jardín e iba por todo el vecindario disculpándose por el alboroto que habían provocado los dos.

Y hoy era un domingo, también…

Kazuki colapsó sobre el escritorio.

E-estoy… cansado.

Tal vez fue demasiado presuntuoso decir que estaba jugando con unos juegos artificiales.

La manera en que nuestros vecinos, los Inoues, me miraron… la relación con mis vecinos en la que había trabajado tanto…

Aparte de eso, esa chica.

Ella disparó (muerte por bala), colocó trampas (muerte por explosión, muerte por perforaciones) y salió de una caja (muerte por erotismo ¿?) ¿cuantas veces casi me asesinó hoy?

Si no hago algo al respecto, moriré pronto.

¡Debo hacer lo mejor posible para no verme envuelto con ella!

Knock knock

-¡Whoa!-

Kazuki quien estaba pensando consigo mismo saltó de sorpresa por el repentino golpeteo.

Miró hacia a puerta para ver si alguien tocaba, pero no parecía así.

-¿Huh?-

Los golpeteos de ahora en realidad terminaron siendo las gotas de lluvia golpeando la ventana.

-¿Lluvia? Es verdad; el clima lo mencionó hoy.-

El sonido de las gotas de lluvia se hizo más fuerte. Y con un sonido que fue como el rugir de una bestia, el lluvioso cielo resplandeció por un instante.

-Así que hay relámpagos y truenos también…-

Ya que a Kazuki no le asustaba el mal clima, no estaba demasiado preocupado por eso.

Pero entonces el cielo se iluminó de nuevo.

Un sonoro trueno ocurrió poco después.

-Wow ese fue bastante fuerte. Debe haber caído cerca.-

Mientras él estaba aún aturdido por la ruidosa onda de choque, escuchó un golpeteo en la puerta.

-¿¡Eh!?-

Se sintió casi tan sorprendido como si hubiese sido golpeado por el relámpago afuera.

Justo ahora, solo había dos personas en la casa. Si no era el quien tocaba entonces obviamente era Sabrina.

¿Qué querrá tan tarde en la noche?

Kazuki pensó profundamente mientras llegaba a la manija.

Pensó en todas las cosas que le habían ocurrido ese día e imaginó lo que pasaría en el futuro.

Pasó saliva.

No quería abrir para nada la puerta.

Quería pretender que estaba dormido.

Pero ya que la luz se filtraba por las rendijas de la puerta, no podría decir eso.

Kazuki solo podía responder.

-Ah, sí. Pasa.-

En su puerta estaba obviamente Sabrina. Estaba en una pijama de dibujos simples.

-Me alegra que no estuvieras dormido Onni-chan.-

-No, estaba por dormirme.-

El sutilmente trató de despedirla.

-Ya veo…-

Sabrina bajo la mirada. Kazuki sintió un poco de culpa en su corazón.

No quería verse envuelto con ella nunca más. No quería más problemas.

-Umm… Onni-chan, podrías hacerme un favor…-

¡Ella le pidió que hiciera algo por ella!

Mientras Sabrina buscaba las palabras, Kazuki tuvo un mal presentimiento.

-Bueno~ de verdad quiero ayudarte, pero ya es tarde. ¿Así que porque no me lo pides mañana? Estoy un poco cansado, así que quiero dormir enseguida.-

Sintiendo culpa por eso, Kazuki amablemente se lo negó.

Pero lo que él dijo empeoró la situación.

-Si. Si vas a dormir ahora, esta grandioso para mí. En realidad… por favor déjame dormir en tu habitación también Onni-chan.-

¡Es así como vas a jugar!

La mente de Kazuki subió al cielo. El cavó su propia tumba con esa excusa que le dijo, pensando que con eso se zafaría.

Viendo a Sabrina cuidadosamente, estaba sujetando su almohada detrás de su espalda.

¿¡De verdad quieres dormir conmigo!?

¿Cuánto más me causaras molestias?

Mientras Kazuki buscaba en su cerebro intentando pensar en una buena excusa, Sabrina dijo suavemente.

-En verdad, aun me asustan los truenos…-

El sonido del trueno aún se escuchaba fuera.

Cada que había un sonido de un trueno, Sabrina se temblaba.

-Sabrina…-

-…Y tuve un sueño espantoso hace un momento.-

Sabrina quien tenía un rostro atrevido hacia poco, ahora se veía frágil.

Pero eso era de esperarse.

Sabrina había apenas perdido a su padre.

No tenía una madre, así que no tenía a nadie en quien confiar.

Aun bajo estas circunstancias, ella dejo su tierra natal y vino a este país extranjero.

Ella obviamente estaría asustada.

Antes de que lo notara, Kazuki ya no sentía ganas de evitar a Sabrina.

Si ella se siente tranquila solo por estar cerca de un tipo como yo…

Ahora, todo lo que permanecía en el corazón de Kazuki era una respuesta.

-…De acuerdo. Dormiremos juntos.-

… O algo así dijo.

¿Pero no es esto peligros en muchos niveles…?

Solo estaban durmiendo en la misma cama con las luces apagadas, pero Kazuki se dio cuenta de que tan vergonzosa era la situación.

Sabrina parecía una chica pura. Pero esa misma chica estaba en pijama al lado de Kazuki.

Intentando con toda su fuerza mantener su mente fuera de la situación, mantuvo su espalda girada hacia ella.

Apretón.

Sin embargo, Sabrina estaba abrazando ajustadamente el brazo de Kazuki, así que sus movimientos estaban limitados.

La sensación de la suave piel de la chica se podía sentir en su brazo.

La dulce fragancia cosquilleaba en su nariz.

A causa de su avergonzamiento y su ligera sensación de egoísmo, Kazuki se estaba arrepintiendo de dejarla dormir con él.

-¿Una cama no es muy chica para dos personas? Tengo edredones, así que puedo dormir mejor en el piso.-

Kazuki intentó convencer a Sabrina hasta el final, sin embargo…

-No, me gusta. Me siento tranquila cuando estamos durmiendo juntos de esta forma.-

Fue negado enseguida.

No hay nada que hacer. Intentare aclarar mi cabeza.

Es verdad, no hay nadie a mi lado.

Así, no puedo sentir nada.

Todo lo que tengo que hacer es cerrar mis ojos y dormir, como siempre lo hago.

No es para nada difícil…

Mientras Kazuki purificaba su mente, el cielo se iluminó y la luz entró a través de las cortinas.

-—Eeep.-

-Kyaa.-

Sabrina se acurrucó y se abrazó aún más fuerte.

Ella no estaba abrazando simplemente su brazo, sino su espalda también- incrementando la superficie de contacto. Su “esa parte” se estaba rozando contra la pierna de Kazuki.

¡¡Emergencia!! ¡¡Emergencia!!

Dentro de la cabeza de Kazuki, las sirenas se encendieron para advertirlo de la emergencia.

-¡S-sabrina! ¡Esto es peligroso! ¡Mantente atrás un poco!-

-¡¡N, no…!!-

Whaaaaa.

Sálvenme padre, madre.

¡Por favor bríndenme sabiduría para escapar de esta situación!

「Bueno, no necesitas tratarla como una hermanita. Siempre podrás tomarla como tu esposa. Después de todo, ella es una chica así que no hay problema en realidad. 」

「No~ de verdad ahora Kazuki un padre~. Aun así, es cosa suya. Kazuki, estaremos esperando un nieto pronto~.-」

En su cabeza, las palabras de sus padres y sus malévolas risas resonaban.

¡Fui un idiota por confiar en mis padres!

¡Espera! ¡E-esto no es broma! ¡Es peligroso, peligroso, peligroso, peligroso!

¡Sino hago algo al respecto con esta situación, podría de verdad hacer algo malo!

Mientras él estaba parcialmente en estado de pánico, el cielo se iluminó una vez más, como si liberara el golpe final.

-—Eeep.-

-Waaa.-

Girar girar girar girar.

Sus ojos comenzaron girar, no era capaz de enfocar su vista.

Era inútil limpiar su cabeza.

Ahora por un instante, se ha vuelto casi una molestia resistirse a esa voz en su cabeza, susurrando “¿No te has resistido por tiempo suficiente?” (Esa voz sonaba como la de sus padres por alguna razón).

Al tiempo que Kazuki estaba por dejar ir su moral.

-Onni-chan…-

Al escuchar la voz de Sabrina, Kazuki volvió a sus sentidos.

Ella estaba enrollada como una pelota.

Seguramente de verdad estaba asustada por el tormentoso clima.

Aterrador, aterrador, aterrador, repetía ella para sí misma.

¿Qué estaba a punto de hacerle a una asustadiza chica como ella?

El ya no se sentía igual que antes.

En cambio, sintió que debía protegerla.

El cielo se iluminó.

-—Eeep.-

Kazuki cariñosamente abrazó a Sabrina quien estaba entumecida de miedo.

-…Uno, dos, tres.-

Y el comenzó a contar de tal forma que pudiera ayudar a Sabrina a sentirse tranquila.

-…¿Onni-chan?-

-Es algo que aprendí de mi padre. Él dijo que si cuentas hasta tres después de que un relámpago cae y no escuchas trueno, eso quiere decir que se ha ido a algún lugar lejos.-

Le sonrió a Sabrina quien aún estaba temblando.

-Justo ahora, hubo un relámpago pero no hubo sonido. Así que está bien, solo piensa que el trueno se ha ido a algún lugar lejano. No es tan aterrador.-

-…Onni-chan.-

Sabrina se acurrucó en el pecho de Kazuki como si estuviese frotando su nariz sobre él.

-Onni-chan en verdad es como el hermano que imagine que serias.-

Genial, ella se veía mejor que antes.

Ahora que he cambiado el tema, ¿será capaz de dormir?

-Eso es eso es, pero Sabrina, me preguntaba cuando te encontré hoy más temprano, ¿sabías de mi antes?

-…Si. Te conocí una vez cuando éramos más jóvenes.-

-¿¡En serio!? L-lo siento, umm, en verdad no lo recuerdo…-

-Si. Es de entenderse si no me recuerdas. Después de todo solo nos conocimos brevemente, y solo después descubrí que eras tú, Onni-chan.-

La tormenta cesó y el sonido de la lluvia cayendo los rodeaba.

-…Pero es uno de mis recuerdos más preciados.-

Kazuki observó en silencio el rostro de Sabrina…

Y Sabrina comenzó a hablar de ella misma.

-Soy la hija del padrino de la poderosa mafia italiana, la ´Familia Jevini´. Sin embargo, mi madre falleció cuando yo era muy pequeña.

-¿Porque?-

-No lo sé. Nadie nunca me dijo antes… Así que me mudé a una cabaña y comencé a vivir ahí. Mi padre visitó la cabaña unas pocas veces al año, pero siempre tenía un rostro duro así que no sabía cómo se sentía. Así que cuando escuché que mi padre había fallecido, no supe si sentirme verdaderamente entristecida o no.-

Sabrina se notaba indiferente. Su rostro estaba inexpresivo.

-Así que es por eso que he estado viviendo dentro de una cabaña mientras soy entrenada para convertirme en una asesina.-

-…Pero eso es muy cruel.-

-¿Cruel, lo es?-

Sabrina parpadeó sus ojos para mostrar que encontraba eso extraño. Para Sabrina quien no tenía a nadie con quien comparar su vida, no pensaba en eso como algo anormal.

-No sé si sea cruel, pero fueron días aburridos. Sin embargo, Hideki y Marina me visitaron algunas ocasiones y me hablaron de ti Onni-chan. Me escuchaba oír de ti. De tal forma que siempre que tenía tiempo, siempre te imaginaba y esperaba que pudiera conocerte algún día. Y después de todo este tiempo, finalmente pude conocerte.-

Ella no tenía recuerdos de su madre.

Ella no tenía recuerdos de su padre tampoco.

Kazuki era la única persona con la que Sabrina podía relacionarse.

Alguien en quien ella pensó desde un lugar lejano.

Así que debe ser por eso que ella era tan amigable con Kazuki cuando se encontraron por primera vez.

Las mejillas de Sabrina se pusieron ligeramente rosadas.

-P-perdón por solo hablar de mi misma. Estudie japonés para así poder conocer a Onni-chan, ¿es extraño mi japonés?-

-Ah, ya veo. Así que es por eso que hablas tan fluidamente. Está bien, no es para nada extraño.-

Después de escuchar a Sabrina, Kazuki comenzó a pensar.

Lo malentendí…

Sabrina en realidad era la hija de un jefe de la mafia y una asesina entrenada.

Sin embargo, la Sabrina frente a él era solo una chica asustada por las tormentas, una chica que no era capaz de dormir sola por una pesadilla. Era ligeramente inusual, pero ella era solo una chica normal.

No sería malo dejar a Sabrina quedarse en nuestra casa por un tiempo.

Kazuki cariñosamente acarició el cabello de Sabrina.

-Bien, la tormenta ha pasado y ya es un poco tarde, ¿así que nos dormimos? Tú también estas cansada de un largo viaje, ¿verdad?-

-Si. Entonces durmámonos.-

Después de decir eso, Sabrina lentamente sacó algo de la almohada que había traído.

Golpe.

Con un pesado ruido, un objeto negro en forma de L estaba colocado encima de la almohada.

-…¿Qué es eso?-

-¿Esto? Es la Beretta Px4 que expliqué ant—-

-¡No estoy preguntando por el nombre del revolver! ¿¡Porque colocas un objeto tan peligroso como ese bajo tu almohada!?-

-Sino lo hago, no puedo caer dormida. ¿No es normal poner un revolver a tu alcance para dormir en paz?-

-¡¡¡¡Para nada!!!!-

Retiro lo que dije antes, definitivamente ella no es una chica normal.

Una vez más, Kazuki había recobrado sus antiguas percepciones de Sabrina.

Y así, el largo día de Kazuki llegó a su fin.

Obviamente, Kazuki no fue capaz de dormir ni un pestañeo esa noche.


1. Buenos Días en Italiano.

2 pensamientos en “Capitulo 1 – Sabrina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s