Prólogo

I. Una herramienta cambia su calidad en una forma negativa si continua recibiendo pensamientos negativos.

II. Una herramienta que recibe pensamientos negativos a menudo afecta al dueño y la gente a su alrededor.

III. A cambio del efecto negativo que trae sobre la gente a su alrededor, puede mostrar un misterioso encanto y función.

IV. Al final de recibir los pensamientos negativos y maldiciones de los humanos, obtendrá cualidades humanas.

—————————————————————————————————————————–

Un cubo negro.

Era la única manera de describirlo cuando lo veías. Un lado era de alrededor de 1 metro de largo, y no había indicio del uso del objeto.

Yachi Haruaki lo observó con una obvia mirada de incredulidad en su rostro.

-Discúlpeme, señor, ¿me puede dar su firma?-

-Oh, sí, seguro.-

Haruaki checó el recibo. Estaba escrito en inglés ya que había sido enviado desde el extranjero, pero el nombre del remitente era justo como el esperaba.

¡¿Otro de ESTOS, tu estúpido viejo?! Haruaki gimió en silencio para sí mismo.

-¡Gracias, señor! Fiu, tuve un momento difícil cargando esto. ¡Estaba muy pesado! Bien, ¿puedo preguntar que esta cosa, señor?-

-Em, vera, mi padre ama coleccionar objetos antiguos, así que él envía algunos que compra mientras esta en el extranjero muy de vez en cuando… Hmmm… ¡Yo también me pregunto qué es esto!-

Haruaki trató de evadir la pregunta. Aunque no fuese una mentira. Era solo que no estaba seguro que tan extraño era esta vez este particular objeto que su padre le había enviado. Por supuesto, no se molestó en explicarle eso al repartidor.

Después de que el repartidor se había ido, Haruaki miró abajo otra vez hacia la extraña caja que yacía enfrente de su puerta.

-¿Qué es esto, en realidad? Bueno, fue mi viejo quien lo envió, así que debe ser algo problemático de seguro.-

La pregunta importante era ¿A qué grado seria problemático? Haruaki cuidadosamente tocó el cubo, sintiendo la fría sensación del acero. No tenía tapa, así que supuso que era “algo” en forma de caja, y no una caja  para poner “algo” dentro. Examinó la superficie de cerca y notó que había numerosas líneas y curvas que parecían un conjunto de grietas unidas.

– ¿Es alguna clase de caja de rompecabezas? ¿Tal vez debe pasar por cierto proceso para activarse o algo…? Hmmmm, quizá estoy pensando demasiado. Supongo que esta clase de cosas son las que no tienen un uso específico, ahora que pienso en ello. ¡Está decidido! No es nada importante, estoy seguro. Mi pacifica vida seguirá justo como estaba…-

Haruaki se dijo esto a si mismo mientras jugueteaba con las grietas. Pensó haber escuchado un lamento suprimido. Dejó de moverse y cerró sus ojos. Después de que se calmó se dijo a sí mismo:

-…Esa fue una alucinación auditiva.-

Mientras intentaba convencerse a sí mismo, el cubo dejo escapar un sonido de acero pastando, y una parte de su superficie se movió. Haruaki echó un vistazo al espacio visible de la parte del cubo que parecía un bandeja de CD salida. Vio partes metálicas con diferentes formas que se veían como engranes enredados en el interior. Trato de alcanzarlos con sus dedos, pero todo lo que hizo fue moverlos. Nada había ocurrido excepto por el débil quejido que le pareció escuchar.

-¡Oh, otra alucinación auditiva! Eso es, uh-huh. ¡Bien, no es de mi incumbencia de todas formas! ¡Ya que no tiene nada que ver conmigo, la mejor cosa que puedo hacer es dejarlo solo!-

Por el momento, decidió no pensar más acerca de eso. Sin embargo, sería malo si dejara el cubo al frente de su puerta, así que lo llevo al cuarto donde estaban almacenados los otros objetos que su padre enviaba.

-¡Oh…dios…! ¡Es tan jodidamente pesado!-

Comenzó a caminar hacia el edificio principal de su casa. En su camino pensó haber oído un resoplo insatisfecho pero, claro que el decidió que era otra de esas alucinaciones auditivas.

Haruaki despertó dentro de su habitación japonesa de 6 tatamis. Rápidamente checo el reloj y vio que ya era más de las 7:00 pm. Ya estaba oscuro fuera de la ventana. Él solo planeó tomar una siesta después de acarrear el cubo negro hacia el cuarto de almacenamiento, pero terminó dormido hasta ahora. Tal vez sea porque no fue capaz de dormir bien la última noche.

Oh demonios, mi estómago ya está quejándose de hambre, pero aún no he preparado nada para comer…

 Él tenía un compañero viviendo en un edificio separado, pero vivía usualmente solo, así que era poco probable que fuera a encontrar comida preparada. Por otro lado, el paquete que su padre envió llegó justo después de que el llegó de la escuela, así que no había tenido oportunidad de preparar algo para comer. Haruaki salió de la cama y estaba pensando en los quehaceres que iba a hacer cuando escuchó débiles sonidos. El sonido de las pisadas de alguien, el sonido de alguien buscando comida dentro del gabinete, y finalmente, un sonido de un crujido desconocido.

¿Podría ser… Konoha?

 

Haruaki miro fuera de la ventana y checo el segundo piso del otro edifico. Había dos ventanas y una de ellas tenia luces encendidas. Eso quería decir que su compañera estaba ahí.

Su cuerpo entero se tensó. Esta tradicional casa japonesa era vieja y enorme. Era una excelente presa para los ladrones. Haruaki abrió la puerta corrediza y camino en silencio por el corredor. El sonido venia de la cocina. Sostuvo su respiración y silenciosamente camino hacia ahí, sintiéndose a sí mismo como un ladrón.

La luz de la luna iluminaba una pequeña figura en cuclillas enfrente del gabinete. Reflejaba también largo cabello plateado. Observando su sombra, Haruaki se dio cuenta que la figura era femenina. Su mano estaba alternando de su boca a la bolsa plástica que ella estaba sosteniendo. El crujir desconocido provenía de ahí. Su calmada observación termino cuando se dio cuenta de la increíble vista enfrente de él. Sin pensarlo, señaló su dedo a la figura femenina y grito:

C3_01-015

-¡¿Una ladrona de galletas de arroz desnuda?!-

-¿Huh?-

La chica vio de vuelta a Haruaki. Tenía largo cabello plateado y clara piel blanca, con un cuerpo delgado y un rostro hermoso. Estaba envuelta en gracia y fuerza de voluntad, con cualidades contradictorias jugando en su expresión como un arte engañosa. Un trozo de galleta de arroz en su boca cayo mientras ella también apuntaba su dedo hacia Haruaki y gritaba:

-¡¿Qu…?! ¡Hey! ¡Tú eres ese hombre impertinente de antes!-

La chica miro su cuerpo y un tono de rojo se extendió por su rostro.

-¡¿No me digas que estas planeando jugar con mi cuerpo otra vez?! ¡Qué hombre tan desvergonzado!-

Ella se arrodillo y comenzó a arrojar cada objeto que estaba a su alcance: una bandeja, un plato de madera, una tetera, entre otras cosas. Lo hizo con gran control. Haruaki resbaló en el objeto que accidentalmente había pisado mientras trataba de esquivar los proyectiles voladores. Objetos comenzaron a apilarse sobre él.

-¡Ouch! ¡D-detente un segundo! ¡Ow! Si te acercas, voy a…-

La chica cruzó sus brazos enfrente de su modestos pechos, sus manos aun sujetaban las galletas de arroz con forma redonda. Haruaki perdió su voz mientras se congelaba al ver la indescifrable expresión en el rostro de ella. La chica se tensó por un momento y le gritó:

-¡…Te, te maldeciré!-

Haruaki entendió de las palabras que dijo que ELLA era la caja que había recibido esta tarde. La tensión dejó sus hombros y los dejó caer mientras pensaba:

Lo sabía. Ese viejo estúpido… lo hizo de nuevo.

 ¡Envió otra Herramienta Maldita otra vez!

2 pensamientos en “Prólogo

    • si te gusto la historias deberias ver su anime tiene 12 capis mas un ova
      genial, muy buena te la recomiendo, ya somos dos esperando el capi uno :3

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s